jueves, 16 de agosto de 2018

Mermelada de ciruelas amarillas

Hacer mermelada casera es muy fácil y el resultado es buenísimo. Hoy os enseño a preparar una mermelada de ciruelas amarillas con azúcar moreno que está deliciosa!!


El verano es maravilloso por muchas razones, pero una de ellas es la cantidad de frutas y verduras que hay. Sobre todo si vives en un pueblo. Las huertas y los árboles frutales están en pleno apogeo, pero no siempre da tiempo a aprovechar todo en el momento, así que una buena opción es hacer conservas.

La semana pasada una vecina me dio una bolsa llena de ciruelas amarillas, bastante maduras ya y no nos iba a dar tiempo a comerlas todas sin que se estropearan. Por eso decidí preparar mermelada con ellas.


Viendo las fotos os preguntaréis dos cosas: una, por qué aparecen ciruelas claudias en las fotos si la mermelada es de otro tipo de ciruela; y dos, si está hecha con ciruelas amarillas, por qué tiene ese color tan oscuro la mermelada. Muy observadores ;)

La respuesta a la primera pregunta es que mi suegro me regaló unas cuantas ciruelas claudias que acababa de coger en el pueblo, y como no me quedaban de las amarillas, pues las usé para las fotos. Lo de la segunda pregunta, el color se debe a que usé azúcar moreno. Si usarais azúcar blanquilla el color sería amarillo.


Preparar mermelada en casa requiere su tiempo, pero de verdad que el resultado merece la pena. Además es una manera de aprovechar la fruta de temporada y, si la conservamos bien, podemos tener mermelada para todo el año. Si tenéis Thermomix o algún cacharro de esos, es aún más fácil! También se puede hacer en la panificadora, y mira que hace años que la tengo, pero aún no he probado a hacer mermelada!

Sea como sea, animaos a preparar vuestras propias conservas!! En el blog tenéis unas cuantas recetas ;)



MERMELADA DE CIRUELAS AMARILLAS


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 40-50 minutos.
Alérgenos: ----------


Ingredientes

  • ciruelas amarillas
  • azúcar moreno (la cantidad dependerá del peso de las ciruelas sin hueso)
  • zumo de medio limón

Preparación


1.- Lo primero va a ser  esterilizar los botes que vamos a usar para envasar la mermelada. Para ello, los ponemos a hervir en una olla, abiertos, durante al menos 20 minutos.

2.- Lavamos y deshuesamos las ciruelas. Las pesamos. En mi caso fue 1 kg 250 g.

3.- Ponemos las ciruelas a cocer en una cazuela a fuego medio durante 10 minutos, para que la fruta se ablande. Pasado ese tiempo, les pasamos la batidora para que no queden trozos.

4.- Calculamos la cantidad de azúcar en función del peso de la fruta. Yo usé 500 g de azúcar moreno (ver "Consejos" más abajo).

5.- Añadimos el azúcar y el zumo de limón a la cazuela de las ciruelas y removemos bien. Dejamos cocer durante 30-40 minutos, dependiendo del espesor deseado. Hay que remover de vez en cuando, para evitar que el azúcar se pegue al fondo de la cazuela.

6.- Cuando tengamos una mermelada con la consistencia deseada, retiramos del fuego y procedemos a embotar. Para ello, cogemos los botes previamente esterilizados y secos y los llenamos con la mermelada, sin llenar hasta el tope.

7.- Para hacer el vacío y que se conserve nuestra mermelada varios meses tenemos dos opciones. Una es poner los botes al baño maría hasta que se oiga un "plop". La otra, que es la que uso yo, es poner los botes boca abajo nada más llenarlos y dejarlos así unas horas.


Consejos:

  • normalmente para el azúcar se suele calcular entre un 50 y 70% del peso de la fruta. Pero a mí no me gusta que sepa tan dulce, prefiero que se note el sabor de la fruta, por eso usé 500 g. 
  • el azúcar moreno no le da un sabor tan dulce como el azúcar blanquilla.
  • como las ciruelas tienen mucho agua, se ponen a cocer sin más. Si usarais otra fruta con menos líquido, para ponerla a cocer le tendríais que añadir un poco de agua. 
  • es imprescindible esterilizar los botes para asegurarnos que la mermelada se va a conservar bien.
  • si los botes están bien esterilizados y hacéis bien el vacío al final, tendréis mermelada para varios meses.
  • si os animáis a preparar más mermeladas, en el blog tenéis alguna más: mermelada de higos o mermelada de manzana y bayas de saúco sin azúcar.


Os aseguro que merece la pena el tiempo que lleva hacer la mermelada, luego se disfruta muchísimo!! Unas tostadas con mermelada casera son un desayuno estupendo y saludable! Tenéis la receta también en vídeo, tanto en mi Instagram como en mi nuevo canal de YouTube!! ;)


Muás
Iratxe

jueves, 9 de agosto de 2018

Helado de mango, plátano y frutos rojos. Receta vegana

Este helado de mango, plátano y frutos rojos se prepara muy fácil y rápido. Es la manera perfecta de tomar fruta y de refrescarnos al mismo tiempo; además, es vegano y ligero. ¡Perfecto!


Por aquí por el norte el mes de julio ha sido un poco regulero, y al calor le ha costado llegar. Pero la semana pasada por fin vivimos la "ola de calor", que eso traducido a números de aquí supuso máximas de 35ºC. Ya sé que por el sur eso sería "fresquito", pero aquí es mucho para nosotros. Además coincidió con las fiestas, con lo que el día del txupinazo la ciudad se convirtió en un horno.

Así que había que aprovechar para preparar más helados caseros, que son la manera perfecta para refrescarse. Y si lo hacemos en casa, además de refrescarnos controlamos los ingredientes y son más saludables.


Esta combinación que os propongo hoy, además de refrescante es de lo más colorida. El sabor es delicioso, combinan de maravilla el dulzor del mango y del plátano con el toque amargo de los frutos rojos. Pero lo mejor es que podéis hacer las combinaciones que más os gusten.

Para hacerlo me vino de perlas el molde de helados de Lékué que vino en la Degustabox de julio. Está genial, porque al ser de silicona es muy fácil desmoldarlo al sacarlo del congelador. ¡Me ha encantado!


Si vosotros también queréis recibir la caja Degustabox todos los meses en casa, sólo tenéis que daros de alta en su página web. al hacerlo, introducid el código SUQS4 y lograréis la primera caja por sólo 9,99€, en lugar de 14,99€. Podéis visitar sus redes sociales para ver qué suelen traer todos los meses: Facbook, Instagram y Youtube.

Para abrir boca, os dejo lo que me ha venido en la última caja, que por cierto me ha encantado porque menos una cosa...todo era sin lácteos!!!! Aquí la lista: alioli de salsas Chovi, cerveza Amstel original, tinto de primavera Amatista de Reymos, galletas TUC original, atún con mayonesa ligera de Isabel, caramelos de naranja con vitamina C de Mentolín, un paquete de quinoa ecológina de Goya, Doritos sabor barbacoa (y no llevan lácteos como los demás!!!), cacahuetes al punto de sal de Planters, surtido de patés y cremas de Iberitos (esto es lo único que no he podido probar, ya que llevan lácteos y mamífero), y por último el molde para helados de Lékué.



HELADO DE MANGO, PLÁTANO Y FRUTOS ROJOS


Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo (congelado): mínimos 2 horas.
Cantidad: 5 polos.
Alérgenos: soja


Ingredientes


  • 1 puñado de frutos rojos (frescos o congelados)
  • 1 mango maduro
  • 1 plátano maduro
  • 1 yogur de soja sabor mango (o natural)

Preparación


1.- Cogemos el puñado de frutos rojos (yo usé congelados) y los batimos hasta conseguir un puré.

2.- Ponemos un par de cucharaditas del puré en el fondo de cada molde y reservamos en el congelador mientras preparamos el resto.

3.- Pelamos y cortamos en rodajas el plátano. Lo colocamos en el procesador de alimentos (o en el vaso de la batidora).

4.- Pelamos y troceamos el mango y lo añadimos junto con el plátano. Por último añadimos el yogur de soja de mango.

5.- Batimos bien hasta lograr una textura homogénea, sin grumo.

6.- Rellenamos los moldes. Cerramos bien y los metemos al congelador durante al menos dos horas.


Consejos:

  • no necesitáis añadirle azúcar a este helado, ya que es suficiente con la propia de las frutas. Por eso es importante que estén bien maduras.
  • podéis usar un yogur de soja natural, azucarado. O de los que hay de almendra o de coco.
  • si no tenéis problema con los lácteos, podéis usar un yogur de vaca, de sabor natural azucarado.
  • aprovechad para hacer vuestras propias combinaciones de frutas. Las opciones son infinitas!! 


Como os digo siempre, es muy fácil hacer helados en casa y las posibilidades que tenemos son infinitas. Simplemente aprovechad la fruta de verano para hacer todas las combinaciones que se os ocurran. ¡¡Y a disfrutar!!

Por cierto, podéis ver cómo se hace esta receta...¡¡en mi canal de Youtube!! No soy yo muy dada a esto, me da mucha vergüenza, además voy grabando con el móvil malamente... Pero bueno, poco a poco iré mejorando ;)

Muás
Iratxe

jueves, 2 de agosto de 2018

(falso) Queso parmesano vegano

Os va a sorprender lo fácil que es preparar un queso parmesano vegano. Lleva pocos ingredientes, se prepara muy rápido y queda buenísimo! Perfecto para acompañar pastas, ensaladas,...


Hace ya 3 años que me dijeron que tenía que dejar de tomar lácteos. Desde entonces lo que peor llevo de todo es no poder comer queso. Los sucedáneos que encuentro no me terminan de convencer y no hay sustitutos "aceptables" como pasa con la leche o los yogures. Por eso, suelo buscar recetas de quesos veganos para probar a hacer en casa, a ver si por lo menos me quitan un poco el mono.

Aunque os tengo que confesar que lo de llamarlos "quesos" no me termina de gustar, ya que no son queso en realidad...¡¡ni se le parecen!! Hay algunos que se asemejan bastante e imitan bien la textura o el olor, pero el sabor no tiene nada que ver con el de verdad.


Hace unos meses publiqué este queso vegano para dippear y os confieso que es de los mejores quesos veganos que he comido hasta ahora. Después de esa experiencia tan positiva, me quise animar a probar con el parmesano vegano, a ver qué tal. ¡¡Y la verdad es que está muy bueno!!

Este queso tiene una textura similar al parmesano rallado, pero no os voy a engañar, no se funde. Eso sí, para darle un toque a los platos de pasta, de verduras o a las ensaladas va genial! Y lo mejor es que es muy fácil de hacer y os va a ayudar a quitar el mono ;)


QUESO PARMESANO VEGANO


Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Alérgenos: frutos secos, gluten


Ingredientes

  • 100 g de anacardos
  • 3 cucharadas de levadura de cerveza
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo

Preparación


1.- Ponemos todos los ingredientes en el procesador de alimentos (o en el vaso de la batidora). Batimos a máxima potencia hasta lograr una textura arenosa gruesa. 

2.- Guardamos en un bote hermético hasta su uso.


Consejos:

  • como todos los ingredientes son secos aguanta mucho tiempo en un bote hermético.
  • le podéis añadir cebolla seca también para darle más sabor.
  • también podéis probar con otros frutos secos como almendras o nueces, pero como mejor queda es con anacardos.


Os animo a que lo probéis, porque seguro que os sorprende lo bien que queda. A mí ahora me queda intentar probar a hacer queso vegano para fundir, porque hace unos meses probé pizza con queso vegano en un restaurante y casi lloro de la emoción de lo bueno que estaba!! Tengo que hacerlo en casa! ;)

Muás
Iratxe

jueves, 19 de julio de 2018

Helado de coco vegano. Receta con 2 ingredientes

Os vuelvo a traer una receta de helado muy fácil de preparar, con sólo 2 ingredientes y que os va a encantar: helado de coco. Además es sin gluten y vegano, vamos, que a no ser que seáis alérgicos al coco o no os guste, este helado lo puede degustar cualquiera.


Aunque este verano está siendo de lo más raro en cuanto al tiempo, de vez en cuando tenemos días en los que apetece comer helado. Bueno, más que días, mañanas, porque aquí hace sol por la mañana y luego por la tarde caen unas tormentas de miedo. Pero esto es el norte y es lo que hay...

El caso es que apetece comer helado y siempre es más recomendable que sea casero. Así sabemos lo que comemos y la cantidad de azúcar y grasa que lleva.


Hace no mucho os enseñé a preparar azúcar invertido y os conté para qué se usa. Uno de los usos es, además de para endulzar, para ayudar a que los helados cristalicen menos y queden más cremosos. Así que en este helado lo vamos a usar para que nos quede más rico.

La leche de coco es de por sí bastante grasa, lo cual es bueno para que los helados queden cremosos y se formen menos cristales de hielo. Pero tiene que ser leche de coco de la de lata, no de las que vienen en brick. Las de brick son más bien agua de coco, con muy poco proporción de coco y mucha de agua. Además son más insípidas.


Para preparar este helado no es necesario tener una heladera, aunque si la tenéis os va a quedar más cremoso. Sin usar heladera y si queréis que quede muy cremoso, tendréis que remover la mezcla cada media hora durante las dos primeras horas de congelado. Si no lo hacéis quedará bien también, pero menos cremoso.

¡¡Vamos a ello!!


HELADO DE COCO


Dificultad: fácil-fácil.
Tiempo de preparación: 2 minutos.
Congelado: 2 horas mínimo.
Alérgenos: ------


Ingredientes


  • 1 lata de leche de coco (200 ml.)
  • 3 cucharadas de azúcar invertido (receta aquí)

Preparación


1.- Vaciamos la lata en un bol y la mezclamos bien, ya que normalmente en la lata se suele separar en dos capas, una más gorda (la nata) y otra líquida (líquido). Mezclamos hasta que quede homogénea.

2.- Añadimos las cucharadas de azúcar invertido y mezclamos bien.

3.- Vertemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador (lo mejor es un tupper) y metemos en el congelador.

4.- Si queremos que nos quede bien cremoso, durante las 2 primeras horas tenemos que sacar el helado del congelador cada media hora y mezclar enérgicamente. 


Consejos:


  •  podéis sustituir el azúcar invertido por miel. En ese caso tenéis que tener en cuenta que ya no sería un helado vegano.
  • si tenéis heladera, mezcláis la leche de coco y el azúcar invertido, metéis la mezcla en la máquina y luego seguís las instrucciones.
  • otra opción es verter la mezcla en moldes para polos y dejar que se congele.
  • podéis añadirle trocitos de chocolate, frutos rojos, virutas de coco,...

Ya veis que hacer helados en casa es muy, pero que muy fácil; así que no tenéis excusa para no disfrutar de helados caseros este verano. Siempre podéis probar distintas variaciones y combinaciones de ingredientes, así podéis disfrutar todo el verano!

Muás
Iratxe

miércoles, 11 de julio de 2018

Helado de plátano, pistacho y algarroba. Receta vegana fácil

Preparar helado casero es muy, pero que muy fácil. Hoy os enseño a preparar en un suspiro un helado de plátano, pistacho y algarroba, mucho más saludable que los helados comerciales y que se prepara en un abrir y cerrar de ojos. 


Desde que descubrí que se podía preparar helado simplemente con plátano congelado (tenéis la receta aquí) son muchas las veces que lo he hecho. Es fácil, se prepara rápido, y además no lleva lácteos. Cuando no puedes tomar lácteos te das cuenta de lo difícil que es poder tomarte un helado y valoras muchísimo cuando lo haces. 

Ya os conté aquí cómo se hace el helado de plátano "base". A partir de ahí, podéis hacer las variaciones que se os ocurran e incluir los ingredientes que queráis.


En el caso de hoy, le he añadido algarroba. Iba a usar cacao en polvo, pero me acordé de que tengo harina de algarroba en casa y es el ingrediente ideal para sustituir el cacao de manera más saludable. Además la combinación plátano-chocolate siempre es un acierto.

Pero para darle un toque diferente se me ocurrió sumar a la ecuación unos pistachos molidos...¡¡¡y queda de maravilla!!! 


La idea de los pistachos se me ocurrió cuando me llegó la Degustabox de junio. Entre todos los productos de este mes (casi todos sin lácteos, bieeeeeeeeen!!!!), venía un paquete de pistachos Wonderful. Ya he comido más veces los frutos secos de esta marca y la verdad es que están muy buenos.


Si vosotros también queréis recibir la caja Degustabox en vuestra casa todos los meses, sólo tenéis que daros de alta en su página web. Al hacerlo, introducid el código SUQS4 y la primera os saldrá más barata, por 9,99€ en lugar de 14,99€. Apuntaos porque merece la pena!! Pasaos por sus redes sociales para saber más: Facebook, Instagram y Youtube.

Para animaros, os cuento lo que venía en la última caja: preparado para tortitas de Royal, dos latas de GreenCola (es un refresco de cola sin azúcar, con stevia), ensalada Eco con espelta de Calvo, dos botellas de sidra de The Good Cider, café con leche Deliss de Puleva (este lleva lácteos), barquitas mexicanas de Old El Paso, caramelos con piñones y panela bio de El Caserío, galletas campurrianas pero con chocolate (qué míticas!!), barritas Hero Muesly de avena y almendras (llevan lácteos) y pistachos Wonderful


HELADO DE PLÁTANO, PISTACHO Y ALGARROBA


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Congelado: 2 horas mínimo.
Alérgenos: pistachos.


Ingredientes

  • 3 plátanos maduros
  • 100 g. de pistachos (yo usé pistachos Wonderful)
  • 1 cucharada de harina de algarroba
  • 3 cucharadas de azúcar invertido (o sirope de agave, o miel)

Preparación


1.- En primer lugar tenemos que pelar y cortar el plátano en rodajas no muy gruesas, más o menos del mismo tamaño todas. Las ponemos en un tupper o bolsa de congelar y metemos al congelador. Metemos en el congelador por lo menos 2 horas.

2.- Mientras vamos pelando los pistachos (si es que vienen con cáscara) y los picamos finamente con la batidora.

3.- Pasado el tiempo de congelado, colocamos las rodajas (así congeladas, tal cual), en una picadora o procesador de alimentos. Empezamos a batir y cuando empiece a coger textura cremosa (le cuesta un rato) añadimos los pistachos picados (guardamos unos pocos para decorar), la harina de algarroba y el azúcar invertido. Seguimos batiendo hasta obtener la textura de helado.

4.- Servir inmediatamente.


Consejos:

  • una vez hecho se puede volver a congelar, pero entonces ya no estará tan cremoso.
  • es importante que los plátanos estén muy maduros, ya medio pochos, porque así estarán más dulces de sabor.
  • para endulzar podéis usar lo que queráis, pero mejor que tenga una textura medio líquida.
  • si usáis miel, recordad que ya no será una receta vegana.
  • en lugar de harina de algarroba, podéis usar cacao en polvo.
  • con el helado de plátano como base podéis hacer todas las recetas que se os ocurran. 

Ya veis qué cosa más fácil y tonta es hacer helado casero, sin ingredientes raros y sin heladera. Animaos a hacerlo y a probar tantas combinaciones como se os ocurran, ¡serán un éxito!

Muás
Iratxe

miércoles, 4 de julio de 2018

Cómo hacer azúcar invertido. Receta fácil

Os traigo una receta muy fácil de preparar y que os va a servir de ingrediente para otras muchas. Y es que hacer azúcar invertido es realmente sencillo y os va a venir de perlas este verano para preparar helados caseros.


El azúcar invertido se forma por hidrólisis ácida del azúcar, en la que la sacarosa (el azúcar que solemos usar) se descompone en los dos azúcares básicos que la componen: glucosa y fructosa. Al estar descompuesto tiene mayor poder endulzante que el azúcar. De manera natural se encuentra en la miel o en algunos siropes vegetales. Ese proceso de hidrólisis se suele dar también de forma "inconsciente" cuando hacemos mermeladas, al mezclar el azúcar con el limón.

Para que se dé la reacción necesitamos básicamente un ácido y una base. Se puede preparar usando sobres de gasificantes, de esos que se usan para que los bizcochos queden más jugosos. Pero si no encontráis de esos sobres o si simplemente preferís hacerlo de una manera más sencilla, hoy os enseño a hacerlo usando ingredientes que solemos tener por casa: como ácido, zumo de limón; y como base, bicarbonato.


Pero vamos a lo importante: ¿para qué sirve el azúcar invertido? Pues bien, principalmente se usa en bollería y panadería para aumentar la fermentación de las masas, ya que la levadura digiere mejor la glucosa y la fructosa por separado. Además aumenta la retención de humedad, por lo que retrasa la resecación y aumenta el tiempo de conservación.

También se usa en la preparación de helados, pues tiene un potente poder anticristalizante. Esto viene muy bien, sobre todo si no tenéis una heladera. Al usar azúcar invertido logramos que el punto de congelación disminuya y el helado quede más suave.



AZÚCAR INVERTIDO


Dificultad: fácil. 
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Alérgenos: --------

Ingredientes


  • 375 g de azúcar
  • 150 ml de agua
  • una cucharadita de zumo de limón
  • una cucharadita de bicarbonato

Preparación


1.- Echamos en un cazo el azúcar, el agua y el zumo de limón. Removemos y lo ponemos a fuego medio-alto durante 10 minutos. Si tenéis un termómetro de cocina, hay que dejarlo hasta que alcance 100ºC.

2.- Dejamos que se vaya enfriando unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Si tenéis termómetro, hay que esperar hasta que baje a 50ºC.

3.- Llegado a esa temperatura, añadimos el bicarbonato y removemos. Veréis que se empieza a formar una capa blanquecina de espuma, la retiramos con una cuchara.

4.- Guardamos el azúcar invertido en un tarro hermético limpio.


Consejos:

  • si lo guardáis bien, en un bote hermético y protegido de la luz y la humedad, puede aguantar bien hasta un año.
  • si sustituís parte del azúcar de una receta de bollería por azúcar invertido, notaréis una diferencia importante en cuanto a esponjosidad. 
  • tienen un poder endulzante un 30% mayor que el azúcar normal.
  • se puede preparar usando sobres gasificantes. En ese caso, el sobre blanco equivaldría al limón de la receta que os he dado y el morado al bicarbonato. Por lo demás, la preparación es igual.


En la próxima receta os voy a enseñar cómo usarlo para preparar un delicioso y sencillo helado casero. Seguro que en cuanto probéis el resultado de usar este azúcar empezaréis a usarlo a menudo, porque es muy fácil de hacer y se nota la diferencia. ¿Habíais probado ya?

Muás
Iratxe

martes, 26 de junio de 2018

Bizcocho de calabacín. Receta sin azúcar

Este bizcocho de calabacín os va a sorprender por su jugosidad y su sabor suave. Además, no lleva azúcar, sino un endulzante natural: sirope de dátiles. Perfecto para el desayuno de los fines de semana!!


Ya sé que ahora andamos todos medio achicharrados porque ha llegado el verano de golpe, pero cuando preparé este bizcocho la semana pasada por aquí todavía hacía bastante fresquete. Además, por lo menos por aquí, no te puedes fiar de que una semana haga calor, porque lo mismo luego te vienen dos en las que hace malo...

Bueno, y si hace calor tampoco pasa nada, siempre podemos hornear por la noche o a primera hora de la mañana. Por mucho calor que haga, a mí me gusta desayunar bien los fines de semana, y prefiero que sean cosas hechas por mí.


Este bizcocho, además, es más "saludable" que otros, ya que lleva verdura ;) Hace tiempo que hago bizcocho de calabacín, desde que una antigua vecina me pasó la receta. Pero aún no lo tenía en el blog y me parecía imperdonable! Una vez que lo hice queriendo hacerle fotos para publicarlo, me pudieron las ansias y lo desmoldé antes de tiempo, con lo que se rompió en bastantes pedazos y se quedó sin fotos. 

Esta vez he podido retratarlo y así os comparto la receta, que la podéis hacer tanto en versión bizcocho como magdalena y queda buenísimo!!



Pero esta vez he hecho cambios en la receta original y he sustituido el azúcar por sirope de dátiles. La receta y los usos de este sirope os los conté en la receta anterior, la tenéis aquí. Como os dije, sirve también para bizcochos, sustituyendo el azúcar. 

De esta manera tenemos un endulzante natural en lugar de azúcar refinado, que siempre es mucho más recomendable. Se puede sustituir a partes iguales, es decir, 300 g de azúcar se pueden sustituir con 300 g de sirope de dátiles. Aunque lo mejor es que hagáis pruebas y encontréis la proporción que más os convenza.



BIZCOCHO DE CALABACÍN sin azúcar


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 50-60 minutos.
Alérgenos: huevos, gluten

Ingredientes


  • 1 calabacín
  • 4 huevos
  • 150 ml de aceite de girasol
  • 250 g. de sirope de dátiles
  • 300 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 1 pizca de sal

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC. Tamizamos la harina junto con la sal y la levadura, reservamos.

2.- Pelamos el calabacín y lo partimos en trozos.

3.- Ponemos el calabacín y los huevos en el vaso de la batidora y batimos con las cuchillas (sí, sí, así tal cual, en crudo).

4.- Añadimos el aceite y seguimos batiendo -podéis seguir con la batidora de cuchillas o pasaros a una de varillas o a un tenedor-. Añadimos el sirope de dátiles e integramos todo bien.

5.- Vamos agregando a la masa poco a poco la harina, batiendo hasta lograr una masa homogénea.

6.- Engrasamos el molde que vayamos a usar y vertemos la masa. Horneamos a 180ºC durante unos 50-60 minutos. Comprobamos que está hecho pinchando con un palillo en el centro.

7.- Sacamos del horno y dejamos templar 10 minutos en el propio molde. A continuación desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar del todo.


Consejos:

  • si no tenéis sirope de dátiles o preferís usar azúcar, simplemente tenéis que sustituir la misma cantidad de azúcar. También podéis usar el endulzante que más os guste.
  • para batir el calabacín es imprescindible usar la batidora de cuchillas, para que se haga puré y no queden grumos. No os asustéis por usarlo crudo, ya que luego va al horno.
  • para hacer aún más saludable este bizcocho, podéis utilizar harina integral.
  • versión sin gluten: podéis sustituir la harina de trigo por preparado de harina sin gluten para repostería.


Aunque haga calor, buscad un huequillo para poder seguir haciendo vuestros propios bizcochos, que merece la pena desayunar cosas hechas por nosotros mismos. Sin colorantes, sin conservantes y además sabiendo lo que comemos. Y animaos a usar el sirope de dátiles en vuestras recetas!

Muás
Iratxe

martes, 19 de junio de 2018

Sirope de dátiles. Endulzante natural

Este sirope de dátiles es muy fácil de preparar y lo tenéis listo en un abrir y cerrar de ojos y es perfecto para sustituir al azúcar refinado. Es una alternativa natural y más saludable a los endulzantes comerciales aunque, como con todos, hay que consumirlo con moderación.


Hace ya bastante tiempo que no consumo azúcar refinado, por lo menos de forma consciente y voluntaria. La que llevan los productos comerciales no la evito, ya que es casi imposible!! Pero en casa, cuando cocino o tengo que endulzar algo, uso panela, azúcar de coco, miel o melaza. 

Además de esos, un endulzante natural estupendo, que creo que cada usa más la gente, son los dátiles. Son naturalmente dulces y son perfectos para endulzar nuestros postres. Por ejemplo, para endulzar los batidos vienen muy bien.


martes, 12 de junio de 2018

Queso vegano para dippear

Este queso vegano os va a encantar, os lo aseguro. Imita perfectamente al queso fundido de los nachos, con una textura que os hará dudar de si no es de verdad queso.


"Me llena de orgullo y satisfacción" enseñaros esta receta. Desde que no puedo tomar lácteos lo que más echo de menos es, sin duda, el queso. Por eso, cualquier receta o preparado que se le asemeje mínimamente me encanta. 

Aunque también tengo que decir que eso de llamar "queso" a algo que no lo es, pues como que no me gusta. Habría que pensar un nombre más adecuado para este tipo de sucedáneos que sirven para alegrarnos la vida a los que no podemos comer del de verdad. 


lunes, 4 de junio de 2018

Cookies...¡de garbanzos! Receta vegana y sin gluten

No os asustéis al leer el nombre de esta receta, porque os aseguro que estas cookies de garbanzos veganas os van a encantar. Además de ser veganas, son también sin gluten y sin azúcar, por lo que las podrá comer todo el mundo. ¡¡Y os aseguro que van a triunfar!!


Lo sé, lo sé, ahora mismo estáis pensando que esto de la repostería vegana se nos está yendo de las manos. ¿Qué guarrindongadas son esas de hacer galletas con garbanzos? Pues sí, reconozco que la idea así, de buenas a primeras, pues como que no es muy atractiva; pero os aseguro que en cuanto probéis estas galletas se os van a pasar todos esos remilgos. ¡¡Palabrita!!

Yo las he hecho ya un par de veces, además la segunda vez doblando las cantidades y han volado. No vais a notar en el sabor para nada que llevan garbanzos, de verdad os lo digo.