martes, 14 de noviembre de 2017

Bizcocho de vino blanco

Este bizcocho os va a sorprender y encantar por partes iguales. Facilísimo de hacer, sin lácteos y con un sabor particular pero delicioso. Os aseguro que no se nota el sabor del vino aunque le da un punto diferente y, además, no tiene alcohol, por lo que es apto para niños.


Hacía mucho que no preparaba un bizcocho para desayunar el fin de semana y eso no puede ser. Me encanta desayunar tranquilamente los sábados y domingos, sin prisa y disfrutando de algo dulce. A ser posible intento además que sea algo casero, que siempre es mejor que los productos comerciales.

Pero últimamente no he hecho nada y el fin de semana pasado dije que eso no podía seguir así. Así que tuve claro que prepararía un bizcocho.


Hace mucho tiempo vi un bizcocho con vino tinto y se me quedó esa idea en la cabeza. Las recetas que vi eran todas con vino y chocolate pero, no me digáis por qué, no me apetecía chocolate. La idea de hacerlo de chocolate blanco me vino porque el viernes anterior dí un taller de patés veganos en El Boulevard de Vitoria-Gasteiz y de una de las recetas me sobró bastante vino blanco. Me lo podía haber bebido, sí, pero preferí usarlo para el bizcocho ;)

Las bebidas alcohólicas se pueden utilizar en los bizcochos de muchas maneras y les dan un toque diferente y buenísimo. Además no os tenéis que preocupar por los niños, ya que durante el horneado el alcohol se evapora. Tenéis un ejemplo en este bizcocho de cerveza que publiqué hace tiempo.


Y ya que me puse a ello, de paso, he estrenado uno de los auto-regalos que me hice por mi cumple. Porque, ¿quién te va a hacer mejores regalos que tú mismo? ;)

Y sí, el regalo fue el molde de Nordic Ware. Tras años resistiéndome a gastarme una pasta en un molde, al final he caído en la tentación. Pero es que es taaaan bonito... Y además lo pillé en oferta, no os voy a engañar. Hagas el bizcocho que hagas queda de lo más lucido en este molde.



BIZCOCHO DE VINO BLANCO


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 55-60 minutos.
Alérgenos: gluten, huevo

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 150 g de panela (o azúcar)
  • 140 ml de aceite de girasol
  • 150 ml de vino blanco
  • 400 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos. 

3.- Añadimos entonces el aceite, el vino y la esencia de vainilla, mezclando bien.

4.- Tamizamos la harina junto con la levadura. Vamos incorporándola a la masa poco a poco, batiendo lo justo para que se integre.

5.- Preparamos el molde que vamos a usar, engrasándolo con un poco de aceite y espolvoreando con  un poco de harina. Vertemos la masa en el molde.

6.- Horneamos durante 55 o 60 minutos. Para comprobar pinchamos con un palillo en el centro y tiene que salir limpio.

7.- Dejamos templar 5 minutos en el propio molde y a continuación desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.


Consejos:

  • en lugar de panela podéis usar el endulzante que más os guste: azúcar blanca, azúcar moreno, edulcorantes... La panela un color más oscuro al bizcocho.
  • podéis usar el tipo de vino blanco que prefiráis.
  • versión sin gluten: podéis sustituir la harina normal por algún tipo de harina sin gluten.

Os aseguro que os va a encantar el sabor de este bizcocho, suave y esponjoso. Perfecto para los desayunos del fin de semana o para la merienda. Además ahora que ya nos ha llegado el invierno de golpe, es perfecto para tomarlo untado en un buen café calentito.

Muás
Iratxe

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Raquel!! La verdad es que sí, que tiene un saborcito buenísimo!
      Muás

      Eliminar
  2. Que bonito y esponjoso te ha quedado Iratxe, ese trocito me iría de categoría con el café que me voy a tomar!! El molde me encanta, yo le pediré uno a los reyes jeje.
    Un bst.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^