miércoles, 11 de julio de 2018

Helado de plátano, pistacho y algarroba. Receta vegana fácil

Preparar helado casero es muy, pero que muy fácil. Hoy os enseño a preparar en un suspiro un helado de plátano, pistacho y algarroba, mucho más saludable que los helados comerciales y que se prepara en un abrir y cerrar de ojos. 


Desde que descubrí que se podía preparar helado simplemente con plátano congelado (tenéis la receta aquí) son muchas las veces que lo he hecho. Es fácil, se prepara rápido, y además no lleva lácteos. Cuando no puedes tomar lácteos te das cuenta de lo difícil que es poder tomarte un helado y valoras muchísimo cuando lo haces. 

Ya os conté aquí cómo se hace el helado de plátano "base". A partir de ahí, podéis hacer las variaciones que se os ocurran e incluir los ingredientes que queráis.


En el caso de hoy, le he añadido algarroba. Iba a usar cacao en polvo, pero me acordé de que tengo harina de algarroba en casa y es el ingrediente ideal para sustituir el cacao de manera más saludable. Además la combinación plátano-chocolate siempre es un acierto.

Pero para darle un toque diferente se me ocurrió sumar a la ecuación unos pistachos molidos...¡¡¡y queda de maravilla!!! 


La idea de los pistachos se me ocurrió cuando me llegó la Degustabox de junio. Entre todos los productos de este mes (casi todos sin lácteos, bieeeeeeeeen!!!!), venía un paquete de pistachos Wonderful. Ya he comido más veces los frutos secos de esta marca y la verdad es que están muy buenos.


Si vosotros también queréis recibir la caja Degustabox en vuestra casa todos los meses, sólo tenéis que daros de alta en su página web. Al hacerlo, introducid el código SUQS4 y la primera os saldrá más barata, por 9,99€ en lugar de 14,99€. Apuntaos porque merece la pena!! Pasaos por sus redes sociales para saber más: Facebook, Instagram y Youtube.

Para animaros, os cuento lo que venía en la última caja: preparado para tortitas de Royal, dos latas de GreenCola (es un refresco de cola sin azúcar, con stevia), ensalada Eco con espelta de Calvo, dos botellas de sidra de The Good Cider, café con leche Deliss de Puleva (este lleva lácteos), barquitas mexicanas de Old El Paso, caramelos con piñones y panela bio de El Caserío, galletas campurrianas pero con chocolate (qué míticas!!), barritas Hero Muesly de avena y almendras (llevan lácteos) y pistachos Wonderful


HELADO DE PLÁTANO, PISTACHO Y ALGARROBA


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Congelado: 2 horas mínimo.
Alérgenos: pistachos.


Ingredientes

  • 3 plátanos maduros
  • 100 g. de pistachos (yo usé pistachos Wonderful)
  • 1 cucharada de harina de algarroba
  • 3 cucharadas de azúcar invertido (o sirope de agave, o miel)

Preparación


1.- En primer lugar tenemos que pelar y cortar el plátano en rodajas no muy gruesas, más o menos del mismo tamaño todas. Las ponemos en un tupper o bolsa de congelar y metemos al congelador. Metemos en el congelador por lo menos 2 horas.

2.- Mientras vamos pelando los pistachos (si es que vienen con cáscara) y los picamos finamente con la batidora.

3.- Pasado el tiempo de congelado, colocamos las rodajas (así congeladas, tal cual), en una picadora o procesador de alimentos. Empezamos a batir y cuando empiece a coger textura cremosa (le cuesta un rato) añadimos los pistachos picados (guardamos unos pocos para decorar), la harina de algarroba y el azúcar invertido. Seguimos batiendo hasta obtener la textura de helado.

4.- Servir inmediatamente.


Consejos:

  • una vez hecho se puede volver a congelar, pero entonces ya no estará tan cremoso.
  • es importante que los plátanos estén muy maduros, ya medio pochos, porque así estarán más dulces de sabor.
  • para endulzar podéis usar lo que queráis, pero mejor que tenga una textura medio líquida.
  • si usáis miel, recordad que ya no será una receta vegana.
  • en lugar de harina de algarroba, podéis usar cacao en polvo.
  • con el helado de plátano como base podéis hacer todas las recetas que se os ocurran. 

Ya veis qué cosa más fácil y tonta es hacer helado casero, sin ingredientes raros y sin heladera. Animaos a hacerlo y a probar tantas combinaciones como se os ocurran, ¡serán un éxito!

Muás
Iratxe

miércoles, 4 de julio de 2018

Cómo hacer azúcar invertido. Receta fácil

Os traigo una receta muy fácil de preparar y que os va a servir de ingrediente para otras muchas. Y es que hacer azúcar invertido es realmente sencillo y os va a venir de perlas este verano para preparar helados caseros.


El azúcar invertido se forma por hidrólisis ácida del azúcar, en la que la sacarosa (el azúcar que solemos usar) se descompone en los dos azúcares básicos que la componen: glucosa y fructosa. Al estar descompuesto tiene mayor poder endulzante que el azúcar. De manera natural se encuentra en la miel o en algunos siropes vegetales. Ese proceso de hidrólisis se suele dar también de forma "inconsciente" cuando hacemos mermeladas, al mezclar el azúcar con el limón.

Para que se dé la reacción necesitamos básicamente un ácido y una base. Se puede preparar usando sobres de gasificantes, de esos que se usan para que los bizcochos queden más jugosos. Pero si no encontráis de esos sobres o si simplemente preferís hacerlo de una manera más sencilla, hoy os enseño a hacerlo usando ingredientes que solemos tener por casa: como ácido, zumo de limón; y como base, bicarbonato.


Pero vamos a lo importante: ¿para qué sirve el azúcar invertido? Pues bien, principalmente se usa en bollería y panadería para aumentar la fermentación de las masas, ya que la levadura digiere mejor la glucosa y la fructosa por separado. Además aumenta la retención de humedad, por lo que retrasa la resecación y aumenta el tiempo de conservación.

También se usa en la preparación de helados, pues tiene un potente poder anticristalizante. Esto viene muy bien, sobre todo si no tenéis una heladera. Al usar azúcar invertido logramos que el punto de congelación disminuya y el helado quede más suave.



AZÚCAR INVERTIDO


Dificultad: fácil. 
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Alérgenos: --------

Ingredientes


  • 375 g de azúcar
  • 150 ml de agua
  • una cucharadita de zumo de limón
  • una cucharadita de bicarbonato

Preparación


1.- Echamos en un cazo el azúcar, el agua y el zumo de limón. Removemos y lo ponemos a fuego medio-alto durante 10 minutos. Si tenéis un termómetro de cocina, hay que dejarlo hasta que alcance 100ºC.

2.- Dejamos que se vaya enfriando unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Si tenéis termómetro, hay que esperar hasta que baje a 50ºC.

3.- Llegado a esa temperatura, añadimos el bicarbonato y removemos. Veréis que se empieza a formar una capa blanquecina de espuma, la retiramos con una cuchara.

4.- Guardamos el azúcar invertido en un tarro hermético limpio.


Consejos:

  • si lo guardáis bien, en un bote hermético y protegido de la luz y la humedad, puede aguantar bien hasta un año.
  • si sustituís parte del azúcar de una receta de bollería por azúcar invertido, notaréis una diferencia importante en cuanto a esponjosidad. 
  • tienen un poder endulzante un 30% mayor que el azúcar normal.
  • se puede preparar usando sobres gasificantes. En ese caso, el sobre blanco equivaldría al limón de la receta que os he dado y el morado al bicarbonato. Por lo demás, la preparación es igual.


En la próxima receta os voy a enseñar cómo usarlo para preparar un delicioso y sencillo helado casero. Seguro que en cuanto probéis el resultado de usar este azúcar empezaréis a usarlo a menudo, porque es muy fácil de hacer y se nota la diferencia. ¿Habíais probado ya?

Muás
Iratxe