lunes, 19 de junio de 2017

Champagne de saúco

Una bebida sencillísima de hacer y muy rica, con la que sorprenderéis a todo el mundo.


En esta época (finales de primavera-principios de verano) es muy habitual en el campo encontrarnos con un arbusto lleno de flores blancas. Llaman mucho la atención los grandes penachos de pequeñas florecillas blancas y ese olor tan característico y rico que tiene. Más adelante, esos penachos de flores se transforman en penachos de bayas negruzcas.

Resultado de imagen de saúco



Desde siempre el saúco (Sambucus nigra) se ha utilizado con fines medicinales, usando las flores y las hojas en infusiones o cataplasmas.

Pero también se utilizan mucho las flores para aromatizar preparados o recetas o incluso para hacer bebidas refrescantes. Se puede usar para aromatizar el vino, pero también es muy típico hacer champagne de saúco. Esto último es lo que os voy a enseñar a preparar hoy.


La verdad es que yo hasta hace dos años no sabía que las flores de saúco se podían usar para preparar bebidas ni nada. Pero mi chico me dijo un montón de veces que alguna vez había probado el champagne de saúco y que estaba muy bueno. Creo que cada vez que veíamos algún arbusto de estos me lo repetía!! Jajajaja. De hecho un día en el super vi que vendían una sidra orgánica aromatizada con saúco y no pude resistirme a comprarle una!!

Así que el año pasado nos propusimos probar a hacer nuestro propio champagne. Después de mirar en varios libros de plantas medicinales y en varias webs y ver que todas las recetas eran diferentes, al final optamos por hacer nuestra propia mezclando un poco todas. ¡Un éxito total! Todos los que lo probaron se sorprendieron y les encantó. Así que este años hemos repetido y os comparto la receta.


Es una bebida que tiene alcohol, ya que pasa por un proceso de fermentación del azúcar. No es mucho el alcohol que tiene, pero sí un poco, así que hay que tenerlo en cuenta para los más peques. También durante el proceso de fermentación genera algo de gas, lo que hay que tener en cuenta a la hora de embotellar, luego os explico cómo.

No esperéis que sea tan espumoso y "chispeante" como el champagne de verdad, es más una especie de refresco con un toque de gas y un poquito de alcohol.

En esta foto se aprecian las burbujitas de gas alrededor de la pajita

CHAMPAGNE DE SAÚCO


Inspiración: un popurrí experimental de varias.
Dificultad: ninguna.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: 48 horas + 15 días.
Alérgenos: ----


Ingredientes

  • 8 penachos de flores
  • 500 g. de azúcar
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 limón
  • 4 litros de agua


Preparación


1.- Lo primero es recoger las flores en el campo ;)

2.- Quitamos los pedúnculos (el palito) a las flores y las ponemos en un bidón o una olla grande.

3.- Agregamos el azúcar, el vinagre y el limón cortado en rodajas. Por último vertemos el agua.


4.- Removemos todo bien con un cucharón y tapamos el bidón con un trapo o paño. Esto es para que no entren bichos ni nada, pero que pueda "respirar". Lo dejamos reposar 48 horas en un lugar en el que no le dé el sol.

5.- Colamos o filtramos la mezcla con cuidado y vamos rellenando botellas con el líquido. Si usáis botellas de plástico, abollar un poco la parte superior y no la llenéis hasta arriba, porque durante el proceso de fermentación se genera mucho gas. Si usáis botellas de vidrio, no las llenéis hasta arriba.



6.- Se puede empezar a consumir a partir de los 15 días. Lo mejor es beberlo bien fresquito!



Consejos:

  • es importante taparlas con un trapo para evitar los bichos, ya que con el olor tan rico que desprende ser ven muy atraídos por el líquido y no es plan de que se nos llene de bichitos todo.
  • no tenerlo más de 48 horas antes de colarlo, ya que si no las flores se empiezan a pudrir.
  • lleva mucha cantidad de azúcar, pero es importante que la lleve porque es la que fermenta y hace que se genere el gas y el puntito de alcohol.
  • no hay que confundir el saúco, que es un arbusto, con otra planta herbácea que se le parece mucho. Esta última es tóxica, pero es muy fácil de distinguir porque el saúco es un arbusto, con ramas, mientras que la otra es un único tallo que crece desde abajo y justo en la parte superior tiene un penacho de flores.

A estas alturas y con este clima tan caluroso y seco que tenemos este año la naturaleza va muy adelantada, con lo que igual ya no estáis a tiempo de conseguir flores de saúco, pero aquí os queda la idea para el año que viene. Y cuando salgan los frutos de las bayas de saúco, aprovechad a cogerlas para preparar esta mermelada de manzana y bayas de saúco. Es la mejor mermelada que he comido en toda mi vida, ¡palabrita!

Muás
Iratxe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^