jueves, 19 de octubre de 2017

Pastel vasco... ¡sin lácteos!

¡Qué ilusión me hace publicar esta receta! La versión sin lácteos de este postre típico del País Vasco, diría que el más conocido y el que más gusta a todo el mundo.


El pastel vasco, euskal pastela, gâteau basque o etxeko biskotxat es, junto con el talo, el producto típico por excelencia en toda feria que se precie. Las versiones más típicas son relleno de crema en la parte de Hegoalde (País Vasco-español) y de confitura de cereza en Iparralde (País Vasco-francés). Aunque hoy en día se ven cada vez más rellenos de crema de chocolate.

Es originario del País Vasco-francés, en concreto de la región de Cambo, en Lapurdi (Labourd). En el s. XVII se hacía únicamente con harina de maíz y manteca, y después fue elaborándose con otras harinas y relleno de frutas. Los viajeros que pasaban por allí lo denominaron como "gâteau des basques" o "pastel de los vascos". A finales del siglo XIX se empezó a rellenar con crema.


A día de hoy pasa un poco como con todos los platos típicos, que cada uno hace su propia versión. Unos le añaden almendra molida a la masa, otros aromatizan con anís, los hay que añaden un poco de ron u otro licor, lo rellenan con crema, con mermelada,... Es difícil determinar cuál es la auténtica, la auténtica. 

La receta que os voy a enseñar es la adaptación sin lácteos de la receta que aprendí hace ya unos cuantos años en un curso que hice sobre pastel vasco y talo. No sé si es la de verdad, pero desde luego que triunfa. La preparé para una comida familiar y cuando supieron que iba a hacer esto de postre tenía ya a todo el personal emocionado, porque es de los postres favoritos de todo el mundo! Imaginaos qué presión... ¡¡y triunfó!! A todos les encantó y voló. 


Siempre ha sido de mis postres favoritos, cada vez que iba a una feria compraba. Para mí fue un auténtico palo cuando me dijeron que ya no podía tomar lácteos, porque se acabo el pastel vasco :( Todos los que venden los hacen con mantequilla o con manteca (que al venir de un mamífero tampoco la puedo comer) y rellenos de crema. 

Pero la verdad, no sé por qué he esperado tanto a intentar hacer la versión sin lácteos de la receta!! Queda igual de bien y no se aprecia el cambio de ingredientes.


Con las cantidades que os doy sale un señor pastel. Yo lo hice con diámetro demasiado grande, por eso la capa de crema es algo fina. Lo suyo sería hacerlo un poco más pequeño y más alto, que el relleno de crema sea más gordito. Y si os sobra masa, la podéis usar para decorar el pastel; aquí lo normal es hacerle un lauburu de masa.

¡Vamos allá!


PASTEL VASCO (sin lácteos)


Inspiración: adaptada de un curso que hice hace tiempo.
Dificultad: es un poco laborioso, pero no especialmente difícil.
Tiempo de preparación: 30 minutos + 1 hora de reposo
Cocción: 30-35 minutos
Alérgenos: gluten, huevo, frutos secos (almendras)


Ingredientes


  • 350 (+ 75) g de harina
  • 2 yemas de huevo + 1 huevo entero
  • 100 g de azúcar
  • 150 g de margarina (mirad bien que no tenga lácteos!!)
  • 20 g de almendras molidas
  • una pizca de levadura en polvo (más o menos la punta de un cuchillo)
  • una pizca de sal
  • un tapón de ron (o de patxaran u otro licor)
  • crema pastelera (la cantidad que os sale con la receta del enlace)
  • huevo batido o leche para pintar el pastel

Preparación


1.- Batimos la margarina junto con el azúcar hasta que se integre bien. No hay que hacerlo con varillas, pues no queremos incorporar aire. Mejor con pala o a mano como han hecho toda la vida.

2.- Añadimos el huevo y las dos yemas y mezclamos bien.

3.- Tamizamos la harina junto con la sal y una pizca de levadura (con la punta de un cuchillo suficiente, pues no queremos que suba la masa). Incorporamos a la masa. Lo de (+75) en la harina quiere decir que depende un poco de vuestra masa. 350 g vais a necesitar seguro, pero dependiendo de los ingredientes húmedos (básicamente del tamaño de los huevos) igual necesitáis más harina para lograr una masa no pegajosa.

4.- Por último añadimos el tapón de ron y las almendras molidas y mezclamos completamente. 

5.- Formamos una bola con la masa y la envolvemos en papel film. Dejamos reposar en la nevera 1 hora. También lo podéis dejar toda la noche.

6.- Preparamos la crema pastelera siguiendo esta receta. Como se hace en el microondas en 5 minutos la tenéis lista!!

7.- Sacamos la masa de la nevera y la dividimos en dos trozos, uno que sea una quinta parte del otro (será la tapa del pastel). Lo estiramos bien con un rodillo y cubrimos con la masa un molde apto para horno de estos que no son muy altos (los que son para pasteles, no para bizcochos). Recortamos el sobrante y pinchamos un poco la base para que no se hinche. 

8.- Rellenamos con la crema, sin llegar hasta el borde para que luego no se nos desborde en el horno.

9.- Estiramos el resto de la masa y la ponemos encima, tapando la crema y presionando bien los bordes para cerrarla. Si nos sobra masa, se pueden hacer dibujillos para decorar. Aquí lo típico es poner un lauburu o sino hacer con un cutter rayas en la tapa.

10.- Precalentamos el horno a 180ºC y mientras "pintamos" la superficie del pastel. Para ello podéis usar un poco de huevo batido o con leche vegetal.

11.- Horneamos durante 30-35 minutos.


Consejos:

  • cuidado a la hora de elegir la margarina, pues la mayoría de marcas llevan leche o mantequilla entre sus ingredientes.
  • el ron lo podéis sustituir por otro licor o por vino dulce. O directamente omitirlo, es simplemente para darle un toquecito.
  • si sois alérgicos a los frutos secos, las almendras se pueden omitir. Son para darle otro saborcito, pero no son necesarias.
  • la cantidad de harina depende un poco de los ingredientes líquidos que uséis. Tenéis que ver que se os quede una masa manejable, que no sea pegajosa.
  • mejor hacerlo con un diámetro un poco más pequeño y que os quede un poquito más alto.
  • también podéis probar a hacerlo como lo hacen en Iparralde: relleno de confitura de cereza.
  • hoy en día está muy de moda rellenarlo de crema de chocolate. Es como la crema pastelera, pero añadiéndole cacao.
  • si no sois alérgicos a los lácteos, podéis sustituir la margarina por mantequilla a punto pomada.
  • sin gluten: la receta original se hacía con harina de maíz. Si lo hacéis así no tiene gluten. 

Puede que parezca laborioso, pero os aseguro que el resultado merece la pena muchísimo!! Es el típico postre con el que conquistar a todos los invitados, ¡sobre todo si son vascos! Y aunque no lo sean también, ya que este es el típico pastel que todo el mundo compra cuando viene por estas tierras.

Muás
Iratxe

lunes, 16 de octubre de 2017

Tortas de patata rellenas de champiñones

Una receta perfecta como picoteo o para solucionarnos una cena. Además es apta para todo el mundo, pues es sin lácteos, sin huevo, vegana y se puede hacer sin gluten simplemente sustituyendo el pan rallado.


Hace mucho tiempo ya que le eché el ojo a esta receta en Pinterest, hará más de un año. Pero oye, que nunca terminaba de encontrar el momento para hacerla y que además tuviera tiempo para hacerle unas fotos. O sin más, me olvidaba de ella y luego de repente me volvía a acordar. Hasta que la semana pasada ya por fin me dije que de ahí no pasaba. Este año no trabajo, "sólo" estudio, así que se supone que voy a tener tiempo para cocinar y sacar fotos y demás.

Se supone.

Se supone, porque soy de esas personas que no sabe estar sin hacer nada y no hago más que apuntarme a cursos y a aprender cosas nuevas y ya empiezo a tener la agenda casi tan saturada o más que cuando trabajaba!! Pero bueno, poco a poco voy organizando mis horarios.


A lo que iba, que yo he venido aquí a hablar de mis tortas de patata rellenas de champiñones y no de mis problemas para organizarme ;)

Son muy fáciles de hacer y además podéis cambiar el relleno, aprovechando restos de otros platos que hayáis preparado. También os sirve para dar salida a esas patatas cocidas de más o a ese puré que os ha sobrado. Y en un pis-pás tenéis una cena lista. La versión que os enseño yo es vegana, pero se pueden rellenar de carne picada, por ejemplo.



TORTAS DE PATATA RELLENAS DE CHAMPIÑONES


Dificultad: requiere un poquito de maña darles forma, pero nada imposible.
Tiempo de preparación: 40 minutos.
Cocción: 20 minutos (las patatas) + 10 minutos (las tortitas).
Cantidad: 6 tortitas.
Alérgenos: gluten


Ingredientes

  • 900 g de patatas
  • 200 g de champiñones
  • 1/2 cebolla
  • 100 g de pan rallado (el mío con ajo y perejil)
  • aceite de oliva para freír 
  • sal y pimienta

Preparación


1.- Cocemos las patatas en agua hirviendo, unos 20 minutos (dependiendo del tamaño). Al pincharlas con una aguja o un cuchillo hay que poder atravesarlas sin problemas.

2.- Las escurrimos y, estando aún templadas, las pelamos. 

3.- Cortamos las patatas en trozos y con ayuda de un tenedor las aplastamos hasta convertirlas en puré. Reservamos.

4.- Picamos la cebolla. Lavamos los champiñones y los troceamos.

5.- Ponemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva a calentar a fuego medio.

6.- Pochamos la cebolla y cuando empiece a estar transparente añadimos los champiñones. Cocinamos a fuego medio-bajo hasta que se evapore todo el posible agua que suelten los champiñones y todo adquiera un tono oscuro.

7.- Mezclamos el puré de patata con el pan rallado y salpimentamos al gusto. Tenemos que lograr una mezcla homogénea y que podamos manejar.

8.- Cogemos una bola de puré y la aplastamos con las manos para formar un disco. Ponemos una cucharada de la mezcla de cebolla y champiñones y tapamos con otro disco de puré. Cerramos bien los bordes para sellar.

9.- Repetimos la operación hasta acabar con toda la masa de puré.

10.- Ponemos a calentar en una sartén una cucharada de aceite de oliva y freímos las tortas de patata 5 minutos por cada lado, hasta que se doren.



Consejos:

  • la mezcla del relleno la podemos preparar mientras se cuecen las patatas, para ahorrar tiempo.
  • podéis usar puré de patatas que os haya sobrado de otro día.
  • el relleno admite un montón de variantes y opciones: verduras, otro tipo de setas, gulas, carne picada con tomate, atún,...
  • el pan rallado que utilizo yo lleva ajo y perejil incorporados y le da un saborcito muy rico. Si el vuestro no tiene, os recomiendo que a la mezcla, ya sea a la del puré o a la del relleno, le añadáis perejil y/o ajo.
  • versión sin gluten: para preparar esta receta sin gluten sólo hay que sustituir el pan rallado por otro que sea sin gluten. También podría usarse maizena o harina de garbanzo.

Seguro que a los peques de la casa les encanta este plato para cenar. También es una idea estupenda para una comida de picoteo o un pic-nic, aprovechando que el veroño se alarga. 

La próxima receta será dulce otra vez, qué le vamos a hacer! Además se avecina una sorpresa, así que estad atentos ;)

Muás
Iratxe

martes, 10 de octubre de 2017

Galletas veganas con chocolate y pistachos

Unas galletas deliciosas, llenas de sabor y además veganas, es decir, sin lácteos ni huevo, para que pueda disfrutarlas todo el mundo. ¡Y muy fáciles de hacer! ¿Alguien da más? ;)


Ya sé que en la entrada anterior dije que iba a publicar alguna receta salada, pero es que estas galletas están taaaan buenas que no podía esperar para compartirlas aquí. Cagaprisas que es una. Pero para que os hagáis una idea de lo buenas que están: al probarlas el txurri me dijo que eran las más buenas de las que he hecho hasta ahora. Y mira que he hecho galletas!

Así que creo que este argumento es más que suficiente para que os entre curiosidad por hacerlas, ¿no?


jueves, 5 de octubre de 2017

Crema pastelera exprés y sin lácteos

Esta receta de crema pastelera que os enseño hoy os va a encantar, porque la tendréis lista en 5 minutos y además esta hecha con leche o bebida de almendras. Y queda rica-rica!!


Hace ya años que descubrí esta receta, pero aún no la había publicado y la verdad que no sé por qué. Queda perfecta, como la crema pastelera preparada al estilo tradicional, pero con la ventaja de que se hace muchísimo más rápido. Porque no me digáis que no os ha pasado muchas veces ver una receta y al ver que lleva crema pastelera os ha dado una pereza tremenda. ¡Pues ya no tenéis excusa! Además mancharéis menos, ya que sólo necesitáis un recipiente apto para microondas.

Lo bueno de esta receta es que os sirve también para preparar natillas, ya que sólo tendrías que añadir un poco más de maizena para que espese más.