jueves, 30 de abril de 2020

Mug cake vegano de calabazella o nutella

Si tenéis mono de bizcocho pero no queréis encender el horno ni esperar una hora, no podéis perderos esta receta de mug cake vegano de calabazella o nutella. Fácil y rápido, buenísimo y vegano.


Hace un par de recetas os enseñé a preparar calabezella -o una versión vegana y saludable de nutella-. Pues hoy os doy una idea para usarla en una receta de lo más sencilla y rápida.

Los mug cakes son bizcochos que se preparan en una taza (mug en inglés) y se "hornean" en el microondas. Son muy prácticos, ya que la mezcla se hace directamente en la masa, con lo que apenas manchamos; se hornean en el microondas en apenas 2 minutos y medio; y son "monodosis", con lo que nos evitamos el riesgo de zamparnos medio bizcocho de una sentada (que no es que me haya pasado a mí, que me lo ha contado una amiga).


Normalmente los bizcochos que se hornean en el microondas hay que comerlos en el mismo día, porque sino se quedan "chiclosos" -algo malo tenían que tener-. Pero eso ocurre sobre todo con los que llevan huevo. Este mug cake que os traigo hoy es vegano, por lo que no lleva huevo, y se conserva mejor.

De hecho yo lo preparé un día al mediodía, pero la idea era desayunarlo al día siguiente. Probé un trocito recién hecho, por eso del control de calidad y tal. Pues bien, a la mañana siguiente estaba igual de jugoso y bueno.


Os animo a que aficionaros a los mug cakes. Como os he dicho en otras entradas, creo que estamos horneando por encima de nuestras posibilidades, y los que más contentos están con esto son nuestros amigo de IberTrola -y en unas semanas estarán muy contentos también todos los nutricionistas y dueños de gimnasios!-

Así que ya sabéis, a darle a los bizcochitos individuales!!


MUG CAKE VEGANO DE CALABAZELLA


Dificultad: hiper fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos (como muchísimo).
Cocción: 2 minutos y medio.
Cantidad: 1 mug cake
Alérgenos: gluten, soja (dependiendo de la bebida vegetal que usemos).



Ingredientes

  • 55 g de harina
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo
  • 1/4 de cucharadita de levadura en polvo
  • 2 cucharadas de azúcar
  • una pizca de sal
  • 90 ml de bebida vegetal (yo usé de soja)
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 2 cucharadas de calabazella

Preparación

1.- Mezclamos en la taza los ingredientes secos: harina, cacao, levadura, azúcar y sal.

2.- Añadimos la bebida vegetal y el aceite. Mezclamos todo bien hasta lograr una masa homogénea.

3.- Encima ponemos un par de cucharadas de calabazella.

4.- Metemos en el microondas y calentamos a 850W durante 2 minutos y medio. Sacamos y vemos si ya está. Si aún le falta un poco, lo volvemos a poner 30 segundos más (no más, porque si no se seca).

5.- Lo podemos consumir aún templado, o esperar a que se enfríe.


Consejos:

  • se puede sustituir la harina blanca por harina integral.
  • podéis usar la bebida vegetal que más os guste. Yo suelo usar soja, pero sirve cualquiera.
  • la calabazella se puede sustituir por nutella vegana o cualquier crema de frutos secos.
  • dependiendo de la potencia del microondas cambiará el tiempo. Lo mejor es empezar con 2 minutos y medio y a partir de ahí ver qué tal ha quedado. Si hay que tenerlo más tiempo, le daremos golpes de 30 segundos, para que no se nos queme.
  • al no llevar huevo se conserva mejor que otros mug cakes, pero aún así, como mucho hay que comerlo al día siguiente. De todas formas, estos bizcochos siempre se hacen para comer al momento!


Tenéis que animaros a probar este tipo de bizcochos, estoy segura de que os van a enganchar! Además, como ahora vamos a empezar a poder hacer ejercicio en la calle, ya lo podemos quemar! ;) 

Muás
Iratxe 

domingo, 26 de abril de 2020

Douillons de manzana #Asaltablogs

Si conocéis la receta que os traigo hoy, ya estáis tardando! Estos douillons de manzana son un postre suave y delicado, vistoso y muy fácil de hacer. Además, según el hojaldre que uséis, es una receta sin lácteos y además vegana.



Último domingo de este abril tan peculiar que nos ha tocado vivir. Después del paréntesis de marzo, volvemos a la carga con el Reto Asaltablogs, esta vez para asaltar la cocina de Kety, de Croketypot. La pobre ha tenido dos meses de espera y nervios hasta su "día grande".

Y tengo que confesar que aunque hemos tenido 2 meses para preparar la receta, y que ahora tengo más tiempo que nunca, la he hecho sólo una semana antes!! Aunque a la receta ya le tenía echado el ojo de antes.


No conocía esta receta hasta que la vi en el blog de Kety, y tengo que decir que me ha enamorado! Es fácil de hacer, el resultado es precioso y vistoso y el sabor buenísimo. Bueno, es que a mí la combinación manzana, hojaldre y canela me vuelve loca -sólo hay que ver cuántas recetas tengo con esta combinación-.

Según lo que cuenta Kety, los douillons son típicos de Normandía, y consisten en cocinar una pera o manzana huecas, rellenas con mermelada, azúcar y canela, también pasta de almendra y luego envueltas en hojaldre. 


Me da rabia que las fotos hayan salido tan mal, porque no le hacen para nada justicia. Hice la compra justo el día antes de preparar la receta (hago la compra cada dos semanas) y ¡no encontré hojaldre! Ya no es sólo que no hubiera harina ni levadura, es que tampoco había hojaldre ni papel de horno. Insisto: estamos horneando por encima de nuestras posibilidades.

Por suerte me acordé que suele haber hojaldre congelado y de ese sí que había. Pero no me gusta mucho, la verdad, porque es muy gordo y para poder usarlo hay que estirarlo, pero a veces se queda pegado. Así que mejor si tenéis del refrigerado.


Si os gusta la manzana asada o si os encanta la tarta de manzana, tenéis que probar estos douillons. Además son perfectos para sacar de postre a los invitados -cuando podamos volver a tenerlos, claro- por la forma de manzana del hojaldre. Os lo podéis currar un poco y hacer unas hojas de hojaldre, e incluso un rabito si queréis.


DOUILLONS DE MANZANA


Inspiración: esta receta del blog Croketypot.
Dificultad: fácil (hay que ser un poco mañoso para darle bien la forma, pero es fácil).
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Cocción: 30 minutos.
Alérgenos: gluten (depende del hojaldre que uséis), huevo (para pintar el hojaldre, se puede sustituir por leche o bebida vegetal)


Ingredientes

  • 4 manzanas
  • 1 plancha de hojaldre (mejor si es cuadrada)
  • azúcar
  • canela en polvo
  • mermelada
  • 1 huevo (para pintar el hojaldre)

Preparación


1.- Precalentar el horno a 180ºC.

 2.- Pelamos y descorazonamos las manzanas.

3.- En un plato mezclamos azúcar y canela (al gusto) y rebozamos en esta mezcla las manzanas.

4.- Extendemos la masa de hojaldre y la cortamos en 4 cuadrados. 

5.- En el centro de cada cuadrado colocamos una manzana boca abajo. Rellenamos el agujero con mermelada (yo usé una mermelada de manzana y sidra que me trajeron de Asturias).

6.- Cerramos el hojaldre alrededor de la manzana, cubriéndola bien y ayudando a darle forma. Hacemos un agujero justo en la parte superior. Con los recortes de hojaldre podemos hacer unas hojas para decorar.

7.- Colocamos las manzanas sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal y las pintamos con un poco de huevo batido.

8.- Horneamos 30 minutos, o hasta que veáis que se han dorado.


Consejos:

  • es mejor que la plancha de hojaldre sea cuadrada, para aprovecharlo mejor.
  • hoy en día se puede encontrar hojaldre sin gluten. Además, la mayoría de hojaldres comerciales no llevan lácteos ni huevos (ojo, no todos, hay que mirar).
  • el hojaldre se puede pintar con bebida vegetal o con leche.
  • podéis rellenar las manzanas de la mermelada que más os guste. Yo tenía una de manzana y sidra de Asturias que me vino al pelo.
  • podéis servir estos douillons acompañados de helado.
  • también podéis probar a hacer lo mismo con peras.


Espero que os estéis animando a cocinar estos días (hay vida más allá de la harina y la levadura), pero que también estéis haciendo ejercicio! Porque sino vamos a salir de este confinamiento rodando! Yo, como vivo en un pueblo y en esta época hay mucho lío, pues puedo estar un poco activa, pero aún así... ;)

Muás
Iratxe

martes, 21 de abril de 2020

Calabazella o Nutella de calabaza vegana


Si os gusta la crema de cacao y avellanas, me da igual de qué marca, entonces os va a encantar esta receta: calabazella o nutella de calabaza. Es una versión más ligera que la original y vegana.


No sabía muy bien qué nombre ponerle a esta receta, la verdad. Es como la nutella (o nocilla), pero añadiéndole calabaza. Sí, sí, no flipéis tanto. Lleva calabaza. Y no se nota, palabrita.

En el blog tenéis también la receta de la nutella casera vegana. Si no la habéis probado, os la recomiendo, porque está buenísima! Pero esta que os traigo hoy es una versión mucho más saludable y ligera, ya que no lleva nada de grasa. En lugar de margarina y bebida vegetal, usamos calabaza asada. La calabaza le aporta esa cremosidad y textura, y no se nota para nada el sabor.


Es perfecta para estos tiempos que corren. Estamos todo el día en casa, el aburrimiento nos hace tener ganas de picotear y comer guarrindongadas, pero además tenemos mucha menos actividad que de costumbre. Por eso, tener versiones más saludables y ligeras de todos esos alimentos "gochos" que tanto nos gustan, pues mola mucho, la verdad. Porque si no vamos a salir de esta rodando! Hacedme caso: de vez en cuando, probaros vuestros vaqueros, que el pijama y la ropa cómoda no son de fiar ;)


Aunque esta receta es tan fácil de hacer como de comer y se prepara en un pis-pás, os la dejo también en vídeo, para que veáis lo realmente fácil que es. No tenéis excusa para no hacerla, porque además los ingredientes que lleva son fáciles de conseguir en el super -al menos de momento!-.

Tenéis el vídeo en mi canal de YouTube y, como os digo siempre, si os gusta darme un like y seguidme también por ahí! ;)


CALABAZELLA


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Alérgenos: frutos secos.


Ingredientes



  • 300 g de calabaza asada o cocida
  • 90 g de avellanas
  • 60 g de sirope de agave o miel
  • 40 g de cacao puro o harina de algarroba


Preparación


1.- Ponemos todos los ingredientes en el procesador de alimentos.

2.- Batimos a máxima potencia hasta lograr una crema sin trozos. Esto nos va a llevar un tiempo, paciencia. A las avellanas les cuesta bastante tiempo hacerse crema (como cuando hacemos mantequilla de cacahuete), pero al final ocurre. 

3.- Conservar en un bote hermético.


Consejos:

  • podéis usar calabaza asada en el horno, o calabaza cocida en el microondas. Yo uso de la segunda, porque es más rápida.
  • si queréis facilitar un poco el proceso, podéis hacer aparte la crema de avellanas. Ponéis las avellanas en el procesador, las batís hasta lograr una crema sin grumos. Entonces añadís el resto de ingredientes.
  • para endulzar puede ser sirope de agave, de arce, o miel. Pero si usáis miel, ya no será una versión vegana.
  • se puede hacer con cacao en polvo o con harina de algarroba. 
  • se conserva bien en un recipiente hermético en la nevera durante un par de semanas. 
  • la podéis usar como la nutella nomal: para untar, rebañar, hacer postres...



En breve os enseñaré una receta muy fácil para usar esta calabazella, pero os la podéis comer sin más! Ya me diréis qué tal! ;) 

Espero que estéis bien y que llevéis este confinamiento lo mejor posible. Ánimo!!

Muás
Iratxe

jueves, 16 de abril de 2020

Pizza con base de coliflor | Receta saludable vegetariana

Hoy os traigo una forma diferente de preparar pizza casera: pizza con base de coliflor. Saludable y perfecta para que los peques -y algunos adultos reticentes- coman coliflor. Y, lo mejor de todo en estos tiempos que corren: sin harina ni levadura!!


Esto del confinamiento nos tiene a todos ya un poco majaretas, y creo que estamos "repostereando" por encima de nuestras posibilidades. Después de un mes -un mes ya!!- cerrados en casa, encontrar harina (del tipo que sea) o levadura es casi misión imposible. Hay que conseguirla casi-casi de contrabando y a unos precios que ríete tú de la tinta de impresoras.

Pero si no tenéis, o tenéis poca, ¡que no cunda el pánico! Hay vida más allá de la harina, y algunas de las recetas típicas que la usan, se pueden tunear.


En el caso de esta receta, podemos preparar una masa para pizza sin usar ni harina ni levadura, usando coliflor! Lo cual es una noticia triblemente positiva: no usamos harina ni levadura, es más saludable y ligera que la masa tradicional, y podemos engañar a los "anticoliflor" para que la coman sin rechistar. 

Os aseguro que si no decís que la base lleva coliflor, no lo adivinará nadie. Sabrán que no es harina, pero no acertarán ni de lejos el ingrediente principal. 


Una vez lista la masa, podéis ponerle encima lo que queráis, como a cualquier pizza. Ahí igual ya pierde el calificativo de "saludable", dependiendo de lo que le echéis; pero oye, que estáis comiendo coliflor ;)

Y creédme, las fotos no le hacen justicia. Tenía al txurri esperando y un montón de gatos alrededor esperando un pequeño despiste para robarme un bocado...

Tenéis la receta también en vídeo en YouTube, que me voy animando poco a poco a hacer cada vez más. Lo que os digo siempre, si os gusta la receta, por favor, suscribiros a mi canal. No subo vídeos muy a menudo, siempre son vídeos cortitos (máximo 5-6 minutos), no salgo yo ni hablo, sólo el paso a paso de la receta de forma sencilla. ¡Os espero!




PIZZA CON BASE DE COLIFLOR

Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 20 minutos la base + 5-10 la pizza
Cantidad: una pizza.
Alérgenos: huevo, frutos secos: almendra (se puede quitar)

Ingredientes

  • 170 g de coliflor
  • 1 huevo
  • 15 g de almendra molida (se puede quitar)
  • sal (al gusto)
  • pimienta negra (al gusto)
  • ajo granulado (al gusto)

Preparación


1.- Precalentar el horno a 180ºC.

2.- Separamos los ramilletes de la coliflor y pesamos 170 gramos. Cortamos y picamos hasta conseguir una textura tipo cuscús.

3.- Pasamos la coliflor picada a un bol; añadimos el huevo, la almendra, la sal, la pimienta y el ajo granulado. Mezclamos bien todo, hasta lograr una masa homogénea.

4.- Forramos una bandeja de horno con papel vegetal. Vertemos la masa, y con ayuda de una cuchara la extendemos, dándole forma redondeada. Hay que intentar que quede lo más fina posible.

5.- Horneamos durante 20 minutos, o hasta que veáis que los bordes empiezan a dorarse.

6.- Sacamos del horno y dejamos templar.

7.- Una vez fría (o templada), ponemos encima los ingredientes que queramos. En mi caso, le puse salsa de tomate, queso rallado vegano, champiñones laminados y salchichas vegetarianas (son unas salchichas que hacen sin carne, con clara de huevo). Con todos los ingredientes listos, metemos al horno hasta que el queso se funda.


Consejos:

  • en la base de coliflor podéis añadir las especias que queráis para darle sabor.
  • también podéis añadir en la mezcla de la base un poco de queso rallado, así quedará con mucho más sabor, pero menos saludable.
  • la almendra molida la podéis quitar.
  • yo la hice así, con la coliflor cruda. Pero he visto versiones en las que una vez picada la coliflor, la cuecen. Así sin cocer queda perfecta.
  • como veis, esta base de pizza, a diferencia de la clásica, no es vegana, ya que lleva huevo.
  • sobre la base, ¡imaginación al poder! Podéis hacer pizzas de lo que queráis, y no le tengáis miedo a la coliflor, ya que no se nota el sabor.


Pues ale, ya tenéis una idea para daros un caprichito este fin de semana, pero en una versión un poquito más sana, que estamos todo el día en casa y hay que controlar un poquito. Espero que todos y todas estéis bien.

Muás
Iratxe

lunes, 13 de abril de 2020

Chips de coliflor al horno | Receta saludable

Si queréis comer de forma un poquito más saludable, o si queréis que los peques (y no tan peques) dejen de renegar de la coliflor, tenéis que probar estos chips de coliflor al horno. Estoy segura de que esta receta va a triunfar.


Después de las dos últimas recetas gochas que he publicado, ya iba tocando algo un poquito más light y saludable, que a este paso, como esto se alargue mucho, no vamos a poder salir por la puerta!! Menos mal que, por lo menos por aquí, se están planteando no abrir las piscinas de verano...jejeje. 

Pero para compensar, esta receta y la siguiente van a ser saludables y perfectas para comer más verdura. 


Estos chips de coliflor son muy fáciles de preparar y los podéis aderezar a vuestro gusto. Yo he usado ajo en polvo y cúrcuma, pero se pueden hacer de muchas maneras; no os perdáis la parte de "consejos", donde os doy un montón de ideas diferentes.

Son perfectos para quitaros el mono de picar entre horas, o si os apetece una cervecita con unas patatas... pues unos chips de coliflor son más saludables!


CHIPS DE COLIFLOR AL HORNO


Dificultad: fácil (lo difícil es cortar la coliflor!)
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 20 minutos.
Alérgenos: ----- (depende de lo que le añadas)


Ingredientes

  • 1 coliflor
  • aceite de oliva (el necesario)
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de ajo en polvo

  • 1/2 cucharadita de pimienta negra

  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación


1.- Separamos la coliflor en tallos. Lavamos y escurrimos.

2.- Cortamos cada tallo en rodajas, lo más finas posibles. Yo lo hice con un cuchillo, y es complicado. Si tenéis una mandolina, mejor. Todos los cachitos que se rompan u os sobren, no los tiréis, aprovecharlos para otras preparaciones.

3.- Untamos la bandeja de horno con un poquito de aceite, y disponemos las rodajas sobre ella.

4.- En un cuenco mezclamos aceite de oliva (un poco dependiendo de la cantidad de coliflor que tengáis) con las especias. Con una brocha, pintamos cada rodaja de coliflor por los dos lados.

5.- Horneamos a 200ºC, unos 10 minutos por cada lado.


Consejos:

  • la mezcla con la que impregnamos la coliflor la podéis variar al gusto y a lo que tengáis por casa: pimentón, curry, orégano, jengibre, sésamo...
  • también podéis espolvorear un poco de queso rallado vegano (en mi caso), o sin lactosa, o normal. Ya no serán tan "light", pero estarán de muerte.
  • intentar que las rodajas queden lo más finas posibles, para que queden bien crujientes en el horno. Si os salen gorditas, tendréis que aumentar el tiempo de horneado.
  • todos los trozos que se os rompan u os sobren de coliflor guardarlos, porque os sirven para preparar más platos.


¡Pues ya está! Hoy algo cortito y además saludable, para variar un poco ;p Además sin harina ni levadura, que se están convirtiendo en artículos exclusivos; es más difícil comprarlos que conseguir sangre de unicornio! Además, a precio de tinta de impresora, no os digo más.

Muás
Iratxe

lunes, 6 de abril de 2020

Crostata vegana con mermelada de fresa

Estoy segura de que en cuanto probéis esta crostata vegana con mermelada de fresa os vais a enamorar. Es muy sencilla de hacer y el sabor es delicioso. ¡Perfecta para un desayuno especial!


Hacía mucho, pero que mucho tiempo que quería hacer una crostata. No me digáis por qué he tardado tanto. Además, ahora que la he hecho, he visto lo fácil que es y he flipado con lo buenísima que está, me arrepiento de no haberla hecho antes.

La crostata es una tarta típica en Italia. Normalmente se rellena de mermelada (de fresa o de albaricoque es lo más típico), de nutella o chocolate, o de crema pastelera. La masa es de pasta frolla, que perfectamente podría servir para hacer galletas.  


Recuerdo cuando me fui a Italia a vivir -allá por el 2008 ya!- y en todos los escaparates y vitrinas de las pastelerías veía estas tartas. Yo por aquel entonces no sabía lo que eran, y nunca las había probado, pero estaban por todas partes.

Desde que volví siempre había tenido ganas de hacerla en casa, pero de esto que lo vas dejando y cae un poco en el olvido. Además, desde que me detectaron la alergia a los lácteos, como que la tenía más olvidada aún, ya que la masa original se prepara con mantequilla.


Pero cuando me llegó la caja Degustabox de marzo y vi que había un bote de mermelada de fresa de Bonne Maman, enseguida me acordé de la crostata, y decidí buscar una versión vegana. ¡Y me enamoré!

Si queréis recibir todos los meses en casa la caja Degustabox, sólo tenéis que daros de alta en su página web. Al hacerlo, no olvidéis introducir el código LA3WN, porque así tendréis un descuento en la primera caja, que os saldrá por sólo 7,99€!!

La caja de marzo, para que veáis, vino llena de cosas ricas: un paquete de granola Kellogg's extra chocolate y avellanas (tiene lácteos); una caja de barritas protein chocolate, coco y anacardo, de Kellogg's (tienen lácteos); galletas minis crunchy de Los Simpson de Arluy (tienen lácteos); zumo de granada exprimida de Cofrutos; un paquete de ChupaChups good for you; croissants integrales 0% azúcares añadidos de Dulcesol; una bebida de Rooibos de TAO drinks; una lata de la nueva Fanta sabor uva; un pack de batidos All Natural de fresa de Nesquik (tienen lácteos); y un bote de confitura intense de fresa de Bonne Maman.


Como veis, una caja perfecta para prepararnos un desayuno de campeones!! Y ya si preparáis esta crostata, os hacen la ola! ;)

Como ahora me da algo más la vida, esta receta también os la dejo en vídeo. Ya sabéis, la tenéis en mi canal de YouTube. Como os digo siempre, son vídeos cortitos, con las imágenes del paso a paso de una forma sencilla, y yo no salgo dando "la txapa", así que... ¡os espero!



CROSTATA VEGANA CON MERMELADA DE FRESA


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Reposo: al menos 40 minutos.
Cocción: 35-40 minutos.
Alérgenos: gluten


Ingredientes


  • 60 g de agua
  • 80 g de panela o azúcar
  • 60 g de aceite de girasol o de oliva suave
  • 250 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • mermelada de fresa Bonne Maman (la necesaria)


Preparación


1.- Mezclamos la panela con el agua, y batimos con ayuda de un tenedor hasta que más o menos se disuelva. Añadir el aceite y hacer lo mismo.

2.- Tamizamos la harina y añadirla a la mezcla. Añadimos también la esencia de vainilla y la levadura.

3.- Mezclar bien, al principio con un tenedor o varillas manuales, luego ya a mano, hasta lograr una masa homogénea.

4.- Formamos una bola, tapamos con film transparente y dejamos reposar en la nevera por lo menos 40 minutos.

5.- Cogemos la bola de masa y la dividimos en dos partes: una de más o menos 3/4 partes de la masa, y la otra de 1/4. Reservamos la pequeña.

6.- Extendemos la masa grande, con ayuda de un rodillo de un vaso, hasta lograr un espesor de unos 5 mm (a ojo total).

7.- Engrasamos el molde que vayamos a usar (tiene que ser un molde de tarta no muy alto) y lo cubrimos con la masa. Tenemos que cubrir el fondo y las paredes. Recortamos la masa que sobra del borde.

8.- Pinchamos la base repetidas veces con un tenedor.

9.- Rellenamos con mermelada, unas 3 cucharadas generosas. Depende un poco del tamaño del molde.

10.- Con la masa que habíamos reservado, estiramos y cortamos unas tiras. Las ponemos encima de la mermelada, en perpendicular. 

11.- Con el horno precalentado a 180ºC, horneamos durante 35-40 minutos.

12.- Sacamos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar.


Consejos:

  • en lugar de panela, podéis usar azúcar blanquilla o moreno.
  • se puede hacer con harina integral o sin gluten.
  • como os he dicho, el relleno lo podéis variar: mermelada de diferentes sabores, crema pastelera, nutella o crema de chocolate.
  • la forma de decorar que os he puesto es la tradicional, pero podéis decorar la superficie de diferentes formas usando la masa sobrante.
  • también se puede hacer la pasta frolla de chocolate. Sólo tendrías que sustituir 50 g de harina por 60 g de cacao.


De verdad espero que la probéis, porque estoy segura de que os vais a enamorar igual que lo hice yo. Para un domingo o si tenéis alguna celebración especial en estos días, no os va a llevar mucho tiempo y vais a triunfar.

Mucho ánimo y salud! Muás
Iratxe