martes, 21 de noviembre de 2017

Chips de remolacha ligeros. Receta en microondas

Un aperitivo saludable, original y colorido. Ideal para picar sin sentir remordimientos o para sorprender a nuestros invitados. Además se preparan en un abrir y cerrar de ojos!


Los chips de vegetales son una opción buenísima para quitarnos ese antojo de media tarde o para acompañar otros platos. Igual que las patatas fritas. Lo que pasa es que normalmente este tipo de chips suelen ser fritos, con lo que resultan muy calóricos y llevan mucho aceite. Aunque siempre será mejor freírlo en casa y no comprar las versiones comerciales, sobre todo en el caso de las patatas fritas, que es lo que más se ve.

Pero hay una manera de preparar unos chips vegetales crujientes sin necesidad de freír, haciéndolos más sanos y ligeros. Tampoco es necesario el horno (aunque se podría hacer). Como os he adelantado en el título, nos vamos a valer del microondas.


Podemos usar distintos tipos de vegetales, aunque en función de la cantidad de agua que tengan nos costará más tiempo hacerlos. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de deshidratarlos para que queden crujientes. Los mejores resultados se obtienen con vegetales de textura similar a la patata: remolacha, zanahoria... Hace un tiempo os enseñé también una versión de calabacín y berenjena con curry.

Podéis usar las verduras que más os gusten y además combinarlas para crear un aperitivo de lo más colorido. Queda muy bonito mezclar por ejemplo patata, remolacha y zanahoria. Simplemente tenéis que seguir las indicaciones que os voy a dar para que os queden crujientes y se conserven bien.


CHIPS DE REMOLACHA


Dificultad: si no tenéis mandolina, hacer rodajas os va a llevar un rato...
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: unos 4 minutos por tanda.
Alérgenos: ------



Ingredientes

  • 1 remolacha
  • sal

Preparación


1.- Lavamos y pelamos la remolacha.

2.- La cortamos en rodajas finas, a ser posible todas del mismo grosor. Con una mandolina esto es coser y cantar; sin ella, como fue mi caso, os costará un buen rato y es difícil atinar con el grosor.

3.- Colocamos las rodajas en un plato o fuente apta para microondas o directamente sobre un trozo de papel de horno. Las lonchas no tienen que tocarse entre ellas, así que tendremos que hacer varias tandas.

4.- Echamos un poquito de sal sobre las rodajas y las metemos al microondas. Calentamos a máxima potencia durante 2 minutos. Sacamos, les damos la vuelta, otro poco de sal y al microondas 1 minutos.

5.- A partir de aquí, les vamos dando golpes de 30 segundos, girándolas de vez en cuando, hasta que se deshidraten por completo. Tienen que quedar crujientes, pero sin quemarse.

6.- Las pasamos a una rejilla para que se enfríen bien, dándoles aire por todas partes para que se mantengan crujientes. Si las dejáis en el plato se ablandarán a causa del calor.


Consejos:


  • este mismo método lo podéis aplicar también con frutas. Por ejemplo con manzana y plátano es con lo que mejor queda.
  • los chips también se pueden hacer al horno. En ese caso, colocáis las rodajas de verdura en la bandeja del horno y tenéis que echar un chorrito de aceite, tanto por debajo para que no se peguen, como por encima. Calentaremos el horno a 140ºC y necesitaremos unos 40-50 minutos. El tiempo que necesiten dependerá de la cantidad de agua que tenga la verdura o fruta utilizada. Podéis dar la vuelta a los chips a media cocción para que se hagan mejor.
  • siempre podéis recurrir a la forma tradicional y freírlos en una sartén con abundante aceite, como si fueran patatas fritas. En este caso, habrá que ponerlos luego sobre papel de cocina para que expulsen el exceso de aceite y grasa.
  • si tenéis una mandolina, os facilitará y acelerará mucho el proceso de cortar las rodajas. Lo bueno es que, además de hacerlo más rápido, os aseguraréis de que todas las rodajas tienen el mismo grosor y eso es muy importante durante la cocción, para que se hagan todas por igual.
  • una vez hechas, si las dejáis secar sobre una rejilla quedarán más crujientes. Luego las podéis guardar en un recipiente hermético y se conservan durante varios días. ¡¡Pero tienen que estar bien secas!! Si no se han deshidratado del todo o han quedado un poco blandas, al guardarlas se irán reblandeciendo por culpa de la humedad.


Ya veis qué manera tan fácil de comer verdura, sobre todo ideal para "engañar" a los más pequeños de la casa o para picar sin remordimientos. También sirven para "dipear" con salsas. ¡Animaos a probar!

Muás
Iratxe

martes, 14 de noviembre de 2017

Bizcocho de vino blanco

Este bizcocho os va a sorprender y encantar por partes iguales. Facilísimo de hacer, sin lácteos y con un sabor particular pero delicioso. Os aseguro que no se nota el sabor del vino aunque le da un punto diferente y, además, no tiene alcohol, por lo que es apto para niños.


Hacía mucho que no preparaba un bizcocho para desayunar el fin de semana y eso no puede ser. Me encanta desayunar tranquilamente los sábados y domingos, sin prisa y disfrutando de algo dulce. A ser posible intento además que sea algo casero, que siempre es mejor que los productos comerciales.

Pero últimamente no he hecho nada y el fin de semana pasado dije que eso no podía seguir así. Así que tuve claro que prepararía un bizcocho.


Hace mucho tiempo vi un bizcocho con vino tinto y se me quedó esa idea en la cabeza. Las recetas que vi eran todas con vino y chocolate pero, no me digáis por qué, no me apetecía chocolate. La idea de hacerlo de chocolate blanco me vino porque el viernes anterior dí un taller de patés veganos en El Boulevard de Vitoria-Gasteiz y de una de las recetas me sobró bastante vino blanco. Me lo podía haber bebido, sí, pero preferí usarlo para el bizcocho ;)

Las bebidas alcohólicas se pueden utilizar en los bizcochos de muchas maneras y les dan un toque diferente y buenísimo. Además no os tenéis que preocupar por los niños, ya que durante el horneado el alcohol se evapora. Tenéis un ejemplo en este bizcocho de cerveza que publiqué hace tiempo.


Y ya que me puse a ello, de paso, he estrenado uno de los auto-regalos que me hice por mi cumple. Porque, ¿quién te va a hacer mejores regalos que tú mismo? ;)

Y sí, el regalo fue el molde de Nordic Ware. Tras años resistiéndome a gastarme una pasta en un molde, al final he caído en la tentación. Pero es que es taaaan bonito... Y además lo pillé en oferta, no os voy a engañar. Hagas el bizcocho que hagas queda de lo más lucido en este molde.



BIZCOCHO DE VINO BLANCO


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 55-60 minutos.
Alérgenos: gluten, huevo

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 150 g de panela (o azúcar)
  • 140 ml de aceite de girasol
  • 150 ml de vino blanco
  • 400 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos. 

3.- Añadimos entonces el aceite, el vino y la esencia de vainilla, mezclando bien.

4.- Tamizamos la harina junto con la levadura. Vamos incorporándola a la masa poco a poco, batiendo lo justo para que se integre.

5.- Preparamos el molde que vamos a usar, engrasándolo con un poco de aceite y espolvoreando con  un poco de harina. Vertemos la masa en el molde.

6.- Horneamos durante 55 o 60 minutos. Para comprobar pinchamos con un palillo en el centro y tiene que salir limpio.

7.- Dejamos templar 5 minutos en el propio molde y a continuación desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.


Consejos:

  • en lugar de panela podéis usar el endulzante que más os guste: azúcar blanca, azúcar moreno, edulcorantes... La panela un color más oscuro al bizcocho.
  • podéis usar el tipo de vino blanco que prefiráis.
  • versión sin gluten: podéis sustituir la harina normal por algún tipo de harina sin gluten.

Os aseguro que os va a encantar el sabor de este bizcocho, suave y esponjoso. Perfecto para los desayunos del fin de semana o para la merienda. Además ahora que ya nos ha llegado el invierno de golpe, es perfecto para tomarlo untado en un buen café calentito.

Muás
Iratxe

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Espaguetis vegetales con pulled chicken (pollo)

Hoy vengo con una propuesta para una cena rápida y ligera o para un primer plato colorido y saludable. No todo va a ser dulce ;) Además es sin lácteos, sin gluten, sin huevo y sin alérgenos. ¿Quién da más?


Ya sabéis que no soy yo muy de usar palabros en inglés para nombrar las cosas pudiendo decirlas en castellano, pero en este caso la verdad que no sabía cómo traducir lo de "pulled chicken". Es pollo en conserva, en lata, como el atún que usamos para las ensaladas. Pero poner todo eso en el título de la receta me parecía demasiado largo ;p

El caso es que son unos espaguetis de calabacín y zanahoria salteados con hebras de pollo con un toque de salsa mayonesa. Demasiado largo, ¿no? Teniendo en cuenta lo rápido que se prepara la receta!!


Cuando compartí la receta de espaguetis de calabacín con champiñones y nata de arroz ya os dije que desde que me había comprado el espiralizador de verduras le había cogido mucho vicio. Y efectivamente. Casi todas las semanas preparo espaguetis vegetales para comer. Me parece una forma muy original de comer verdura y además una manera más saludable de comer espaguetis, porque en vez de pasta son de verdura! Para engañar a los peques de la casa para que coman más verdura me parece una idea estupenda.

Los podéis hacer de calabacín, de zanahoria, de patata, de pepino, de remolacha... Y los podéis comer crudos o cocinados. Además permiten preparar unos platos de lo más coloridos, que ya sólo por el color dan ganas de comerlos.


Lo del pulled chicken lo he descubierto gracias a la Degustabox y la verdad es que nos ha encantado! En concreto es pollo con una salsa sabor mayonesa, perfecto para ensaladas o para comerlo en sandwich o bocadillo. De verdad que estaba buenísimo! Yo lo he usado con esta receta para añadir también proteínas al plato y hacerlo más completo, pero si no encontráis este pollo podéis usar por ejemplo atún.

No os perdáis la parte de "Consejos" para ver distintas ideas de cómo prepararlos.


Si también queréis recibir en vuestras casas la caja Degustabox todos los meses, podéis daros de alta en su página web y si introducís el código SUQS4 la primera caja os saldrá por 7,99€ en lugar de 14,99€. En Instagram ya os enseñé la foto de la caja de este mes con todo lo que traía. Algunos productos son con lácteos, por lo que yo no los puedo comer, pero más contento mi txurri que así no los tiene que compartir! Jejeje. 

Para que os hagáis una idea de lo que traen las cajas os cuento lo que traía este mes: Conguitos con leche, dos bebidas de Solán de Cabras de naranja y limón, sobre de Nescafé 3 en 1, el mítico batido Cacaolat, galletas Artiach choco-menta, salsa Big Burger de Chovi, pan de molde Oroweat con pipas, caramelos de fresa y guayaba de El Caserío, mantequilla de cacahuete de Toonuts, pulled chicken de Casa Matachín, tomate frito Ferrer, palitos de pan de Bimbo y chocolate negro con arándanos azules de Nestlé. ¡¡De lo más variado!!


ESPAGUETIS DE VERDURAS CON PULLED CHICKEN


Dificultad: ninguna.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 5 minutos.
Alérgenos: ------


Ingredientes


  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria grandota (más fácil para "espiralizar")
  • 1 lata de pulled chicken sabor mahonesa
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • cúrcuma

Preparación


1.- Lavamos el calabacín y le cortamos un poco uno de los extremos. Hacemos los espaguetis con el espiralizador de verduras (hay distintos modelos, depende de cuál tengáis lo tendréis que hacer de una manera o de otra).

2.- Pelamos la zanahoria y hacemos lo mismo. Cuanto más gordita más fácil será.

3.- Ponemos a calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén.

4.- Cortamos el ajo en láminas y lo doramos un poco en la sartén, sin pasarnos.

5.- Añadimos los espaguetis de verduras a la sartén, salpimentamos y añadimos un poco de cúrcuma (al gusto). Los salteamos durante unos minutos para que se hagan y cojan el sabor del aceite con el ajo y de las especias.

6.- Servimos y ponemos por encima el pulled chicken.


Consejos:

  • el pollo lo ponemos en el último momento, al servir, ya que tiene una especie de salsa sabor mayonesa y queda más rico si lo comemos frío, en contraste con la verdura.
  • si no encontráis el pulled chicken podéis usar una lata de atún. Pero en este caso yo la echaría en el último momento en la sartén, para que se calentara un poco.
  • otra opción es utilizar pechuga de pollo o de pavo como proteína. La podrías añadir al final, en frío, o saltearla junto con los espaguetis.
  • opciones para variar: tofu, champiñones, otras verduras, ...
  • si no os gusta la cúrcuma la podéis obviar, a mí es que me encanta el saborcito que les da. 

Ya veis que comer sano no tiene por qué ser tan difícil. Además este tipo de espaguetis vegetales los podéis preparar como si fueran espaguetis normales, con salsa y los condimentos que queráis, y es una manera genial para que los peques coman verdura y para aligerar el plato. ¡¡Animaos a probar!!

Muás
Iratxe

jueves, 2 de noviembre de 2017

Tarta de queso o cheesecake vegana de limón y frutos rojos

Una tarta de sabor suave, fresquita y deliciosa. Os va a sorprender muchísimo esta versión vegana de las tartas de queso. ¡¡Está incluso más rica que las que llevan queso de verdad!


Parece ser que me ha dado por celebrar las cosas con retraso este año... El 2º cumpleaños del blog lo he celebrado con 4 meses de retraso y mi cumpleaños también lo celebré más tarde, concretamente 2 meses más tarde. Pero ya sabéis que nunca es tarde!

Además desde hacía ya mucho tiempo que tenía clarísimo qué tarta quería preparar para mi cumple. Como ya os he contado otras veces, la tarta de queso siempre ha sido mi favorita y la he echado mucho de menos Pero el año pasado descubrí la versión vegana de estas tartas y me enamoré. Es más, me gusta más que la de toda la vida! Y eso es mucho decir, creedme.