martes, 17 de enero de 2017

Bizcocho de naranja y semillas de amapola


Que sí, que sí, que ya sé que seguís muy formales y firmes en vuestro propósito de llevar una vida más sana y de quitar esos kilitos de más y que ahora mismo como que un bizcocho no os parece buena idea. 

Pero oye, hay que seguir desayunando y está bien darnos un pequeño homenaje el fin de semana. Y más aún con esta súper ola de frío que dicen que se nos viene encima!!


Con la tontería ya hemos pasado la mitad del mes de enero. La cuesta se hace cada vez más empinada, estamos metidos de lleno en el invierno y estoy segura de que muchos ya os habéis pasado vuestros buenos propósitos por el arco del triunfo. Vamos, que ya estamos en la rutina de siempre.

Parece mentira que hace escasos 15 días aún estuviéramos inmersos en la vorágine navideña, con todo lo que ello implica. Bueno, los que estén intentando quitarse esos kilos de más que cogieron lo tendrán aún bastante presente en sus maldiciones pensamientos.



Hay un dato que siempre me llama mucho la atención en esas fechas y es que en las noticias oí que cada persona, de media, engordaba entre 4 y 5 kilos. WTF!!!! Entre 4 y 5???? En 12 días?????

Teniendo en cuenta que yo no suelo engordar ningún kilo, quiere decir que alguien por ahí engordó entre 8 y 10 kilos!! Madre mía, ¿pero qué hizo esos días? Se comió un pavo relleno de polvorones?? Y no se levantaría de la cama ni para ir al baño...porque sino no me lo explico.


Pero bueno, que este bizcocho es muy sano porque lleva fruta, ¿no? Dos naranjas enteras en todo el bizcocho! Si eso no es sano, que baje Dios y lo vea. Y las semillas de amapola además son muy buenas, ya que contienen calcio y tienen un efecto calmante. Hombre, igual habría que comerse 4 bizcochos para notarlo...pero ahí queda.

De verdad que tenéis que probarlo porque es uno de los mejores bizcochos que he probado (y no han sido pocos precisamente). Es muy, pero que muy jugoso, las semillas de amapola le dan un puntito crujiente muy rico y la glasa que lleva por encima le da un toque muy fresco, delicioso. Aunque bueno, si lo queréis hacer un poquito más saludable, podéis prescindir del glaseado y estará de muerte de todas formas.


BIZCOCHO DE NARANJA Y SEMILLAS DE AMAPOLA


Dificultad: nada imposible.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 45 minutos.
Alérgenos: huevos, gluten

Ingredientes


  • 4 huevos
  • 200 ml. de aceite de girasol o de oliva suave
  • 200 ml. de zumo de naranja (2 naranjas aprox.)
  • 150 g. de azúcar moreno
  • 300 g. de harina
  • 100 g. de semillas de amapola
  • 1 cucharadita de levadura
  • una pizca de sal

Para la glasa

  • 100 g. de azúcar glas
  • 4 cucharadas de zumo de naranja

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.

3.- Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén esponjosos. Añadimos entonces el aceite y el zumo de naranja, batiendo hasta que se integren.

4.- Vamos echando poco a poco la harina, batiendo para que se integre bien.

5.- Por último, añadimos las semillas de amapola y con ayuda de una espátula mezclamos para que se repartan bien por toda la masa.

6.- Vertemos en un molde que habremos engrasado previamente. Horneamos a media altura durante unos 45 minutos (hasta que al pincharlo con un palillo por el centro salga limpio).

7.- Sacamos del horno y pasados 5 minutos lo desmoldamos sobre una rejilla.

8.- Mientras, preparamos la glasa. Para ello, mezclamos el azúcar glas con las cucharadas de zumo hasta lograr una mezcla sin grumos.

9.- Estando el bizcocho aún templado, vertemos la glasa por encima. Lo mejor es colocar el bizcocho sobre una rejilla y poner debajo papel de hornear o algo para recoger el sobrante. La glasa que "chorrea" la podéis recoger y volver a echarla por encima.


Consejos:

  • la versión más clásica de este bizcocho se prepara utilizando zumo de limón.
  • también podéis prepararla usando cualquier otro cítrico:  mandarina, pomelo,...
  • si no encontráis semillas de amapola o no os gustan, no son imprescindibles.
  • si queréis hacerlo un poco más ligero, prescindid de la glasa.
  • el azúcar moreno se puede sustituir por azúcar blanquilla.
  • podéis probar también a añadir canela a la mezcla.

Animaos a probar, que al fin y al cabo es otra manera de comer naranjas, que ahora en invierno son muy buenas por la vitamina C. ¡¡Por eso yo no me cojo gripes!! Jajajaja ;)

Muás
Iratxe

3 comentarios:

  1. Me encanta Iratxeee!!! Yo hice hace mucho el de limón, y me encanta ese toque tan arenoso de las semillas de amapola, sabe genial!! Mi madre adora este tipo para los desayunos. Estoy segura de que esa combinción con el frescor de la glasa tiene que ser delicioso!! Además hace tiempo que no hago un bizcocho y ya va siendo hora...
    Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Curiosamente yo el de limón no lo he hecho aún, pero es algo que tengo pendiente. Que ahora para entrar en calor se agradece un café calentito con un buen trozo de bizcocho casero.
      Muás

      Eliminar
  2. Me rei bastante con lo que dices, ya sabes que siempre tenemos el propósito de bajar de peso, pero esto se ve tan tentador, amiga bellas fotos además!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^