miércoles, 1 de julio de 2020

Galletas de avena y calabazella en microondas | Receta saludable vegana



Aunque parezca mentira, podéis tener listas estas ricas galletas de avena y calabazella en sólo 5 minutos! Además yo sólo les veo ventajas: saludables, sin horno, sin azúcar refinado y veganas.

Ya no hay excusa aunque estemos en verano para no preparar galletas caseras, no me vale ni que hace calor ni que no tenéis tiempo!


Ahora que ya llega el calor -aquí un poco a ratos...- nos da pereza encender el horno, más que nada porque igual nos da un patatús. Pero eso no quiere decir que nos tenemos que quedar sin galletas ni bizcochos durante estos meses. Aunque no lo creáis, en el microondas se pueden preparar deliciosos bizcochos y galletas para quitarnos el mono! De hecho, en el blog tenéis varias recetas.

La verdad es que le he empezado a coger el gustillo a eso de preparar galletas y bizcochos en el microondas (por ejemplo estas o estas). Ya sé que hay gente a la que le da como "mal rollo" este electrodoméstico, y otros que, como yo, normalmente lo usan sólo para calentar la leche o los tuppers... Pero os aseguro que se pueden preparar unas galletas buenísimas!


Si cuando habéis leído lo de "calabazella" os habéis quedado un poco pa'llá y no sabéis qué es eso, os lo cuento. Hace un tiempo publiqué una receta con ese nombre -no sabía muy bien qué nombre ponerle-. No es más que una versión casera, vegana y saludable de la clásica Nutella, pero lleva calabaza en lugar de otro tipo de grasa. Pero no os asustéis! Que no se nota para nada el sabor, queda muy rica y además es mucho más ligera. Además de en el blog, la tenéis también en mi canal de YouTube.

Y hablando de YouTube, estas galletas también las tenéis ahí. La verdad es que no tienen ninguna complicación, pero os he grabado el proceso en vídeo para que sea aún mucho más fácil ;)




GALLETAS DE AVENA Y CALABAZELLA EN MICROONDAS


Dificultad: facilísimas.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 3 minutos.
Cantidad: unas 10 galletas (depende del tamaño)
Alérgenos: gluten (hay avena certificada sin gluten), frutos secos


Ingredientes


  • 100 g de copos de avena
  • 60 g de calabazella (o nutella casera)
  • 45 g de bebida vegetal
  • 35 g de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de stevia en polvo (o 50 g de panela o azúcar)
  • 15 g de cacao en polvo

Preparación


1.- Ponemos en un bol la avena, la calabazella, el cacao en polvo y la stevia. Mezclamos todo bien.

2.- Añadimos la bebida vegetal y el aceite. Volvemos a mezclar bien, hasta que todo se integre bien.

3.- Forramos un plato con papel vegetal (o el mismo plato del microondas). Vamos cogiendo bolas de masa, aplastamos un poco y les damos forma. Hacemos así hasta acabar la masa (tendréis que hacer 2 rondas).

4.- Metemos al microondas 3 minutos. Si al sacarlas veis que aún no están bien hechas, podéis meter 30 segundos más (más no, porque se nos pueden quemar). 

5.- Las pasamos a una rejilla para que se enfríen. Al sacarlas están blanditas, pero una vez que se enfrían se endurecen. 


Consejos:

  • la calabazella la podéis sustituir por nutella casera o cualquier otra crema de avellanas y cacao.
  • podéis usar copos de avena (mejor que no sean de los más grandes) y también avena molida.
  • puede ser cualquier tipo de bebida vegetal.
  • si no tenéis stevia en polvo, podéis usar el endulzante que queráis. La cantidad si usáis azúcar es 50 g.



Ya veis que no hay excusa para no preparar galletas caseras este verano. Caseras y saludables. Yo ya le he cogido el gustillo a esto de usar el microondas para preparar galletas, de hecho, estas las he hecho ya varias veces para tomarlas con el café. ¡Animaos a probar!

Iratxe

domingo, 28 de junio de 2020

Patatas aliñadas

Las patatas aliñadas son una receta fácil y fresquita para los días de calor. Además, la podemos dejar preparada de antemano, y sólo nos quedaría aliñarla en el último momento. ¿Aún no las habéis probado?


El mes pasado os dije que era el último asalto de la temporada en el Asaltablogs. Pero, como veis, no era cierto!! El caso es que decidimos terminar la temporada un mes antes con un asalto invisible, así todxs nos quedábamos contentxs asaltando y siendo asaltados. Pero como nos pierde el vicio, ¡¡decidimos hacer otro asalto invisible más!! Ahora sí que sí, este es el definitivo, y con este nos despedimos hasta septiembre.

Y no podía terminar la temporada de mejor manera, porque me ha tocado...¡la jefa! Marga, del blog Azafranes y Canelas, es la que se encarga todos los meses de realizar los sorteos y controlar que está todo bien, un trabajo enorme que realiza desinteresadamente. Así que me hace ilusión poder terminar asaltándole a ella.


Tiene un montón de recetas súper variadas y apetecibles. ¡Y voy yo y me llevo esta tan fácil! No tengo perdón. Pero es que cuando la vi se me antojó, porque ya ha empezado a hacer calorcito -entiéndase que para mí calor son más de 25ºC- y me pareció una opción muy buena para solucionar alguna comida o cena de entre semana.

Esta receta no tiene ninguna complicación -de verdad que si encontráis alguna,, hacéroslo mirar-, es fresquita y además incluye hidratos y proteínas. Y siempre le podéis añadir más ingredientes si os apetece variar un poco.


Las fotos no les hacen justicia, pero las tuve que hacer a todo correr, porque las hago en la calle, y el olorcito de estas patatas atrajo a mis 6 gatitos de 2 meses...¡y no había manera de poder hacer las fotos! Además no estaba mi chico en casa para controlarlos. La prueba la tenéis en la foto anterior, que se ve el morrillo de uno de ellos acercándose!


PATATAS ALIÑADAS



Inspiración: esta receta del blog Azafranes y Canelas.
Dificultad: super fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos (+ 35 min. para cocer las patatas y 10 min. para los huevos)
Alérgenos: huebo


Ingredientes


  • 4 patatas medianas
  • 2 huevos
  • 1/2 cebolla
  • perejil
  • sal
  • vinagre
  • aceite de oliva virgen

Preparación


1.- Cocemos las patatas en abundante agua hirviendo en una olla, hasta que estén tiernas. Unos 35 minutos.

2.- Cocemos también los huevos, en un cazo cubiertos de agua, durante unos 10 minutos.

3.- Cortamos la cebolla en juliana. Si el perejil es fresco, lo picamos también.

4.- Una vez cocidas y enfriadas las patatas, las cortamos en trozos medianos. Los huevos los cortamos en trozos más pequeños.

5.- Ponemos las patatas y los huevos en un bol o ensaladera y añadimos la cebolla y el perejil.

6.- Aliñamos con sal, vinagre y aceite al gusto.


Consejos:

  • podéis dejar las patatas y los huevos cocidos de antemano, en la nevera, y en el último momento sólo tenéis que añadir la cebolla y aliñar.
  • podéis aliñarlas con cualquier otra vinagreta que os guste.
  • también podéis añadir más ingredientes; por ejemplo, yo suelo preparar algo parecido pero le añado atún en lata, maíz y aceitunas.
  • es mejor que no sean patatas grandes, para que se cuezan más rápido.
  • el perejil lo podéis obviar (no tengo yo mucha costumbre de usarlo), pero también podéis usar perejil seco.


¡Y hasta aquí el Asaltablogs 2019/2020! Ha sido un curso diferente, con una pandemia de por medio que ha trastocado por completo nuestras vidas. A ver qué nos depara la siguiente temporada!

Muás
Iratxe

miércoles, 17 de junio de 2020

Mug cake vegano de plátano y mantequilla de cacahuete


Hoy vengo con una receta exprés, muy rápida de preparar, buenísima y además vegana, para que cualquiera se pueda dar un capricho ;) Por eso no podéis dejar escapar este mug cake vegano de plátano y mantequilla de cacahuete.


Como ya sabéis, los mug cakes son bizcochos que se preparan y "hornean" en una taza en el microondas. Son raciones individuales, muy rápidos de preparar, sin encender el horno y manchando lo justo. Además existen infinitas variaciones. Por eso triunfan!

Esta es la tercera receta de mug cake que publico en el blog, y no será la última! Las anteriores son un mug cake de manzana y canela y un mug cake vegano de calabazella (o nutella vegana de calabaza).


Esta versión de plátano y mantequilla de cacahuete es perfecta para aprovechar esos plátanos que se nos están poniendo pochos y feos en el frutero. Nunca los tiréis, porque son un filón para la repostería. Y qué os voy a decir de la combinación plátano-mantequilla de cacahuete...brutal! Es más, os voy a confesar que en invierno tuve una racha en la que me dio por merendar un plátano untado en mantequilla de cacahuete. Así, a lo loco!

Dicen que la mantequilla de cacahuete es un super alimento, con muchas proteínas, grasas "buenas" y minerales, y que ayuda al tránsito digestivo. Pero hay que consumirla con moderación, ya que tiene muchas calorías y, aunque las grasas que tienen son de las buenas, no dejan de ser grasas. Lo mejor es consumir la mantequilla de cacahuete casera o una comercial que sea 100% cacahuete. Normalmente las comerciales suelen llevar azúcar y aceite de palma.


Es muy-muy fácil de hacer, pero aún así os dejo la receta en vídeo, para que no tengáis ningún tipo de complicación.





MUG CAKE VEGANO DE PLÁTANO Y MANTEQUILLA DE CACAHUETE


Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 2 minutos y medio.
Alérgenos: gluten, cacahuete

Ingredientes




  • 1 plátano muy maduro (medio muerto)
  • 2 cucharadas de bebida vegetal
  • 2 cucharadas de aceite
  • 50 g de harina
  • 1/4 de cucharadita de levadura
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete

Preparación


1.- Pelamos el plátano y lo cortamos en rodajas. Lo ponemos en una taza apta para microondas y, con ayuda de un tenedor, lo machacamos hasta hacerlo puré.

2.- Añadimos el aceite y la bebida vegetal, y mezclamos bien.

3.- Echamos la harina y la levadura. Mezclamos hasta lograr una masa homogénea, sin grumos.

4.- Añadimos dos cucharadas generosas de mantequilla de cacahuete. Podemos dejarla en la superficie, o podemos mezclar un poco en la masa.

5.- Cocemos en el microondas durante 2 minutos y medio. Pasado ese tiempo, si veis que aún está la masa sin cocer del todo, podéis meter otros 30 segundos.


Consejos:

  • este tipo de bizcochos lo mejor es hacerlos y comerlos. De un día para otro se suelen quedar un poco "chiclosos", aunque pasa sobre todo en los que llevan huevo. Además, no tiene sentido hacer un bizcocho exprés para dejarlo para el día siguiente!
  • podéis sustituir la mantequilla de cacahuete por la de cualquier otro fruto seco. También podéis usar crema de cacao.
  • no le he puesto azúcar ni nada para endulzar, porque si el plátano está suficientemente maduro no es necesario. Aún así, si no está muy maduro, o si os gusta mucho el sabor dulce, podéis añadir una cucharadita de azúcar o cualquier otro endulzante.
  • el tiempo de microondas puede variar dependiendo de la potencia del mismo. El mío es de 850kW.



Así que ya sabéis, no cuesta nada darse un caprichito dulce para desayunar o para merendar. Además, estos mug cakes vienen de perlas ahora que llega el verano para no morir de calor al encender el horno. 

Muás
Iratxe

jueves, 11 de junio de 2020

Pasta de dientes y remedio para picaduras casero

Sí, sí, habéis leído bien. Hoy, en vez de una receta, os traigo una pasta de dientes casera que a su vez es un remedio para las picaduras. Y os aseguro que para ambas cosas va muy bien!


Me he propuesto crear una nueva sección en el blog, en la que compartir "recetas" de remedios caseros y cosmética natural. Siempre me ha gustado el tema de las plantas medicinales y de los remedios naturales. Desde que vivo en el pueblo digamos que se me ha acentuado el interés, quizá porque tengo las plantas más cerca, y porque mi suegro prepara algunas pomadas.

Es una sabiduría popular que, por desgracia, se está perdiendo. Hoy en día vamos a la farmacia y tenemos de todo para todo, pero todo es química. Antes, en cambio, nuestras abuelas (sobre todo eran las mujeres), preparaban ungüentos, emplastes, tónicos, pomadas, tinturas e infusiones combinando plantas, y tenían remedios para todo. Además son remedios que funcionan! Y es una pena que se pierda. La naturaleza nos ofrece los recursos, sólo hay que saber usarlos de la forma correcta. Eso sí, los remedios naturales no son tan rápidos como los químicos, el efecto no es inmediato. Pero tienen efecto, y de una forma natural.


Después de esta pequeña presentación, os traigo el primer remedio: pasta de dientes que también sirve para picaduras. Yo la uso de las dos maneras, y de verdad que funciona de maravilla.

En el caso de las picaduras, sin más, tenéis que aplicar un poco de la pasta en la picadura y dejar que se seque. Notaréis un gran alivio en el picor.

En cuanto a la pasta de dientes, tengo que reconocer que la primera vez que la pruebas es "rara". Estamos acostumbradxs a la típica pasta, que saca espuma, y se hace raro limpiarse con una pasta que no saca espuma y es más seca. Pero todo es acostumbrarse. Además de ser algo natural, contribuimos a reducir el consumo de plástico, al ahorrar en los tubos de pasta.


Uno de los ingredientes que lleva esta pasta es la salvia. Salvia es la planta que veis en la foto, es una planta aromática, con un olor  muy rico y con muchas propiedades. Es muy buena para los catarros, tomándola en infusión. También es muy buena para las encías y el mal aliento, para lo que hay que masticar las hojas durante un rato.


PASTA DE DIENTES Y REMEDIO PARA PICADURAS


Ingredientes

  • 5 cucharadas de arcilla verde
  • infusión de hojas de salvia (la cantidad necesaria para lograr la consistencia deseada)
  • 1/2 cucharadita de sal marina 
  • 10 gotas de aceite esencial de limón
  • 5 gotas de aceite esencial de menta

Preparación


1.- Mezclamos la arcilla con la sal y la infusión de salvia hasta formar una masa espesa.

2.- Añadimos las gotas de aceite esencial y removemos bien.

3.- Guardar en un frasco hermético.


Consejos:

  • el aceite esencial se consigue en tiendas de productos naturales o por internet. No son especialmente baratos, pero hay que tener en cuenta que siempre se usan unas pocas gotas, con lo que el bote nos durará mucho tiempo.
  • otra opción es hacer el aceite esencial en casa, pero para eso nos hace falta un alambique y seguir un proceso un poquito largo.
  • la arcilla se consigue en herboristerías o por internet.
  • con la cantidad que sale tenéis para mucho tiempo como pasta de dientes, y si lo usáis sólo como remedio para las picaduras, os va a durar muchísimo tiempo.


Poco a poco iré añadiendo más "pócimas" a esta nueva sección, que espero que os gusten y que os animéis a probar. Aunque os advierto: esto engancha!

Muás
Iratxe

lunes, 8 de junio de 2020

Fresas maceradas en vinagre



Sí, sí, habéis leído bien: fresas y vinagre. Y sí, esa cara de "qué me estás contando" es la misma que puso mi txurri cuando le dije que la iba a hacer. 

Que no os asuste lo del vinagre, ya que no se nota para nada el sabor, y gracias a él conseguimos una especie de almíbar riquísimo. Al fin y al cabo, cuando las preparamos con limón, también estamos añadiendo algo ácido, ¿no?


Me encantan las fresas, pero siempre las consumo de la misma manera: solas. Alguna vez he hecho batidos o magdalenas, pero casi siempre las como sin más, sin nada. Mi txurri suele echarles azúcar y, en un alarde de originalidad, limón.

Pero hace poco compré una caja grande de fresas, y me apetecía comerlas de alguna otra manera. No sé cómo me acordé que alguna vez las había visto maceradas con vinagre, así que me puso a buscar la receta. La verdad es que no tiene ningún misterio, así que me decidí a probar con unas pocas...¡¡y qué descubrimiento!!


De verdad os digo que no se nota para nada el vinagre. Como se dejan macerando con azúcar y vinagre, las fresas van soltando su jugo, y se forma como una especie de almíbar buenísimo. Podéis usar cualquier tipo de vinagre, además. En mi caso, como era la primera vez, me parecía demasiado empezar con el de módena, así que usé vinagre de manzana. Además tenía justo uno de Ybarra que me vino en la Degustabox de mayo.

Si también queréis recibir la caja Degustabox en casa, sólo tenéis que daros de alta en su página web. Al hacerlo, no os olvidéis de introducir el código LA3WN, así la primera cajita os saldrá por sólo 8,99€!!

Como todos los meses, os dejo la lista de los productos de este mes: mermelada La Vieja Fábrica cero; ositos de oro de gominola de Haribo; salsa Basilico de tomate y albahaca de Barilla; mejillón en conserva Albo; una tableta de chocolate Suchard 85% BIO; pastelitos mini Superhéroes DC cómics de Dulcesol (tienen lácteos); bebida de piña y coco de Vichy Catalán; dos bolsas de snacks de pan Mediterranium bites de Velarte (la de pizza tiene lácteos); una PROTEIN bar de 100% natural de BeKind (la mía era de caramelo y tiene lácteos); atún claro ALBO; y vinagre de manzana de Ybarra.


FRESAS MACERADAS EN VINAGRE


Dificultad: facilísimo!
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Reposo: 1 hora.
Alérgenos:----

Ingredientes


  • 250 g de fresas
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1,5 cucharas de vinagre de manzana

Preparación



1.- Lavamos las fresas y les quitamos el rabito con las hojas.

2.- Cortamos las fresas en rodajas o en trozos pequeños y las ponemos en un bol.

3.- Añadimos el azúcar y el vinagre y removemos, para que se impregnen bien todas las fresas.

4.- Dejamos macerar durante al menos 1 hora, para que vayan soltando jugo y se forme el almíbar.

5.- ¡Listo!


Consejos:

  • podéis usar cualquier tipo de vinagre, el sabor al final no se nota. Hombre, no os recomendaría usar una crema de vinagre balsámico.
  • en lugar de vinagre, también podéis añadir cualquier otro ácido, como zumo de limón, de lima, de pomelo o de naranja.
  • al servir, quedan muy ricas acompañadas de unas hojas de menta o hierbabuena.


Ya veis qué idea más sencilla y simple para un postre o una merienda. Refrescante y lleno de sabor! Eso sí, no digáis lo del vinagre hasta después de que lo hayan probado ;)

Muás
Iratxe

domingo, 31 de mayo de 2020

Focaccia sin amasado

Si os gusta la focaccia, estáis de suerte! Porque en la entrada de hoy os traigo una versión de focaccia  muy fácil de hacer, sin amasado y apta para torpes. Es una receta naturalmente sin lácteos y vegana, que estoy segura que os va a enganchar.


Estamos a último domingo de mes, así que ya sabéis lo que eso significa: Asaltablogs. Aunque este mes es algo especial. En años anteriores, la temporada la terminamos en junio, asaltando al ladrón más apañado de toda la temporada. Pero este año nos ha pillado la pandemia y ha cambiado un poquito las cosas. Hace dos meses no tuvimos asalto, y para este mes hemos decidido terminar la temporada con un asalto especial como hacemos en navidades: todos robamos y todos somos robados.

¿Y quién me ha tocado a mí como asaltado invisible? Pues...el mismo blog del mes pasado!! Croketypot!! Así que claro, yo partía con ventaja porque ya me conocía su cocina. Aunque le he robado una de las recetas que publicó justo 3 días antes del asalto, así que se me había escapado. Pero es que en cuanto la vi, supe que tenía que hacerla! 


Sí, lo sé, últimamente me ha dado por publicar recetas italianas. No sé por qué, debe de ser el confinamiento, que me ha despertado la nostalgia por el año que viví en Roma; o no sé. Pero es que en cuanto vi las palabras mágicas "sin amasado", tuve que mirar de qué iba la receta. Y, como me pareció tan sencilla, quise probar si realmente era tan sencillo hacer una focaccia.

Y lo cierto es que sí, que se consigue una focaccia buenísima sin amasar ni complicarse la vida. Eso sí, Kety la hace en una sartén (de esas skillet): pone la masa en la sartén durante 5 minutos y luego la mete en el horno en la propia sartén. Pero, ¿qué me pasó a mí? Pues que cuando ya tenía la masa lista, me di cuenta de que ninguna de mis sartenes se pueden meter en el horno!!!!! Así que metí la masa en el horno sin más, pero también ha quedado de lujo :)


FOCACCIA SIN AMASADO


Inspiración: esta receta del blog Croketypot
Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo: toda la noche (en mi caso fueron casi 24 horas).
Cocción: 30 minutos.
Alérgenos: gluten


Ingredientes


  • 250 g de harina de fuerza
  • 250 g de harina normal
  • 320 ml de agua tibia
  • 10 g de levadura fresca
  • 2 cucharaditas de sal
  • aceite, romero, sal, orégano...

Preparación


1.- Deshacemos la levadura en el agua tibia.

2.- En un recipiente grande que podamos cerrar bien (por ejemplo, un tupper grande), ponemos las harinas, la sal y vertemos en el centro el agua con la levadura disuelta. Mezclamos bien con una cuchara, hasta lograr una masa homogénea.

3.- Dejamos reposar 30 minutos y a continuación pasamos el recipiente, cerrado, a la nevera. Dejamos que fermente toda la noche.

4.- Al día siguiente, precalentamos el horno a 220ºC, con calor arriba y abajo.

5.- Pasamos la masa a una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Intentamos darle forma redondeada o alargada. Con el dedo marcamos unos hoyos en la superficie y por encima le echamos un chorrito de aceite y ponemos un poco de orégano (o romero, o tomillo, o sal, o lo que queráis).

6.- Horneamos unos 30 minutos, o hasta que veáis que se dora un poco.

7.- Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.


Consejos:

  • la focaccia se come sola, como si fuera pan; pero también sirve de base para otros ingredientes, como si fuera una pizza gordita.
  • para darle un poco de sabor podéis ponerle por encima romero, orégano, aceite, sal... Un poco lo que queráis. Yo le puse aceite y orégano seco.
  • si la queréis comer como si fuera una pizza, sólo tenéis que ponerle los ingredientes que queráis por encima. Lo normal es ponerle poquitos, no como en algunas pizzas. Por ejemplo tomates cherry y albahaca, o alguna verdura, como si fuera una coca.
  • es importante que esté al menos toda la noche en la nevera, ya que la idea es que haga la fermentación en frío y así no tengamos ni que amasar ni esperar levados. Yo la tuve 24 horas y salió bien, pero no hace falta tanto tiempo, con 8-10 horas vale.
  • si tenéis una sartén de esas que se pueden meter al horno, lo que tenéis que hacer es pasar la masa a la sartén, cocerla durante 5 minutos al fuego y luego hornearla durante 15 minutos.



Os recomiendo realmente que probéis esta versión sencilla de la focaccia, porque el resultado es muy bueno, pero sin complicaciones. Creo que no podía terminar esta temporada tan atípica del Asaltablogs de mejor manera.

Muás
Iratxe

miércoles, 20 de mayo de 2020

Schiacciata di zucchine (de calabacín)

La schiacciata di zucchine o, literalmente, "aplastada de calabacín", es una receta italiana muy fácil de preparar y con un resultado buenísimo. Además os traigo la versión sin lácteos y vegana.


La gastronomía italiana es ampliamente conocida, todos conocemos la pasta, pizzas, "gelatti", focaccias, tiramisú y pana cotta. Pero la cocina italiana está llena de joyas que pasan desapercibidas entre los "greatest hits".

Una de esas joyas es la schiaccita, que significa "aplastada". Es una especie de pan plano típico de la Toscana, primo-hermano de la pizza y la focaccia. Como sus familiares, se puede poner encima una gran variedad de ingredientes, tanto salados como dulces. Es muy conocida, por ejemplo, la schacciata de uvas.


Hay versiones que se parecen más a la pizza y a la focaccia  que también llevan levadura y tienen que fermentar. Pero también he visto versiones sin levadura, mucho más fáciles y rápidas de preparar. Y de estas últimas es, precisamente, la versión que os traigo hoy.

Yo la he hecho con calabacín, que es perfecta para llevarse de picnic, ahora que viene el buen tiempo y podemos ya movernos un poquito más. Además permite un montón de variaciones, para que vayáis probando con diferente ingredientes y combinaciones.



SCHIACCIATA DI ZUCCHINE


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 40 minutos.
Alérgenos: gluten


Ingredientes


  • 1 calabacín
  • 420 ml de agua
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 200 g de harina
  • sal
  • 30 g de queso vegano rallado

Preparación


1.- Precalentar el horno a 180ºC.

2.- Limpiar el calabacín y cortarlo en rodajas finas. También le podéis quitar la piel si queréis.

3.- Ponemos la harina en un bol y hacemos un hueco en el medio. Ponemos en ese hueco el resto de ingredientes menos el calabacín. Empezamos a mezclar poco a poco, y mezclamos hasta lograr una mezcla homogénea; no os asustéis, es bastante líquida.

4.- Añadimos el calabacín.

5.- Engrasamos una bandeja de horno grande (la misma que viene en el horno puede servir) y vertemos la masa. Tiene que quedar una capa bastante fina.

6.- Horneamos durante 40 minutos a 180ºC, o hasta que veáis que se empieza a dorar.


Consejos:

  • podéis sustituir el calabacín por lo que queráis: pimientos, berenjena, cebolla... También podéis hacer combinaciones usando la masa base.
  • antes de meterla en el horno podéis ponerle un poco de romero por encima.
  • el queso vegano rallado es opcional, pero le da un sabor muy rico.
  • no es una focaccia así que tiene que quedar una capa finita de masa (como veis en las fotos).


Espero que os animéis a probar esta receta italiana tan sencillita y que nada tiene que envidiar a sus primas la pizza y la focaccia. Además ahora estamos en el momento perfecto para hacer picnics o comidas de picoteo en la terraza o la calle.

Muás

miércoles, 13 de mayo de 2020

Galletas de avena, plátano y fresas | Receta vegana

Estas galletas de avena, plátano y fresas son perfectas para aprovechar esos plátanos pochos que se han quedado en el frutero. Además son veganas y ricas en fibra y proteínas...y con sólo 4 ingredientes!


Ahora que empezamos a desconfinarnos -según la zona en la que viváis y el o la lumbreras que gobierne en vuestra comunidad autónoma-, tengo que confesaros que yo he estado muy bien. La gente ha tenido problemas de insomnio, ansiedad, incertidumbre...¡pues yo los estoy empezando a tener ahora!

Y diréis: ¿pero qué dice esta loca? ¿Que ha estado a gusto en el confinamiento? Pues la verdad es que sí, lo he llevado bien. Os cuento.


Yo tengo la suerte de vivir en un pueblo pequeñito a 6 km de la ciudad. Mi casa no es muy grande, pero tengo un terreno, así que he tenido el enorme lujo de poder estar al aire libre, además ahora en primavera hay mucho trabajo en el pueblo. Tenemos material para hacer deporte (hasta hace 3 años fui monitora deportiva) y nos ha tocado teletrabajar por las tardes.

Mi contacto con la ciudad se reduce a ir a trabajar y, ya que estoy, pues al gimnasio un par de días y poco más, porque prefiero correr por el monte. No tenemos costumbre de ir a cenar por ahí, o de poteo, o de copas, o de fiesta, o al cine (esto le da más rabia a mi txurri...); de normal la vida la hacemos en el pueblo. En mi caso, además, mis amigas viven fuera, por lo que soy bastante poco social. Así que todo eso ha hecho que sea más llevadero que para otra gente. Sólo he echado de menos poder ir una vez a la semana al monte.


Por si eso fuera poco, mi curso hasta febrero había sido muy estresante, tuve momentos de pasarlo mal. Y el curso pasado también fue duro; así que para mí este parón ha sido como un regalo, un paréntesis que necesitaba.

Después de haber parado, de haber disfrutado del pueblo y de la primavera en él, de haber tenido tiempo de hacer cosas que quería y no sólo trabajar, el pensar en volver a la "nueva normalidad" me da mucha pereza y muy pocas ganas. Otra vez estrés, vivir deprisa, sin tiempo de disfrutar las pequeñas cosas, las calles llenas de gente y tráfico... En fin.

Eso sí, reconozco que si me hubiera pillado esta situación en un piso en la ciudad, yo también lo habría llevado fatal.


Pero bueno, que vaya chapa que os he metido! Si yo había venido aquí a hablar de mis galletas! Pero es que son tan fáciles de hacer y están tan ricas, que casi no hay más que decir ;)

Perfectas para usar esos plátanos que se nos han quedado mustios y nadie se quiere comer, aprovechando que aún estamos en temporada de fresas. Además no llevan harina, sino avena, con lo cual tienen más cantidad de fibra y proteínas. Y para que tengan más proteínas y menos grasas "malas", llevan mantequilla de cacahuete en lugar de margarina (o mantequilla).


GALLETAS DE AVENA, PLÁTANO Y FRESAS


Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 12-15 minutos (depende del tamaño).
Cantidad: unas 20 (depende del tamaño).
Alérgenos: cacahuete, gluten (depende de la avena que uséis, las hay certificadas sin gluten).


Ingredientes


  • 2 plátanos maduros
  • 8 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 200 g de avena
  • 6 fresas

Preparación


1.- Precalentar el horno a 180ºC.

2.-Pelamos los plátanos, los troceamos y los machacamos con ayuda de un tenedor, hasta hacerlos puré.

3.- En un bol, mezclamos el plátano, la mantequilla de cacahuete  y la avena, hasta conseguir que se integre todo bien. 

4.- Troceamos las fresas y las añadimos a la masa, mezclando un poco para que se repartan bien pero sin machacarlas. Podemos reservar unas pocas para poner por encima.

5.- Forramos una bandeja de horno con papel vegetal. Vamos cogiendo bolas de masa, las colocamos sobre la bandeja y aplastamos un poco, dándoles forma. Podemos poner algún trozo más de fresa por encima.

6.- Horneamos a 180ºC durante unos 12 o 15 minutos, hasta que veáis que se doran los bordes. El tiempo dependerá un poco del grosor que les hayáis dado.

7.- Dejar enfriar sobre una rejilla.


Consejos:

  • como veis, no he usado azúcar. Bastante dulzor le dan ya los plátanos maduros y las fresas. Pero es muy importante que los plátanos estén muy maduros, pochos, porque es cuando más dulces están.
  • se puede sustituir la mantequilla de cacahuete por  mantequilla de cualquier otro fruto seco: avellanas, anacardos, almendras...
  • en principio la avena es un cereal sin gluten, pero como se manipula con otros cereales, casi siempre está contaminada. En algunos sitios es posible encontrar avena certificada sin gluten.
  • las fresas las podéis sustituir por cualquier otra fruta que tengáis por casa y que veáis que le pegan bien a la mezcla: kiwi, cerezas, melocotón...
  • también podéis sustituir las fresas por trozos de chocolate.
  • cuanto más grandes y gorditas las hagáis, más tiempo tendrán que estar en el horno. La pista es ver cuándo se empiezan a dorar los bordes.


Aprovechad ahora que todavía no hace demasiado calor y se puede encender el horno. Y disfrutad del principio de libertad, pero, por favor, con responsabilidad y cabeza. Que si no, va a tocar volver atrás!

Muás
Iratxe

jueves, 7 de mayo de 2020

Spaghetti bolognesa versión vegana

¿Hay alguien a quien no le gusten los spaghetti bolognesa (o espaguetis a la boloñesa)? Me atrevo a decir que este plato gusta a todo el mundo, no sólo a los peques. Pues hoy os traigo la receta  pero en versión vegana de este clásico de la cocina italiana.


Los espaguetis a la boloñesa, o spaghetti bolognesa en su nombre original, es uno de esos básicos en la cocina. Creo que todo el mundo los ha comido alguna vez y es de los primeros platos que todos nos atrevemos a cocinar. Dentro de su sencillez, es un plato lleno de sabor.

Como sabéis, estuve viviendo en Roma un año, y allí probé platos de pasta realmente deliciosos. Algunos que tengo ganas de hacer en casa para recordarlos, como por ejemplo el plato que me comí justo antes de volverme: unos macarrones al vodka!! Hace ya 11 que años que volví y aún no los he hecho, no tengo perdón!


Otro recuerdo que tengo de cuando viví allí eran las visitas al supermercado. Me flipaba ver el pasillo de la pasta: todo un pasillo de supermercado lleno de pasta a ambos lados, de arriba abajo, con variedades infinitas. Aprendí que cada variedad casaba con una salsa, no sirve cualquier pasta con cualquier salsa. 

Una de las marcas que más se veía era Barilla. Y no sabéis la cantidad de formas, tamaños y colores de pasta que tenía!! Aquí tenemos justo un par de tipos de macarrones, los clásicos espaguetis, tallarines y pajaritas para hacer ensaladas (aunque cada vez se ve más variedad, todo hay que decirlo). Pero allí había macarrones y rigattonis de diferentes grosores y longitudes, lisos o estriados; espaguetis más finos, más estrechos; pasta con forma de concha, otra llamada Mafaldas, bucatinis (que son como espaguetis pero con agujero, en plan pajita), orecchiete...


Por eso, cuando en la caja Degustabox de abril vi que había un paquete de espaguetis integrales de Barilla, decidí rendir un homenaje a la gastronomía italiana y versionar este clásico para que lo pueda comer incluso la gente vegetariana, o si os estáis planteando reducir el consumo de carne.

Además son espaguetis integrales! Es mejor que los hidratos que consumimos sean integrales, ya que aportan fibra, y gracias a esa fibra los hidratos se absorben más despacio. Eso evita los picos de azúcar en sangre, que además si no lo vamos a quemar seguidamente haciendo ejercicio se acaba convirtiendo en grasa.

Por cierto, si queréis recibir la Degustabox en casa todos los meses, simplemente tenéis que registraros en su página web. Al hacerlo, no olvidéis introducir el código LA3WN; así conseguiréis la primera caja por sólo 7,99€. Merece la pena! Y para que os hagáis una idea, aquí os dejo el contenido de la última caja: granola All Bran prebiotic de Kellogg's; salsa tandoori de Patak's (tiene lácteos); chocolates Valor minis, hay 3 variedades y todas son de chocolate negro con alto % de cacao; aroma natural de naranjas de Valencia de Dr. Oetker; aceitunas rellenas de anchoa sin potenciador del sabor de Fragata; piadinas (son como tortillas para fajitas) de Zanuy; arroz basmati Nomen en vasitos; caramelos masticables de JellyBean; salsa roquefort de Ybarra (tiene lácteos); y spaghetti integrale de Barilla.



SPAGHETTI BOLOGNESA VEGANOS


Dificultad: fácil.
Cocción de la pasta: 9 minutos.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Alérgenos: gluten, soja

Ingredientes

  • 250 g de spaghetti integrales de Barilla 
  • 100 g de soja texturizada
  • un chorrito de salsa de soja (opcional)
  • aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 200 g de salsa de tomate 
  • sal y pimienta (al gusto)
  • parmesano vegano para espolvorear (opcional)


Preparación


1.- Cocemos la pasta en agua hirviendo con un poco de sal. Tarda 9 minutos. Una vez lista, escurrir y reservar.

2.- Ponemos a hidratar la soja texturizada en un bol con agua hasta cubrirla y con un chorrito de salsa de soja. Tiene que estar 20 minutos.

3.- Picamos el ajo y la cebolla.

4.- Calentamos un chorrito de aceite en una sartén a fuego medio y echamos el ajo picado. Una vez que empiece a dorarse, añadimos la cebolla picada y sofreímos. 

5.- Escurrimos bien la soja texturizada y la añadimos a la sartén. Movemos y salteamos un par de minutos. Añadimos la salsa de tomate y salpimentamos al gusto. 

6.- Ponemos los espaguetis en un plato y bañamos con la salsa. Podemos espolvorear parmesano vegano por encima.


Consejos:

  • la salsa de soja para hidratar la soja texturizada es opcional, ayuda a darle un poco más de sabor.
  • además de ajo y cebolla, también se suele añadir zanahoria. Aunque esta salsa es un poco como la tortilla de patatas, en cada casa tienen su versión.
  • lo normal es añadir un par de tomates maduros en el sofrito y algo menos de salsa de tomate. Pero como yo no tenía tomates, pues puse más salsa.
  • esta salsa la usan normalmente para acompañar espaguetis o alguna otra pasta larga.


Si os gustan los espaguetis a la boloñesa, os animo a que probéis esta versión vegana. Si queréis reducir un poco vuestro consumo de carne o, sin más, si queréis probar cosas diferentes, esta versión os va a gustar seguro. 

Muás
Iratxe