miércoles, 20 de mayo de 2020

Schiacciata di zucchine (de calabacín)

La schiacciata di zucchine o, literalmente, "aplastada de calabacín", es una receta italiana muy fácil de preparar y con un resultado buenísimo. Además os traigo la versión sin lácteos y vegana.


La gastronomía italiana es ampliamente conocida, todos conocemos la pasta, pizzas, "gelatti", focaccias, tiramisú y pana cotta. Pero la cocina italiana está llena de joyas que pasan desapercibidas entre los "greatest hits".

Una de esas joyas es la schiaccita, que significa "aplastada". Es una especie de pan plano típico de la Toscana, primo-hermano de la pizza y la focaccia. Como sus familiares, se puede poner encima una gran variedad de ingredientes, tanto salados como dulces. Es muy conocida, por ejemplo, la schacciata de uvas.




Hay versiones que se parecen más a la pizza y a la focaccia  que también llevan levadura y tienen que fermentar. Pero también he visto versiones sin levadura, mucho más fáciles y rápidas de preparar. Y de estas últimas es, precisamente, la versión que os traigo hoy.

Yo la he hecho con calabacín, que es perfecta para llevarse de picnic, ahora que viene el buen tiempo y podemos ya movernos un poquito más. Además permite un montón de variaciones, para que vayáis probando con diferente ingredientes y combinaciones.



SCHIACCIATA DI ZUCCHINE


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 40 minutos.
Alérgenos: gluten


Ingredientes


  • 1 calabacín
  • 420 ml de agua
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 200 g de harina
  • sal
  • 30 g de queso vegano rallado

Preparación


1.- Precalentar el horno a 180ºC.

2.- Limpiar el calabacín y cortarlo en rodajas finas. También le podéis quitar la piel si queréis.

3.- Ponemos la harina en un bol y hacemos un hueco en el medio. Ponemos en ese hueco el resto de ingredientes menos el calabacín. Empezamos a mezclar poco a poco, y mezclamos hasta lograr una mezcla homogénea; no os asustéis, es bastante líquida.

4.- Añadimos el calabacín.

5.- Engrasamos una bandeja de horno grande (la misma que viene en el horno puede servir) y vertemos la masa. Tiene que quedar una capa bastante fina.

6.- Horneamos durante 40 minutos a 180ºC, o hasta que veáis que se empieza a dorar.


Consejos:

  • podéis sustituir el calabacín por lo que queráis: pimientos, berenjena, cebolla... También podéis hacer combinaciones usando la masa base.
  • antes de meterla en el horno podéis ponerle un poco de romero por encima.
  • el queso vegano rallado es opcional, pero le da un sabor muy rico.
  • no es una focaccia así que tiene que quedar una capa finita de masa (como veis en las fotos).


Espero que os animéis a probar esta receta italiana tan sencillita y que nada tiene que envidiar a sus primas la pizza y la focaccia. Además ahora estamos en el momento perfecto para hacer picnics o comidas de picoteo en la terraza o la calle.

Muás

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^