miércoles, 4 de julio de 2018

Cómo hacer azúcar invertido. Receta fácil

Os traigo una receta muy fácil de preparar y que os va a servir de ingrediente para otras muchas. Y es que hacer azúcar invertido es realmente sencillo y os va a venir de perlas este verano para preparar helados caseros.


El azúcar invertido se forma por hidrólisis ácida del azúcar, en la que la sacarosa (el azúcar que solemos usar) se descompone en los dos azúcares básicos que la componen: glucosa y fructosa. Al estar descompuesto tiene mayor poder endulzante que el azúcar. De manera natural se encuentra en la miel o en algunos siropes vegetales. Ese proceso de hidrólisis se suele dar también de forma "inconsciente" cuando hacemos mermeladas, al mezclar el azúcar con el limón.

Para que se dé la reacción necesitamos básicamente un ácido y una base. Se puede preparar usando sobres de gasificantes, de esos que se usan para que los bizcochos queden más jugosos. Pero si no encontráis de esos sobres o si simplemente preferís hacerlo de una manera más sencilla, hoy os enseño a hacerlo usando ingredientes que solemos tener por casa: como ácido, zumo de limón; y como base, bicarbonato.




Pero vamos a lo importante: ¿para qué sirve el azúcar invertido? Pues bien, principalmente se usa en bollería y panadería para aumentar la fermentación de las masas, ya que la levadura digiere mejor la glucosa y la fructosa por separado. Además aumenta la retención de humedad, por lo que retrasa la resecación y aumenta el tiempo de conservación.

También se usa en la preparación de helados, pues tiene un potente poder anticristalizante. Esto viene muy bien, sobre todo si no tenéis una heladera. Al usar azúcar invertido logramos que el punto de congelación disminuya y el helado quede más suave.



AZÚCAR INVERTIDO


Dificultad: fácil. 
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Alérgenos: --------

Ingredientes


  • 375 g de azúcar
  • 150 ml de agua
  • una cucharadita de zumo de limón
  • una cucharadita de bicarbonato

Preparación


1.- Echamos en un cazo el azúcar, el agua y el zumo de limón. Removemos y lo ponemos a fuego medio-alto durante 10 minutos. Si tenéis un termómetro de cocina, hay que dejarlo hasta que alcance 100ºC.

2.- Dejamos que se vaya enfriando unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Si tenéis termómetro, hay que esperar hasta que baje a 50ºC.

3.- Llegado a esa temperatura, añadimos el bicarbonato y removemos. Veréis que se empieza a formar una capa blanquecina de espuma, la retiramos con una cuchara.

4.- Guardamos el azúcar invertido en un tarro hermético limpio.


Consejos:

  • si lo guardáis bien, en un bote hermético y protegido de la luz y la humedad, puede aguantar bien hasta un año.
  • si sustituís parte del azúcar de una receta de bollería por azúcar invertido, notaréis una diferencia importante en cuanto a esponjosidad. 
  • tienen un poder endulzante un 30% mayor que el azúcar normal.
  • se puede preparar usando sobres gasificantes. En ese caso, el sobre blanco equivaldría al limón de la receta que os he dado y el morado al bicarbonato. Por lo demás, la preparación es igual.


En la próxima receta os voy a enseñar cómo usarlo para preparar un delicioso y sencillo helado casero. Seguro que en cuanto probéis el resultado de usar este azúcar empezaréis a usarlo a menudo, porque es muy fácil de hacer y se nota la diferencia. ¿Habíais probado ya?

Muás
Iratxe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^