martes, 18 de julio de 2017

(pseudo) Queso vegano de altramuces

No tenía muy claro cómo llamar a esta "preparación", pero digamos que es una aproximación vegana al queso que sirve para quitarse el mono ;)


Hace ya dos años que me dijeron que me tenía que olvidar también de los lácteos además de la carne. Fue entonces cuando decidí abrir el blog y mostrar que es posible vivir sin lácteos y no morir en el intento. Más aún en mi caso, que era una consumidora brutal. 

Lo que peor he llevado, o llevo, es no poder comer queso. Para la leche y los yogures hay alternativas que están buenas y cada vez sacan más variedad. Incluso he descubierto unos helados veganos que están de quitar el sentido y no se nota nada que no lleven lácteos. 


Pero el queso...ayyyyyy, el queso!! Para eso no hay sustituto. Yo comía queso todos los días, en alguna de sus versiones. Me gustaban todos los tipos, desde el queso fresco hasta el más fuerte y curado de todos.  

He probado el "quefu", que se supone que es como una especie de queso hecho con tofu. Qué asco madre del amor hermoso!! Os aseguro que es de lo peor que he probado en mi vida. También he probado "queso" vegano en lonchas y bueeeeeno... la textura se asemeja a la de los tranchetes, pero no sabe a nada. Y creo que en esta materia tengo autoridad suficiente para opinar, debido a mi dilatada carrera y experiencia como comedora de queso.


Por eso quiero ir probando diferentes versiones veganas caseras hasta dar con alguna que, por lo menos, se asemeje lo suficiente para estar presente en mi dieta de forma más o menos regular. Hace un tiempo publiqué este queso de untar vegano y os aseguro que nada tiene que envidiar al philadelphia. ¡De muerte! Y la tarta de queso vegana usando anacardos que hice el año pasado...¡¡¡mejor que las de queso de toda la vida!!! Palabrita. (Recordad que os lo dice una experta en la materia quesil).

Ahora voy a empezar a probar con quesos más consistentes, a ver qué tal. Por la red se ven un montón de recetas de sucedáneos veganos del queso para untar, para fundir, para pasta, para pizza,... Y uno de los ingredientes que más veo que se repiten son los altramuces, así que me decidí a probar a hacer por fin.


No os voy a engañar: está a años luz de parecerse al queso de verdad. Pero sí que es cierto que deja un regustillo similar al de algunos quesos y que la textura también puede servirnos para engañar un poco al cerebro. Además está bueno de sabor, así que le doy un aprobado ;)

Es muy sencillo de preparar, lo más complicado o tedioso es pelar los altramuces. Yo no lo hice....ejem....y eso se nota luego en la textura, que te aparecen trocitos de piel. No pasa nada, pero si los peláis queda mucho más fino. Lo bueno es que podéis añadirle diferentes especias o hierbas aromáticas para darle un toque distinto.


QUESO VEGANO DE ALTRAMUCES


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo: mínimo 2 horas.
Alérgenos: altramuces 


Ingredientes

  • 300 g de altramuces en conserva
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 sobre de agar-agar
  • 200 ml de agua


Preparación


1.- Enjuagamos los altramuces con agua para que pierdan el agua de la conserva. Escurrimos bien y los pelamos.

2.- Ponemos los altramuces en el vaso de la batidora junto con la levadura de cerveza, el ajo en polvo y la cúrcuma. Trituramos muy bien hasta que no queden grumos.

3.- Diluimos el agar-agar en el agua. Calentamos en un cazo hasta que rompa a hervir,sin dejar de remover. 

4.- Vertemos el agua en el vaso de la batidora y batimos bien hasta que se integre todo.

5.- Pasamos la mezcla a un molde o tupper y dejamos que se enfríe. Terminamos de enfriarlo en la nevera, por lo menos 2 horas para que coja bien la textura.



Consejos:

  • en lugar de agar-agar podéis usar 1 cucharadita de carragenato. La forma de prepararlo es igual.
  • podéis usar otras especias como por ejemplo comino, pimienta, añadir hierbas provenzales, perejil,... Así cambiaréis el sabor del "queso".
  • no es indispensable pelar los altramuces, de hecho yo no lo hice, pero queda con una textura más fina.
  • aguanta perfectamente varios días en un recipiente hermético en la nevera.
  • en principio la levadura de cerveza no tiene gluten, pero si sois celiacos mirad bien la etiqueta, porque las hay que sí que tienen.

Pues con esta receta me tomo unas vacaciones, ya que este jueves me marcho 2 meses al sudeste asiático con la bici ^_^ Pero aunque yo no vuelva hasta mediados de septiembre, el blog retomará su actividad a primeros, junto con la vuelta al cole. He dejado ya programadas dos recetas, una dulce y una salada, que os van a encantar!

Disfrutad del verano y las vacaciones!!! Muás
Iratxe 

martes, 11 de julio de 2017

Brochetas de fruta a la plancha

Una manera resultona de presentar la fruta, además de ser un postre ligero y súper original.

miércoles, 5 de julio de 2017

Batido verde con avena soluble. Receta rica en hierro y vitaminas

Hoy os traigo una receta refrescante, ligera y a la vez nutritiva. Además es un batido ideal para combatir o prevenir la anemia, ya que es rico en hierro.


El hierro es un mineral muy importante en nuestro cuerpo y nuestra dieta. Es el encargado de formar la hemoglobina y de transportar el oxígeno por la sangre. La falta de hierro se conoce como anemia y es, curiosamente, la carencia nutricional más extendida en todo el mundo. La anemia provoca cansancio, dolor de cabeza, apatía y puede llegar a ser peligrosa sobre todo el deportistas si se van a realizar grandes esfuerzos, ya que no se oxigena suficiente el cuerpo y el corazón tiene que trabajar de más.
A través de los alimentos el organismo absorbe dos tipos de hierro: el de origen vegetal y el de origen animal. Este último el cuerpo lo absorbe mucho mejor, ya que se encuentra presente en la misma forma que en nuestro cuerpo. En cambio, el vegetal es más difícil de absorber.


jueves, 29 de junio de 2017

Helado de plátano. Receta base... con 1 ingrediente

La manera más fácil de hacer helado casero y refrescarnos este verano de manera saludable y ligera.


Si ya en el título os he dicho que es helado de plátano y que sólo tiene un ingrediente...poco misterio tiene ya esta entrada!! "¿Qué leches nos va a contar esta?" pensaréis. Pues hombre, alguna cosilla hay que explicar. Aunque tenéis razón, creando misterio no tengo precio.

Pero hacerlo seguro que no tiene misterio ni complicación ninguna. Además no necesitáis heladera, ni andar sacando el helado de la nevera para revolver de vez en cuando para que no cristalice,... ¡nada! Fácil y rápido.


domingo, 25 de junio de 2017

Bizcocho con melocotón (sin gluten)...a la sartén #Asaltablogs

Un bizcocho buenísimo que lo tenéis listo en 15 minutos...¡¡y sin encender el horno!! Cosa que en estos tiempos ya se agradece ;)


Último domingo de junio y eso significa que toca reto Asaltablogs. Este mes además es el último de la temporada y el blog asaltado es el que más puntos ha logrado durante la "temporada regular". Si es que esto de mangar lo tenemos de lo más organizado!

La "choriza" más apañada y que mejores botines se ha llevado a lo largo de la temporada ha sido Belén, del blog El toque de Belén. Y mira que tiene un montón de recetas buenísimas, pero lo mío ha sido amor a primera vista. Bueno, "amor a primera ola de calor" mejor dicho.


En cuanto vi que tenía un bizcocho que se preparaba en la sartén no pude resistirme a probar. Un bizcocho que no necesita horno!! Y es que si ella dice que es "María bizcochos", yo soy "María desayunos de domingo". Los domingos hay que desayunar algo en plan homenaje y si es casero mucho mejor. Y casi siempre me voy a lo mismo y hago bizcochos.

Así que para mí esta receta ha sido todo un descubrimiento. El poder preparar un bizcocho sin necesidad de horno y además en tan solo 15 minutos me parece lo más! Te levantas y en 15 minutos tienes un bizcocho casero recién hecho para desayunar.


Y es que el tiempo se está volviendo loco, para que luego venga alguien y se atreva a decirme que no hay cambio climático. Llevamos tan sólo 4 días de verano "oficial" pero aquí son ya varias las semanas en las que tenemos más de 30 grados a diario y en los últimos 3 meses apenas ha llovido 4 días. Y os estoy hablando del norte, de Vitoria-Gasteiz o "Siberia-Gasteiz" como también se la conoce. Ha hecho ya más verano este año que en todo el verano pasado!

En fin, perdonad mi alegato anti cambio climático, pero es que esto no es normal y hay que pensar en cómo remediarlo porque sólo tenemos un planeta en el que vivir.


Volviendo al bizcocho, es perfecto para este clima loco, porque nos ahorramos encender el horno que es un acto de suicidio. Además lo podemos hacer con diferentes frutas, aprovechando la que esté de temporada. El bizcocho original utiliza manzana, pero yo he aprovechado que compré mis primeros melocotones de la temporada y utilicé uno para el bizcocho. También he cambiado la harina y he usado una sin gluten.

Eso sí, en las fotos os enseño lo que tendría que ser el culo del bizcocho, la parte de abajo. Pero es que cometí un par de errores y la parte del caramelo y la fruta quedó tan fea y negra que no era como para enseñarla. Pero no estaba quemada!! Es que tenía que haberlo hecho en una sartén más pequeña para que se cubriera del todo con el caramelo y la fruta y para que el bizcocho quedara más alto. Para la próxima ya sé: o una sartén más pequeña o doblar las cantidades.

Así se quedó el probe por abajo...

BIZCOCHO CON MELOCOTÓN (sin gluten)


Inspiración: este bizcocho de Belén.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 15 minutos.
Tamaño: sartén de 18cm de diámetro
Alérgenos: frutos secos, huevo


Ingredientes

  • 2 huevos
  • 40 g de panela (o azúcar) + otros 40 g para hacer caramelo
  • 75 g de aceite de girasol
  • 70 g de almendra molida
  • 60 g de harina sin gluten
  • 1 cucharadita de levadura
  • una cucharadita de vainilla
  • canela (al gusto)
  • 1 melocotón grande

Preparación


1.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos.

2.- Añadimos el aceite y batimos hasta integrar.

3.- Tamizamos la harina junto con la almendra y la levadura. Echamos la mitad en la mezcla de los huevos, mezclando hasta que se integre.

4.- Añadimos la vainilla y canela al gusto y el resto de la harina y almendra.

5.- En una sartén antiadherente ponemos los otros 40 g de panela (o de azúcar) y calentamos a fuego lento. Revolvemos de vez en cuando para que no se pegue, hasta que se haga caramelo.

6.- Pelamos el melocotón, lo troceamos y lo añadimos a la sartén junto al caramelo. Removemos para que se impregne bien.

7.- Vertemos la masa del bizcocho sobre la fruta y repartimos bien para que cubra toda la sartén.

8.- Cocemos a fuego medio-bajo durante 15 minutos. Comprobamos que está hecho pinchando con un palillo en el centro.

9.- Le damos la vuelta en un plato y dejamos templar.


Consejos:

  • es importante que el caramelo y la fruta cubran bien toda la base de la sartén, para que la masa del bizcocho no se pegue al fondo ni se tueste demasiado.
  • en lugar de hacer caramelo, podéis usar del comprado, pero no lo tengáis mucho tiempo para que no se queme.
  • si hacéis el caramelo, tanto con panela como con azúcar, cuidado que no se queme ni lo tostéis demasiado antes de echar la masa del bizcocho, ya que de lo contrario se nos churruscará.
  • aprovechad la fruta de temporada, ya que este bizcocho lo podéis preparar con cualquier fruta: melocotón, manzana, mandarina, plátano,...
  • se puede usar harina sin gluten , harina normal o harina integral.
  • la proporción entre harina y almendra la podéis variar.
  • es muy importante también usar una sartén antiadherente buena, para que no se nos pegue el caramelo ni el bizcocho. 
  • para las cantidades que os doy, lo mejor es que sea de 18 o 20 cm de diámetro como mucho, porque si no os pasará como a mí, que no cubriréis bien el fondo y entonces se os torrará demasiado el fondo y quedará feucho.

¿No es una maravilla poder seguir haciendo bizcochos caseros a pesar de esta chicharrina que tenemos? Para mí ha sido todo un descubrimiento y una alegría!!! Poder seguir desayunando bizcochos caseros en verano sin morir en el intento es una maravilla. Además salen tan buenos que en invierno seguiré haciendo. Animaos a probar!!

Muás
Iratxe

lunes, 19 de junio de 2017

Champagne de saúco

Una bebida sencillísima de hacer y muy rica, con la que sorprenderéis a todo el mundo.


En esta época (finales de primavera-principios de verano) es muy habitual en el campo encontrarnos con un arbusto lleno de flores blancas. Llaman mucho la atención los grandes penachos de pequeñas florecillas blancas y ese olor tan característico y rico que tiene. Más adelante, esos penachos de flores se transforman en penachos de bayas negruzcas.

Resultado de imagen de saúco



Desde siempre el saúco (Sambucus nigra) se ha utilizado con fines medicinales, usando las flores y las hojas en infusiones o cataplasmas.

Pero también se utilizan mucho las flores para aromatizar preparados o recetas o incluso para hacer bebidas refrescantes. Se puede usar para aromatizar el vino, pero también es muy típico hacer champagne de saúco. Esto último es lo que os voy a enseñar a preparar hoy.


La verdad es que yo hasta hace dos años no sabía que las flores de saúco se podían usar para preparar bebidas ni nada. Pero mi chico me dijo un montón de veces que alguna vez había probado el champagne de saúco y que estaba muy bueno. Creo que cada vez que veíamos algún arbusto de estos me lo repetía!! Jajajaja. De hecho un día en el super vi que vendían una sidra orgánica aromatizada con saúco y no pude resistirme a comprarle una!!

Así que el año pasado nos propusimos probar a hacer nuestro propio champagne. Después de mirar en varios libros de plantas medicinales y en varias webs y ver que todas las recetas eran diferentes, al final optamos por hacer nuestra propia mezclando un poco todas. ¡Un éxito total! Todos los que lo probaron se sorprendieron y les encantó. Así que este años hemos repetido y os comparto la receta.


Es una bebida que tiene alcohol, ya que pasa por un proceso de fermentación del azúcar. No es mucho el alcohol que tiene, pero sí un poco, así que hay que tenerlo en cuenta para los más peques. También durante el proceso de fermentación genera algo de gas, lo que hay que tener en cuenta a la hora de embotellar, luego os explico cómo.

No esperéis que sea tan espumoso y "chispeante" como el champagne de verdad, es más una especie de refresco con un toque de gas y un poquito de alcohol.

En esta foto se aprecian las burbujitas de gas alrededor de la pajita

CHAMPAGNE DE SAÚCO


Inspiración: un popurrí experimental de varias.
Dificultad: ninguna.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: 48 horas + 15 días.
Alérgenos: ----


Ingredientes

  • 8 penachos de flores
  • 500 g. de azúcar
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 limón
  • 4 litros de agua


Preparación


1.- Lo primero es recoger las flores en el campo ;)

2.- Quitamos los pedúnculos (el palito) a las flores y las ponemos en un bidón o una olla grande.

3.- Agregamos el azúcar, el vinagre y el limón cortado en rodajas. Por último vertemos el agua.


4.- Removemos todo bien con un cucharón y tapamos el bidón con un trapo o paño. Esto es para que no entren bichos ni nada, pero que pueda "respirar". Lo dejamos reposar 48 horas en un lugar en el que no le dé el sol.

5.- Colamos o filtramos la mezcla con cuidado y vamos rellenando botellas con el líquido. Si usáis botellas de plástico, abollar un poco la parte superior y no la llenéis hasta arriba, porque durante el proceso de fermentación se genera mucho gas. Si usáis botellas de vidrio, no las llenéis hasta arriba.



6.- Se puede empezar a consumir a partir de los 15 días. Lo mejor es beberlo bien fresquito!



Consejos:

  • es importante taparlas con un trapo para evitar los bichos, ya que con el olor tan rico que desprende ser ven muy atraídos por el líquido y no es plan de que se nos llene de bichitos todo.
  • no tenerlo más de 48 horas antes de colarlo, ya que si no las flores se empiezan a pudrir.
  • lleva mucha cantidad de azúcar, pero es importante que la lleve porque es la que fermenta y hace que se genere el gas y el puntito de alcohol.
  • no hay que confundir el saúco, que es un arbusto, con otra planta herbácea que se le parece mucho. Esta última es tóxica, pero es muy fácil de distinguir porque el saúco es un arbusto, con ramas, mientras que la otra es un único tallo que crece desde abajo y justo en la parte superior tiene un penacho de flores.

A estas alturas y con este clima tan caluroso y seco que tenemos este año la naturaleza va muy adelantada, con lo que igual ya no estáis a tiempo de conseguir flores de saúco, pero aquí os queda la idea para el año que viene. Y cuando salgan los frutos de las bayas de saúco, aprovechad a cogerlas para preparar esta mermelada de manzana y bayas de saúco. Es la mejor mermelada que he comido en toda mi vida, ¡palabrita!

Muás
Iratxe

jueves, 15 de junio de 2017

Aguacates rellenos. Receta de mi madre

Una receta fresquita, perfecta para esta época que ya va haciendo calorcito y apetece comer cosas más frescas. Y lo mejor es que podéis rellenarlos al gusto!!


Quién me iba a decir a mí que iba a publicar una receta con aguacate, con la manía que le he tenido siempre a esta fruta. Pero esta receta ha sido mi reconciliación "aguacateña".

Además, mi señora progenitora se merece aparecer en este mi rinconcito con una receta suya, aunque sólo sea por la cara de asco que puse el primer día que hizo aguacates rellenos para comer!!

Me acuerdo que fuimos mi chico y yo a comer a su casa el día de reyes y nos dice que como entrante había preparado aguacates rellenos. Automáticamente, sin poder controlarlo, se me torció el morro en una mueca de asco y quedó claro que lo de los aguacates no me hacía ni puñetera gracia.


miércoles, 7 de junio de 2017

Polos de Oreo finas. Receta refrescante y vegana

Una forma deliciosa de refrescarnos al tiempo que disfrutamos de la nueva versión de las galletas Oreo. Que, por cierto, son veganas!


Junio es el mes del verano, aunque aún nos falten un par de semanas. Pero da igual, "Summer is in the air" como decía la canción. ¿O decía "Love"? Bueno, da igual, para viene siendo lo mismo. 

Me encanta el verano, los días largos, el sol, el calorcito (estos dos últimos por aquí por el norte no están siempre asegurados...), las ganas de estar en la calle, las flores, vacaciones y un largo etcétera. Y teniendo en cuenta que el sábado terminé por fin mis exámenes (por lo menos los de este año), como que me gusta todavía más!


Así que qué mejor ocasión para publicar la primera receta oficialmente veraniega en el blog. Unos polos refrescantes, originales y además son veganos. Y con galletas Oreo. ¡Toma ya!

Reconozco que nunca me habían gustado mucho estas galletas así tal cual, para comerlas solas. Me resultaban con un sabor demasiado fuerte, pero sí que me gustaba usarla en distintos postres y cremas porque le daban un sabor muy rico. Rarezas que tiene una.

Pero desde que no puedo tomar lácteos y la mayoría de galletas los llevan, las galletas Oreo fueron para mí todo un "redescubrimiento". Lo que más me sorprendió fue que son veganas. Aunque la marca no lo afirme tal cual, pues indican que pueden contener trazas de leche.


Y mira por donde, en la Degustabox de este mes vinieron dos paquetes de las nuevas Oreo finas que han sacado: un paquete de las originales y otro de las que tienen relleno de chocolate. Tenía ganas de preparar ya alguna receta de helado y como ya tenía publicado un helado de chocolate y oreo, pensé en hacer unos polos. La inspiración la encontré aquí y cuando vi que utilizaban leche de coco me llamó la atención. Es perfecta, porque es cremosa y tiene materia grasa, pero no es un lácteo. Así que el resultado es maravilloso, como cuando se usa nata, pero sin lácteos y vegana.

Confieso que no las tenía todas conmigo en cuanto al sabor, me parecía que el coco y las Oreo no pegaban, que eran sabores muy fuertes y peculiares ambos como para quedar bien...¡¡pero me equivocaba!! Combinan mejor que bien, el resultado está buenísimo, palabrita!!


No me enrollo  más, que soy muy pesada. Si vosotr@s también queréis recibir en vuestra casa la caja Degustabox todos los meses, lo podéis hacer entrando en su página web. Si introducís el código SUQS4, la primera caja os saldrá por 9,99€ en lugar de 14,99€, lo cual está genial! En mi perfil de Instagram podéis ver la foto con el contenido de la caja de este mes. Cosas buenísimas y sólo una cosita con lácteos (ahora aquí pondría un emoticono de esos de aplausos).

Pasaros por su Facebook o su Instagram para ver lo que suelen traer y un montón de ideas de recetas.


POLOS DE OREO


Inspiración: esta receta.
Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo: mínimo 4 horas.
Cantidad: 6 polos.
Alérgenos: gluten, soja (en las galletas)



Ingredientes

  • 1 lata de leche de coco (400 ml)
  • 16 galletas Oreo finas 
  • 1 cucharada de sirope de arce (o miel, o azúcar o el edulcorante que utilicéis)

Preparación


1.- Agitamos bien la lata de leche de coco para que se mezcle bien (se suele separar en dos fases). La vertemos en un bol.

2.- Añadimos el sirope de arce o lo que vayáis a usar para endulzar y mezclamos con ayuda de una espátula o cuchara.

3.- Trituramos las galletas. Lo podemos hacer con la picadora o las metemos en una bolsa de plástico y las aplastamos con un rodillo.

4.- Echamos las galletas en la leche de coco y mezclamos bien.

5.- Llenamos los moldes de polo con la mezcla.

6.- Llevamos al congelador mínimo 4 horas para que se congelen bien.


Consejos:

  • podéis endulzar con lo que más os guste. Tened en cuenta que si usáis miel ya no serían veganos, sino vegetarianos. 
  • no hace falta endulzar demasiado, pues las galletas ya aportan suficiente dulzor.
  • mi idea era hacer como en la receta que vi en internet, que mete una galleta entera en el fondo del molde y luego se ve y al morder hace un efecto precioso. De hecho lo hice, pero como estas galletas son tan finas no se aprecia el efecto. Habría que poner o una de las normales o dos de las finas juntas.
  • hay que usar leche de coco de la de lata, que tiene más porcentaje de grasa. De lo contrario, no quedarán tan cremosos.
  • podéis probar con otras galletas, o con fruta, pero os aseguro que con las Oreo combina de maravilla el coco!
  • para desmoldar más fácilmente, llenar una fuente con agua templada y sumergir los moldes un par de minutos.

Ya me diréis qué os ha parecido, pero os aseguro que yo estoy deseando volver a hacerlos!! Me han sorprendido muchísimo y además de estar de muerte son súper refrescantes. Y con esta receta queda oficialmente inaugurada la temporada de verano (y de helados) del blog...¡¡me encanta!!

Muás
Iratxe

jueves, 1 de junio de 2017

Pan de cerveza, espelta y sésamo. Receta en panificadora

Un pan diferente y buenísimo para sacarle partido a la panificadora, aunque también lo podéis hacer a mano si sois unos panarras de esos de pro, de los auténticos ;)


En casa le sacamos chispas a la panificadora, no hay semana que no hagamos pan. Aunque lo cierto es que hacemos trampita y solemos usar de estos preparados panificables que venden en el super (los de Lidl o Mercadona están muy buenos y además están muy bien de precio).

De hecho, cuando me fui a vivir con mi novio me dijo que él hacía tiempo que tenía en mente comprarse una, porque come mucho pan. A veces le digo que sólo me quiere por la panificadora, que el día que se estropee a mi me pueden dar por saco, jajajaja.


domingo, 28 de mayo de 2017

Nachos de tofu #Asaltablogs

Otra idea diferente para utilizar el tofu en nuestra dieta. Y os aseguro que además de ser muy fácil, os va a sorprender!


Último domingo de mayo (ya???????) y eso significa que tenemos otra vez aquí el reto más canalla de la blogosfera gastronómica: el Asaltablogs. Además este mes es el último asalto con sorteo de la temporada, así que no podía fallar.

En esta ocasión el blog "agraciado" ha sido el de Maria Teresa o Tesa, Coses y Cosetes. Un blog lleno de recetas saludables y para cuidarse, perfecto para esta época que para muchos es la de la sacrificada operación bikini.


lunes, 22 de mayo de 2017

Magdalenas de kiwi

Una manera diferente de disfrutar de las propiedades de esta fruta tan buena, al tiempo que nos damos una capricho dulce. Siempre se ha dicho que es bueno empezar el día comiendo fruta, ¿no? ;)


Los kiwis son una fruta con muchas propiedades beneficiosas y se recomiendan en dietas de adelgazamiento por su alto contenido en agua y fibra y sus pocas calorías. Además contiene vitamina C potasio, magnesio y antioxidantes. 

Y oye, ¿por qué no utilizarlos para desayunar a lo gocho pero con la conciencia un poco tranquila porque estamos metiéndonos también muchos nutrientes? Sí, vale, y calorías también. Vale, sí, y sólo he usado 3 kiwis. Pero eso mejor que nada, ¿no? (El que no se consuela es porque no quiere...jajaja).


Lo de usar los kiwis para estas magdalenas se me ocurrió porque tenía unos en casa que se estaban empezando a poner pochos. Hacía mucho que no compraba kiwis y la semana pasada al hacer la compra los vi y se me antojaron. Pero en esa misma compra, mi chico se fijó que había nísperos y me propuso comprar. ¿Os podéis creer que no había probado nunca los nísperos? ¡¡¡¡¡Y me encantaron!!!!! ¿Cómo he podido estar tanto tiempo sin probarlos?

Total, que tuve que ir al super a hacer un recado y vi que había nísperos en oferta. ¡¡¡Moooooola!!! Y claro, me vine arriba y compré nísperos por encima de mis posibilidades. O bueno, por encima de las posibilidades de aguantar sin ponerse pochos de los kiwis. 


Y oye, que acabaron convirtiéndose en estas magdalenas tan buenísimas y sanísimas (más o menos) que os traigo hoy. Que con esa rodajita de kiwi encima quedan de lo más vistosas. Además, el kiwi les aporta jugosidad y también un toque crujiente (o "crunchy", como dirían los modernos) que es un puntazo.

¿Os animáis? Son muy fáciles de hacer y no necesitáis utensilios ni nada raro. Yo las hice con las varillas de mano y sin problemas.



MAGDALENAS DE KIWI


Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 25-30 minutos.
Cantidad: 15 magdalenas grandes (rellené la cápsula más de la cuenta), o 17-18 "normales".
Alérgernos: gluten, huevo (hay gente alérgica al kiwi)

Ingredientes


  • 5 huevos
  • 150 g. de panela (o azúcar)
  • 95 g. de aceite de girasol
  • 450 g. de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 3 kiwis maduros
  • ralladura de piel de limón o de naranja

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos una bandeja para magdalenas con cápsulas de papel.

2.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos. Añadimos el aceite.

3.- Tamizamos la harina junto con la levadura y echamos la mitad a la mezcla, batiendo justo hasta integrar.

4.- Pelamos dos de los kiwis y los hacemos puré (con la batidora o aplastándolos con un tenedor). Añadimos este puré a la masa junto con la ralladura de limón o de naranja, mezclando bien.

5.- Incorporamos el resto de la harina, batiendo hasta lograr una masa homogénea.

6.- Vertemos la masa en las cápsulas de magdalenas, llenando sólo hasta 2/3 de su capacidad.

7.- Pelamos el kiwi restante, lo cortamos en rodajas finas y ponemos una rodaja sobre cada magdalena.

8.- Horneamos a 180ºC durante unos 25 minutos. Comprobad que están hechos pinchando con un palillo en el centro.

9.- Dejamos enfriar en el propio molde 5 minutos y a continuación pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.


Consejos:

  • yo rellené los moldes más de 2/3, por eso han salido con esa forma un poco desparramada. Aún así, me salieron 15 magdalenas. Si rellenáis hasta donde hay que hacerlo, os saldrán unas 18.
  • podéis prescindir del tercer kiwi, es sólo para decorar. Pero la verdad es que le da un toque más llamativo.
  • en lugar de kiwis podéis usar cualquier otra fruta y tendréis unas magdalenas super jugosas.
  • en lugar de panela podéis usar azúcar blanco o cualquier otro edulcorante.
  • si preferís hacer un bizcocho, con estas cantidades os saldrá uno de un tamaño bastante majo... Para hornearlo necesitará unos 55 minutos-1 hora (o incluso más), dependiendo un poco de la altura del molde que utilicéis.
  • versión sin gluten: para hacer estas magdalenas libres de gluten, sólo tenéis que sustituir la harina por preparados de harina sin gluten o utilizar harina de arroz o cualquier otra sin gluten. En ese caso, se suele recomendar mezclar harina blanca con integral.

Seguro que así no hay niño (ni adulto) que ponga pegas a comer fruta ;) Eso sí, esta fruta hay que comerla con moderación! Os animo a que probéis a usar los kiwis en bizcochos, os va a sorprender el sabor tan rico que aportan, la jugosidad y ese toque crujiente de las semillas. 

Muás
Iratxe