domingo, 27 de diciembre de 2020

Carpaccio de caqui persimon | #Asaltablogs invisible

Más que una receta, hoy os traigo una idea de presentación. Un postre muy ligero, saludable y sencillo. Este carpaccio de caqui persimon no es más que una forma diferente de presentar la fruta acompañada de frutos secos y un poco de yogur, pero como si se tratara de un restaurante de estos de puturrú. Es una receta sin lácteos, vegana, sin gluten...y sin remordimientos!

Otro año más que tenemos aquí el Asaltablogs invisible. Para los que no sepáis lo que es, se trata de la fusión entre el Asaltablogs (robar alguna receta de otro blog participante en el reto) y el clásico amigo invisible. Pero en lugar de hacernos regalos, nos robamos recetas.

Y quién ha sido la afortunada? Pues Andrea, del blog Andreíta come de todo. Un blog con recetas de lo más variadas, y es que esta chica estudió cocina! 

Me he decantado por esta receta por varias razones. Una, nos encanta el caqui, especialmente a mi churri; de hecho, es su fruta favorita. Pero siempre la comemos igual, y me pareció una idea original y diferente de comerlo. La segunda razón es que en estas fechas, después del primer asalto navideño y a la espera del segundo y el tercero, ya estamos un poco empachados y se agradece comer cosas más ligeras. Y la tercera es que me pareció que esta presentación quedaba muy bonita para sorprender en la mesa.

Además, os sirve como postre en cualquiera de estas comilonas, ya que es muy bonito, pero al mismo tiempo muy ligero.


CARPACCIO DE CAQUI PERSIMON


Inspiración: esta receta del blog Andreíta come de todo.

Dificultad: fácil.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Alérgenos: frutos secos, soja (del yogur)


Ingredientes

  • 1 caqui persimon
  • 20 g de avellanas
  • 20 g de pistachos
  • 20 g de nueces
  • 30 g de arándanos secos (o pasas)
  • 50 ml de yogur natural vegetal
  • una pizca de canela (opcional)

Preparación


1.- Lavamos el caqui y lo cortamos en rodajas finas (mejor con una mandolina).

2.- Colocamos las rodajas un poco superpuestas en el plato de presentación, dándoles un poco la forma que queramos.

3.- Espolvoreamos un poco de canela encima.

4.- Esparcimos los frutos secos y unas gotitas de yogur al gusto, para que quede colorido.


Consejos:

  • podemos usar la combinación de frutos que queramos, los que tengamos por casa.
  • también podríamos echar galletas tipo Digestiva machacadas.
  • también se puede acompañar con algún puré de fresas o frambuesas.


Ya veis qué fácil es preparar un postre llamativo pero saludable y fresquito. Perfecto para rematar las comilonas de estos días, o para cualquier día que tengáis alguna comida especial y queráis sorprender con el postre sin complicaros demasiado.

Aprovecho para desearos Feliz Año Nuevo!! O por lo menos...¡que no sea peor! (en principio se supone que eso no va a ser difícil...)

Muás
Iratxe

miércoles, 23 de diciembre de 2020

Estonian Kringle de canela, nueces y pasas | Versión sin lácteos


Ahora sí que sí, tenemos las Navidades encima. Este año van a ser las más raras de nuestra vida, pero hay que seguir disfrutando en la medida de lo posible. Y creo que el hecho de preparar dulces típicos de esta época ayuda a meterse un poco en el ambiente.

En el blog tenéis ya la versión sin lácteos de muchos dulces típicos de Navidad, para elegir el que más os guste. Y para ampliar ese catálogo, hoy os traigo la versión sin lácteos del Estonian Kringle, un bollo con canela y nueces que os va a conquistar seguro.

El Estonian Kringle es un bollo abriochado con forma de corona trenzada. A pesar de su nombre, no viene de Estonia, sino de los países del norte de Europa. Allí es muy típico tomarlo para desayunar en las fiestas navideñas. La verdad es que este bollo va genial con un café o chocolate calentito. 

A pesar de que es una masa, ¡no os asustéis! Esta no es de las complicadas con mucho amasado, ni necesita unos tiempos de levado larguísimos que es imposible cuadrar con nuestros horarios. ¡Y eso es lo que mola! Podéis tener un bollo tipo brioche delicioso sin mucha complicación.

Aunque tengo que decir que a mí no me ha salido especialmente bien la forma, y es porque en mi cocina hacía mucho calor y al manipular la masa para darle forma se empezó a derretir...y no había manera de enrollarlo bien sin que se me resbalara! Pero bueno, más o menos bonito, está de muerte, que es lo que importa, jejeje.

No os perdáis en la parte de "consejos" las opciones para rellenarlo de diferentes maneras, así podemos probar este rico bollo de más formas y más veces, no solo en Navidad!


ESTONIAN KRINGLE DE CANELA, NUECES Y PASAS


Dificultad: media. Tiene su aquel, pero es asequible.
Tiempo de preparación: 50 minutos.
Levados: 2 horas.
Cocción: 20-25 minutos.
Alérgenos: gluten, huevo, frutos secos

Ingredientes


Para la masa:
  • 300 g de harina de fuerza
  • 5 g de levadura seca de panadería (o 15 g de levadura fresca)
  • una pizca de sal
  • 120 ml de bebida vegetal templada
  • 2 cucharadas de melaza (o miel, o azúcar invertido)
  • 1 huevo
  • 30 g de margarina a temperatura ambiente

Para el relleno:
  • 50 g de margarina a temperatura ambiente
  • 60 g de panela (o azúcar moreno)
  • 2 cucharadas de canela en polvo
  • 35 g de nueces peladas
  • 35 g de pasas

Para el glaseado (opcional):
  • 2 cucharadas de bebida vegetal (o una clara de huevo)
  • azúcar glas (la necesaria para que coja consistencia)

Preparación


1.- Mezclamos los ingredientes secos en un bol.

2.- Hacemos un agujero en el centro y añadimos los ingredientes húmedos. La margarina todavía no.

3.- Mezclamos bien, a mano o con una amasadora que tenga pala (yo uso una Kitchen Aid). De momento no va a quedar como una masa, sino como migas.

4.- Empezamos a añadir poco a poco la margarina a temperatura ambiente. Si estamos amasando con la amasadora, tenemos que usar ahora el gancho amasador y amasamos durante unos 12 minutos, hasta lograr una masa lisa, elástica y suave que se despega de las paredes. A mano tenemos que ir amansando hasta lograr la masa.

5.- Damos forma de bola a la masa, la ponemos en un bol un poco aceitado, tapamos con un trapo y dejamos levar hasta que doble su volumen. Más o menos, si la casa está templada, tardará 1 hora.

6.- Cuando haya levado, preparamos el relleno. Para eso, mezclamos la margarina con la panela y la canela, hasta formar una pasta. 

7.- Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo, ligeramente enharinada. La extendemos con ayuda de un rodilla, intentando que nos quede un rectángulo de unos 50 x 40 cm. 

8.- Extendemos el relleno por toda la masa, dejando un poco de margen sin "pintar". Esparcimos por encima las nueces y las pasas.





9.- Enrollamos la masa por el lado más largo, para que nos quede un rollo largo. 


10.- Con ayuda de un cuchillo afilado, cortamos por la mitad a lo largo, dejando en la parte superior un trozo sin cortar.

11.- Colocamos sobre la bandeja de horno, forrada con papel vegetal, y enrollamos o "trenzamos" las dos partes. Luego enroscamos para darle forma de corona. Tenemos que cerrar bien los extremos, para que no se separen en el horno.

12.- Cubrimos con un trapo y dejamos levar por segunda vez. Otra vez más o menos 1 hora.

13.- Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Cuando esté caliente, metemos el horno y horneamos durante 20-25 minutos.

14.- Una vez hecho, sacamos del horno y dejamos enfriar.

15.- Para el glaseado, mezclamos un poco de bebida vegetal con azúcar glas, hasta obtener una textura gordita. Podemos echar por toda la superficie, o simplemente decoramos dejando caer unas líneas.


Consejos: 

  • para endulzar podéis usar melaza (le da un color más oscuro a la masa), miel o azúcar invertido. Si preferís azúcar en grano, también lo podéis usar, mezclándolo con los ingredientes secos.
  • para la masa, yo he usado un huevo, pero en la mayoría de recetas usan sólo la yema. Luego la clara sirve para preparar el glaseado.
  • para rellenar, podéis usar otros frutos secos, como avellanas troceaddas. También es muy típico rellenarla de crema de chocolate o de mermelada de frambuesa.
  • como digo muchas veces, si sois alérgicos a los lácteos o intolerantes a la lactosa, tenéis que mirar muy bien qué margarina usáis, ya que hay muchas que llevan mantequilla o leche.
  • el glaseado lo podéis hacer mezclando una clara de huevo, un chorrito de limón y azúcar glas. También podéis obviarlo, aunque ayuda a conservar mejor el bollo.


Os aseguro que queda buenísimo y que vais a tener un desayuno delicioso para estos días. Además viene mal tiempo, así que se agradece tener una bebida calentita y un bollito para untar.

Y con esta receta os deseo feliz (extraña) Navidad, que lo paséis lo mejor posible y con salud, que os lo más importante en estos tiempos que corren. 

Muás
Iratxe

viernes, 18 de diciembre de 2020

Trufas de chocolate y leche condensada...¡veganas!

 

Estas trufas de chocolate y leche condensada veganas van a hacer las delicias de todos y seguro que, sobre todo, van a sorprender muchísimo. Se preparan con tan solo 4 ingredientes -y uno de ellos es opcional...- y en un pis-pás. Así que seguid leyendo atentamente para no perderos esta maravilla.

Sí, sí, no se me ha ido la olla. Estas trufas de chocolate que os enseño hoy llevan leche condensada, pero son veganas. ¿Y cómo es eso posible? Pues porque hace poco he descubierto que venden en el super la versión vegana de la leche condensada. ¿No es genial? Bueno, igual no es tan genial, porque es una opción gocha más que nos ofrecen a los alérgicos a los lácteos. 

Hasta ahora más o menos encontraba de toda clase de sustitutos para los productos lácteos, pero la leche condensada era uno de los pocos que me faltaban. Ahora, la marca que hace la de toda la vida, ha sacado la versión vegana para que todos podamos ponernos gordos a gusto ;P Cómo no, en cuanto la vi tuve que comprarla...

Como no era plan de comérmela a cucharadas -antes de la alergia la chupaba directamente del tubo-, pensé que lo más sensato era usarla para preparar alguna receta. Al final me la voy a acabar comiendo igual, sí, pero parece como que se disimula más si la has juntado con otros ingredientes. Aunque en esta ocasión va con chocolate y alcohol... ¡Bueno, que he recuperado el gusto y quería darme un homenaje!

Y para que el homenaje sea aún más brutal, estas trufas llevan un toque de Bailey's vegano. Porque sí, también han sacado la versión vegana de esta crema de whisky! ¿Puede ser más maravilloso el mundo?

Pues sí! Puede ser más maravilloso, porque os traigo la receta también en vídeo ;) La tenéis en mi canal de YouTube, en el que os espero ^_^




TRUFAS DE CHOCOLATE Y LECHE CONDENSADA


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Reposo: mínimo 4 horas (o 2 en el congelador)
Cantidad: 20 trufas aprox.
Alérgenos: frutos secos, gluten (le leche condensada vegana lleva avena)

Ingredientes


  • 150 g de chocolate negro (yo usé 75%)
  • 160 g de leche condensada vegana
  • 1 cucharada de margarina
  • 2 cucharadas de Bailey's vegano (o cualquier otro licor)
  • para decorar: crocante de almendras, sprinkles...


Preparación


1.- Troceamos y fundimos el chocolate al baño maría o en el microondas. Si optáis por la segunda opción, hay que calentar durante 30 segundos, remover para repartir el calor, volver a calentar 30 segundos y volver a remover. Si aún no se ha fundido del todo, vamos dando golpes de 10 segundo. Es muy importante remover bien, porque aunque no se haya fundido del todo, a veces con el calor residual se termina de fundir.

2.- Mezclamos el chocolate con la leche condensada. Tiene que estar a temperatura ambiente o incluso un poco templada, si está fría puede hacer que el chocolate se endurezca.

3.- Fundimos la margarina y la añadimos a la mezcla de chocolate. Por último, añadimos las 2 cucharadas de licor y mezclamos bien todo.

4.- Forramos un molde o tupper con film transparente y vertemos la mezcla. Tapamos con film, en contacto con la superficie, para que no salga costra.

5.- Llevamos a la nevera durante al menos 4 horas, o, si queremos que vaya más rápido, al congelador durante 2 horas, para que la masa endurezca.

6.- Pasado el tiempo, desmoldamos y quitamos el plástico.

7.- Vamos cogiendo trocitos de masa y formando bolas con las manos. La textura es bastante chiclosa o como plastilina, no es sólida.

8.- Para decorar, las podemos rebozar con crocante de almendras, o podemos colocar algunos sprinkles.


Consejos:

  • podéis sustituir el Bailey's por cualquier otro licor: cognac, whisky, Cointreau...
  • esta receta no es apta para niños, ya que lleva alcohol. Si queréis prepararlas para que las puedan comer, solo hay que eliminar de la receta el licor. Otra opción es usar otro líquido, como zumo de naranja, un poco de leche...
  • la leche condensada vegana se hace con arroz y avena, por lo que tiene gluten. Si no sois alérgicos a los lácteos, podéis usar leche condensada normal, y así será una receta sin gluten.
  • para rebozar las trufas podéis usar cacao en polvo, coco rallado, fideos de chocolate, otros frutos secos...
  • la textura es blandita, fundente. Tipo las recetas de fudge.
  • conservarlas preferiblemente en la nevera, en un recipiente hermético (para que no cojan olores).

Mirad si están buenas, que si me descuido me las roban!!

Estoy segura de que estas trufas van a triunfar en cuanto las preparéis. En casa han volado! Y pienso repetirlas estas Navidades. Además son una buena idea para regalar o llevar si vamos de invitados a casa de alguien (aunque este año la cosa esté complicadilla...).

Muás
Iratxe

lunes, 14 de diciembre de 2020

Árbol de Navidad de hojaldre y chocolate | Receta fácil para sorprender

 

Hoy os vengo con una idea navideña de lo más sencilla y resultona: un árbol de Navidad de hojaldre y chocolate. Perfecto para prepararlo con los peques de la casa y para "decorar" nuestra mesa navideña. Es un puntazo para sacarlo como postre o para merendar. Además, el que he hecho yo es sin lácteos, y es fácil encontrar hojaldre sin gluten.

Hay dulces típicos de estas fechas, pero también tenemos opción de "tunear" otros postres para darles un toque navideño. Para eso el hojaldre es estupendo, porque es muy versátil, lo podemos rellenar de muchas cosas, se hornea rápido y nos permite darle formas diferentes. Además, es tan fácil de manipular, que es una opción ideal para que los niños se lo pasen bien en la cocina. ¡Seguro que les encanta preparar este árbol!

Yo lo he rellenado de crema de cacao y avellanas sin lácteos, pero se puede rellenar también de mermelada o incluso de cabello de ángel. Y los Lacasitos, aunque tengan lácteos, le dan ese toque perfecto de bolas de Navidad (yo luego los quité y listo).

Os dejo la receta también en vídeo, para que veáis el paso a paso de cómo cortarlo bien. Además, el vídeo tiene como extra que os enseño a decorar galletas navideñas, con 3 modelos! Espero que os guste ^_^ Y ya sabéis, podéis seguirme también por ahí, aunque publico menos vídeos de los que quisiera...



ÁRBOL DE NAVIDAD DE HOJALDRE Y CHOCOLATE


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Cocción: 15 minutos.
Alérgenos: gluten, frutos secos, huevo

Ingredientes


  • 2 láminas de hojaldre (preferiblemente rectangulares)
  • crema de cacao y avellanas sin lácteos
  • 1 huevo (para pintar, se puede usar bebida vegetal)
  • azúcar glas para decorar
  • Lacasitos para decorar (tienen lácteos)

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 190ºC.

2.- Extendemos una de las láminas de hojaldre y la cubrimos con una capa de crema de cacao y avellanas. Lo mejor es calentar 30 segundos en el microondas la crema, para que se extienda mejor. No pongáis demasiada cantidad, para que luego no se desborde en el horno.

3.- Extendemos la otra lámina de hojaldre y, con mucho cuidado, la ponemos sobre la primera. Hay que encajarla a la primera, porque una vez que toque la crema de chocolate se va a quedar pegada.

4.- Cortamos un triángulo, pero dejando en la base un pequeño tronco (en el vídeo se ve bien). Las sobras de hojaldre no las tiramos! Con un cortapastas de estrella (o un cuchillo), cortamos una estrella que pondremos en la punta del árbol. El resto de recortes los horneamos y nos los comemos, porque están igual de buenos!

5.- Para realizar las ramas del árbol, tenemos que cortar tiras a los dos lados, sin llegar al centro (al tronco). Para darles formas, las enrollamos sobre sí mismas. A las de más abajo, al ser más largas, les podremos dar dos vueltas, pero a medida que subamos cada vez menos; a la última rama sólo media vuelta.

6.- Colocamos la estrella que hemos cortado en la punta de nuestro árbol. Podéis humedecerla con un poquito de agua para que se pegue bien.

7.- Pintamos el árbol con huevo batido.

8.- Horneamos durante 15 minutos, o hasta que veáis que se dora.

9.- Dejamos templar y espolvoreamos azúcar glas por encima. Para terminar de decorar, usamos unos Lacasitos a modo de bolas navideñas.


Consejos:

  • para que el hojaldre no se hinche demasiado en el horno, es conveniente que la masa esté fría. Si notáis que está blandita (es normal, porque la hemos estado manipulando), la podéis meter un rato en la nevera. Otra opción es pinchar un poco la masa con un tenedor antes de hornearla. Las marcas desaparecen durante el horneado.
  • si sois alérgicos al huevo, podéis pintar el hojaldre con bebida vegetal (o leche, si no sois alérgicos a los lácteos).
  • los Lacasitos tienen leche, así que en mi caso sólo cumplieron una función decorativa. Se los comieron entre mi chico y mis sobrinos.
  • para rellenar, podéis usar crema de cacao y avellanas comercial (yo encontré una de Terra Veritas sin lácteos y ecológica), pero también la podéis hacer casera. En el blog teneís 2 versiones: Nutella vegana y Calabazella (o Nutella de calabaza vegana)
  • también podéis rellenar con mermelada o cabello de ángel.


Espero que os haya gustado esta propuesta tan original y que la hagáis en estos días. Seguro que triunfa entre los peques de la casa! Y entre los no tan peques! ;)

Os espero en unos días con una nueva propuesta -poco saludable- para estas fechas y ¡que vivan las lorzas!

Muás
Iratxe

sábado, 5 de diciembre de 2020

Crema de brócoli con huevos poché

Ahora que ya todo el mundo está pensando en la Navidad y en qué preparar para comer esos días, os traigo una idea de un plato rápido, fácil y saludable, perfecto como entrante o para esos días "entre festivos" en los que queremos comer poco y sano y no sabemos muy bien qué hacer. Esta crema de brócoli con huevos poché os viene de lujo!

Vale, sí, lo confieso. Es tan fácil y rápida porque la crema de brócoli es...¡de bote! Vuestro único trabajo es preparar los huevos poché o escalfados y emplatarlo. Y eso es lo que os voy a enseñar a preparar en el post de hoy, porque es una manera uy sana de cocinar los huevos.

En cuanto a la crema, también podéis hacerla casera, por supuesto, pero las cremas ya preparadas son una buena opción para ahorrar tiempo sin renunciar a comer sano. Hoy en día además es más fácil encontrar comida preparada saludable y con menos conservantes y aditivos que antes. Por suerte está habiendo un cambio en ese sentido (o a mí me lo parece) y cada vez más marcas están cambiando las recetas para que sean más saludables y "naturales".

La crema que he usado fue la crema de brócoli, maíz y espinacas ecológica de Hero que me vino en la Degustabox de noviembre. Tengo que confesar que al abrirla no resulta muy apetecible, ya que recuerda a un potito, pero tiene un olorcito muy rico y de sabor está muy rica.

Como os digo todos los meses, si queréis recibir la caja en vuestra casa, solo tenéis que registraros en su página web. Al hacerlo, no olvidéis insertar el código LA3WN, así la primera cajita os saldrá por solo 7,99€, un chollo! Os dejo los productos de esta última caja, para que os animéis: Pícalos crujientes de jamón serrano y de chorizo de Noel (no llevan lácteos, pero sí mamífero, así que yo no los puedo comer); una caja de bombones Les Recettes de l'Atelier de Nestlé (tienen lácteos); una botella de sidra de frutas fresa-lima de Kopparberg; paté picante de Gourmet Cazorla (es de cerdo, así que para mí tampoco); macarons sabor vainilla de Dulcesol (llevan lácteos); barritas de caramelo, almendra y sal de BeKind (llevan lácteos); lemon mint con extracto de melisa de Smint; un brick de caldo de Navidad Aneto (no lleva lácteos, pero sí mamífero); levadura para repostería y un bote de sprinkles de Dr.Oetker; un paquetito de Mix&go de Snatt's de Grefusa; un paquete de rebanada estilo artesano brioche de Bimbo; y un bote de crema ecológica de brócoli, maíz y espinacas de Hero.


CÓMO HACER HUEVOS POCHÉ (O ESCALFADOS)


Dificultad: no es difícil cuando le coges el truquillo.

Tiempo de preparación: 5 minutos.

Cocción: 3-4 minutos.

Alérgenos: huevo.


Ingredientes


  • 1 huevo
  • 1 chorrito de vinagre

Preparación


1.- Ponemos a calentar agua en un cazo. Le añadimos un chorrito de vinagre (va a ayudar a que la clara no se separe de la yema).

2.- Cascamos el huevo en un bol. 

3.- Cuando veamos que el agua rompe a hervir, removemos con una cuchara. El objetivo es que se forme un remolino, que va a darle forma al huevo.

4.- Una vez que tengamos el remolino de agua, echamos el huevo en el centro. Dejamos cocinar durante 3-4 minutos y sacamos.


Consejos:

  • el vinagre ayuda a que la clara y la yema no se separen en el agua.
  • es importante que los huevos sean lo más frescos posible, porque sino es más probable que la clara y la yema se separen.
  • esta es una manera rápida y muy saludable de cocinar los huevos, ya no llevan nada de grasa.
  • quedan muy bien encima de pan tostado, o para acompañar purés y cremas de verduras, añdiendo una fuente de proteínas.
  • yo le eché unas escamas de pimentón por encima y estaba...de muerte!


Si aún no habéis probado a cocinar los huevos con esta técnica, os animo a probar. ¡Seguro que os encantan! Y preparaos, que las próximas recetas no van a ser tan sanitas y light ;)

Muás
Iratxe