martes, 24 de abril de 2018

Batido de piña y pepino. Receta detox vegana

Una combinación de sabores que, aunque de primeras os pueda asustar, es de lo más refrescante y deliciosa. Un batido para hidratarnos y cuidarnos, ligero y perfecto de cara al buen tiempo ;) Os va a sorprender este batido de piña y pepino, que tiene propiedades depurativas.




Tengo que confesar que no soy una persona que se preocupe en exceso por hacer dieta o tomar alimentos que sean depurativos ni nada de eso. Aunque hay días en los que de repente me entra el siroco y quiero ser súper sana y comer súper limpio. Lo malo (o lo bueno, según se mire ;p) es que se me pasa enseguida.

Pero como sé que hay gente que sí que se preocupa por su alimentación y además nos empezamos a acercar peligrosamente a la temida "O.B." (operación bikini), quería compartir con vosotros la receta de este batido.


Hace un par de semanas impartí un nuevo taller en El Boulevard de Vitoria-Gasteiz. Como me propusieron que preparara algo relacionado con el día mundial de la salud, pensé en hacer recetas de batidos o smoothies. En el blog ya tenéis unas cuantas recetas y me parece que son ideales para añadir más frutas y verduras a nuestra dieta.

Muchas veces no sabemos qué hacer para llegar a esas 5 piezas de fruta y verdura al día que recomiendan, por eso los batidos son un gran aliado. Eso sí, siempre con cabeza. No podemos alimentarnos exclusivamente de batidos ni debemos sustituir comidas por ellos. Tampoco es bueno tomar batidos de esos verdes que llevan verduras crudas a diario, ya que un abuso de verduras de hoja verde sin cocinar puede llegar a ser perjudicial para la salud.

Así que, como todo en esta vida, moderación y sentido común.


El batido que os enseño hoy lo preparamos en el taller y a la gente le gustó y le sorprendió muchísimo. Aunque lo del pepino nos pueda dar repelús al leerlo, os aseguro que este batido os va a encantar. Tiene un sabor muy refrescante, ideal para el calorcito y además la piña y el pepino son dos ingredientes con propiedades depurativas, debido a la cantidad de agua que contienen.

Yo no soy muy amiga del pepino, confieso que me gusta pero para el tercer trozo ya me cansa... ¡¡Pero este batido me tiene enamorada!!


BATIDO DE PIÑA Y PEPINO


Dificultad: fácil-fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cantidad: una jarra como la de la foto y un poquito más (qué precisión la mía, madre!!)
Alérgenos: --------


Ingredientes

  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 250 g de piña
  • 1 pepino
  • el zumo de 1 limón
  • sirope de agave (al gusto)

Preparación


1.- Cortamos uno de los extremos del pepino y lo frotamos con el pepino. Esto ayudará a que no repita y sea más digestivo.

2.- Pelamos el pepino y lo troceamos.

3.- Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos a máxima potencia hasta que no queden trozos. 

4.- Servir y tomar inmediatamente.


Consejos:

  • el sirope de agave es opcional, para endulzar el batido. Lo podéis sustituir por cualquier otro endulzante o incluso no ponerlo. También se puede endulzar con dátiles.
  • de sirope poned la cantidad que queráis. Después de batirlo, podéis probar y añadir más si hace falta.
  • en lugar de agua podéis usar alguna bebida vegetal. La más recomendable es la de arroz, ya que es la más insípida y líquida.
  • se puede echar el limón sin exprimir, es decir, le quitamos la piel y lo echamos tal cual.
  • el pepino lo podemos dejar sin pelar y añadir también la piel. Dependerá del tipo de pepino que uséis (que tenga la piel fina) y que sea ecológico.

Os aseguro que cuando probéis este batido os vais a enamorar. No se nota para nada el sabor del pepino y es de lo más refrescante, perfecto de cara al verano. Animaos a tomar batidos, aprovechando las frutas de temporada!

Muás
Iratxe

miércoles, 18 de abril de 2018

Brownie de limón. Receta sin lácteos y sin gluten

Todos asociamos el brownie a chocolate, pero también se puede hacer de otros sabores y el resultado es igual de bueno. Hoy os traigo un brownie de limón, en una versión sin lácteos y sin gluten y además sin azúcar refinado. Suena bien, ¿no?


Creo que todos habéis oído alguna vez la expresión de "Cuando la vida te dé limones, haz limonada". Pues bien, a mí hace un par de semanas me dio muuuuchos limones, pero como el invierno se está alargando más de la cuenta y no invita a hacer limonada, pues me decanté por un brownie de limón ;p

Eso que tengo que confesar que mi relación con las cosas "sabor a limón" no es del todo buena. No sé por qué, pero es un sabor que siempre me ha dado como mucha pereza. Rara que es una, oiga.


Pero es que me daba mucha pena que se me pocharan los limones y además nunca había hecho ningún bizcocho ni nada de sabor limón. ¿Por qué no probar? Me sonaba haber visto por ahí la versión limón del clásico brownie, así que me pareció una buena opción para probar.

Si habéis visto esta receta alguna vez, os habréis fijado en que es de color un color muy clarito, casi blanco. De hecho, lo llaman blondie (rubio) en lugar de brownie (moreno). Entonces....¿por qué el mío tiene un color de haberse pasado con los rayos UVA?


El caso es que en lugar de usar azúcar blanquilla, usé azúcar integral de coco. Lo probé por primera vez en estas galletas veganas con sprinkles y me encantó. Es un azúcar integral, mucho menos procesado que el azúcar que solemos tomar, con un color marrón intenso y un sabor muy especial. Pero claro, al ser marrón, nos "tiñe" la masa.

Eso sí, aunque este azúcar sea más recomendable que el ultra-procesado-mega-refinado azúcar blanco al que estamos acostumbrados, no deja de ser azúcar, por lo que su consumo tiene que ser moderado.


Por cierto, le puse por encima un glaseado de limón, aunque apenas se aprecie. Esto es porque mezclé limón con azúcar, pero no las cantidades ingentes de azúcar que hacen falta para obtener esos glaseados blancos y espesos que se suelen ver en las recetas. Le quise dar ese toque del glaseado, pero sin pasarme con el azúcar, así que queda más fino y líquido y por eso apenas se aprecia.

He hecho una mezcla de varias recetas y he usado aceite en lugar de margarina, ya que prefiero evitarla en la medida de lo posible.



BROWNIE DE LIMÓN


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 25-30 minutos.
Alérgenos: huevos


Ingredientes


Para el bizcocho:
  • 3 huevos
  • 150 g de azúcar integral de coco
  • 120 ml de aceite de girasol
  • zumo de 1 limón
  • ralladura de 1 limón
  • 1 pizca de sal
  • 150 g de harina sin gluten (de estos preparados para repostería)


Para el glaseado:

  • zumo de 2 limones
  • azúcar glas (la cantidad depende de la textura que queráis conseguir)


Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Tamizamos la harina y reservamos.

3.- Ponemos en un recipiente los huevos junto con el azúcar y batimos con unas varillas (o un tenedor) hasta que aumenten su volumen y estén espumosos. 

4.- Incorporamos el aceite, la ralladura de limón, el zumo de limón y la sal y mezclamos bien.

5.- Añadimos la harina tamizada y mezclamos suavemente hasta que se integre todo bien.

6.- Engrasamos el molde que vayamos a usar y vertemos en él la mezcla. Horneamos a 180ºC durante 25-30 minutos.

7.- Sacamos del horno y dejamos templar un poco antes de desmoldar sobre una rejilla.

8.- Mientras, preparamos la glasa. Para ello mezclamos el zumo de limón con azúcar glas, con ayuda de un tenedor o unas varillas. La cantidad de azúcar dependerá de lo espesa que queramos la glasa.

9.- Vertemos la glasa por toda la superficie del brownie.


Consejos:

  • podéis usar el tipo de azúcar o endulzante que queráis. Si usáis azúcar blanquilla os quedará un bizcocho de un color muy clarito.
  • en lugar de aceite podéis usar 150 g de margarina (o de mantequilla).
  • para lograr una glasa blanca y consistente tendréis que usar mucha cantidad de azúcar glas.
  • se puede usar harina de trigo normal, o cualquier combinación de harinas sin gluten que acostumbréis a usar.

Os va a sorprender lo rico que queda, y os lo digo yo, que no soy amiga de las cosas "sabor a limón". El sabor es muy fresquito, perfecto ahora que parece que ya viene la primavera por fin!!

Muás
Iratxe

miércoles, 11 de abril de 2018

Galletas rellenas de mermelada: receta vegana y sin gluten

Unas galletas suaves y delicadas, con un relleno de mermelada de fresas riquísimo. Se preparan muy rápido y de forma fácil. Además, la receta es vegana y sin gluten, por lo que todo el mundo las puede disfrutar!


Después de una semana de desconexión total, pero total-total, vuelve la rutina. Ha sido una semana andando por el monte cargada con una mochila, sin cobertura, ni televisión, ni internet, nada de conexión con nadie salvo con la naturaleza y...¡¡¡con sol y buen tiempo!! Así que he vuelto con las pilas más que cargadas dispuesta a seguir aguantando esta m----- de tiempo que tenemos por aquí por Mordor.

Eso sí, para ayudarme a llevar mejor aún la vuelta a la rutina, no he podido resistirme a encender el horno y preparar algo dulce. El resultado han sido estas delicadas y ricas galletas.


lunes, 2 de abril de 2018

Hamburguesas de mijo. Receta vegana

Hoy os traigo unas hamburguesas diferentes, una manera de introducir alimentos nuevos en nuestra dieta y de reducir el consumo de carne. Porque estas hamburguesas llevan mijo y verduras, listo. Ni lácteos, ni huevo, ni gluten


Como he dicho muchas veces, no soy vegana, pero por culpa de mi alergia a los mamíferos sólo puedo comer pavo y pollo. Aunque está bien, aburre un poco comer siempre lo mismo. Por eso me gusta probar recetas nuevas y productos diferentes, para variar la dieta.

Uno de esos descubrimientos ha sido el mijo. El mijo es un cereal y, además, uno de los pocos que no tiene gluten. Es muy utilizado en Asia y África, aquí desde hace un tiempo que se ha empezado a poner de moda, ya que además de ser apto para celiacos, es rico en  hierro y magnesio. En comparación con otros cereales tiene mayor proporción de proteínas, pero no hay que olvidar que sigue siendo alto en hidratos.