domingo, 27 de noviembre de 2016

Pan de soda y melaza con pipas y sésamo #Asaltablogs

Último domingo de mes otra vez. Con lo largo que se me suele hacer a mí noviembre, hay que ver lo rápido que se me ha pasado este año!! Eso de andar trabajando y estudiando a la vez es lo que tiene, que no te da tiempo ni de enterarte que los días pasan!


Como ya sabéis, el último domingo de mes toca publicar en el reto #Asaltablogs, ese en el que un grupo de blogs con mucho vicio por el mangue y por comer bien nos dedicamos a robar sin piedad recetas de otro blog elegido por sorteo. 

En esta ocasión la agraciada (o desgraciada, no sé bien) ha sido Amalia, del blog Cuadernos de Cocina. Últimamente nos están poniendo muy difícil la labor, porque hay que ver la de recetas ricas que tenía Amalia! Pero como aquí la que escribe es de las que dejan la tarea hasta última hora, pues me decanté por una receta sencilla y rápida de hacer.


lunes, 21 de noviembre de 2016

Pastel vasco-navarro de la Chelo


La verdad que lo de pastel "vasco-navarro" no sé de dónde le viene, porque no tiene nada que ver con el pastel vasco tradicional. El pastel vasco es una masa que se elabora con almendras y se rellena de crema pastelera o de confitura de cerezas (esto último sobre todo en Iparralde, en el País vasco-francés). Pero este que os traigo hoy recuerda más bien a una quesada o a un flan muy denso.

Pero bueno, se llame como se llame lo importante es que está buenísimo!!


Lo de la Chelo es porque ese es el nombre de la que fue mi vecina y es la que me pasó esta receta. 

Cuando me fui a vivir con mi anterior pareja, en el piso de abajo vivía la Chelo, la típica señora bajita y rechonchita muy salerosa ella, con mucha energía y que dan ganas de achucharla. La típica que te cuenta su vida, que invita a todo el mundo y que enseguida te trata como si fueras de la familia.

Un día nos pilló por banda y nos enseñó su casa y nos contó su vida. Si no recuerdo mal crió a 4 hijos prácticamente sola y aún seguía cocinando como para un regimiento. Si hasta nos empezó a dar tuppers de comida cuando nos veía por la escalera!!


lunes, 14 de noviembre de 2016

Crema de calabaza y curry

Ya tenemos aquí el otoño en estado puro. 

Aquí vino así, de sopetón. Un día estábamos tan contentos en manga corta y con 27ºC y solete y, de repente, de un día para otro, no llegábamos a 10ºC y se nos fue el sol...¡para no volver! :( Es más, el otro día pudimos oler la nieve ya bien cerquita. Brrrrrr!!!! A mí ya se me ha puesto cara de frío y esta no se me va hasta mayo.


Aunque es cierto que hacía falta, sobre todo la lluvia, y que soy partidaria de que en cada estación haga lo que tiene que hacer, la llegada de noviembre y su tiempo se me hace muy dura. Pero qué le vamos a hacer!

Para sobrellevarlo mejor, es momento de dar paso a los pucheros, sopas y cremas varias, que entran de maravilla cuando fuera hace un frío que pela. Y qué mejor que aprovechar una verdura de temporada, otoñal total, como es la calabaza. 


martes, 8 de noviembre de 2016

Donuts de chocolate veganos, sin grasas y sin gluten

¿Estamos ante un sueño hecho realidad? ¿Unos donuts de chocolate que no llevan grasas, son veganos y además hechos con harina sin gluten? ¡¡Pues sí!! Y os diré más, ecológicos.


Hay que ver lo que me gusta a mí desayunar. De siempre ha sido mi comida favorita del día. Quizá porque me pierde el dulce y parece como que en el desayuno es la única comida en la que todo lo que ingieres puede ser dulce. No debería, lo sé, pero por lo menos no está mal visto. En el resto de comidas del día no es plan de que todo sea dulce...

Entre semana, por trabajo, desayuno siempre a 1000 por hora, justo un café con unas galletas que las trago directamente porque siempre voy muy justa de tiempo. Qué le vamos a hacer, justo a esa hora se juntas mis dos debilidades: desayunar y apurar hasta el último segundo en la cama.


Por eso, los fines de semana y en vacaciones me gusta desayunar con calma, regodeándome y disfrutando a tope. Y me gusta desayunar algo que no sean galletas. Por eso intento, cada vez más, que esos desayunos del fin de semana sean además caseros. Gocha sí, pero por lo menos sin grasas comerciales ni mierdas varias que le echan a la bollería industrial. 

Bueno, y también porque al no poder tomar lácteos mis opciones están bastante mermadas y se reducen a 4 cosas...


Digamos que con estos donuts he logrado una combinación perfecta: son caseros, no llevan grasas (ni siquiera vegetales), son veganos, no tienen gluten, he usado todo productos ecológicos y, aún con la cobertura de chocolate, tienen pocas calorías.

Uno de estos donuts, con su cobertura de chocolate y todo tiene las mismas calorías que una magdalena. Pero de esas pequeñitas, como las de la Bella Easo. ¿Cómo os quedáis? Y además no llevan ni grasas hidrogenadas, ni colorantes, ni estabilizantes, ni azúcar en cantidades industriales.

¿Os he convencido ya para probarlos?


La idea de hacerlos me vino cuando recibí la caja Degustabox de este mes. Entre todos los productos que venían había un brick de leche de avena ecológica con chocolate. Así que pensé en usarla para preparar el desayuno del finde.

Si vosotros también queréis recibir la Degustabox en vuestras casas, sólo os tenéis que dar de alta en su página web. Recibiréis todos los meses un caja con un montón de productos diferentes para probarlos. Si al hacerlo introducís el código SUQS4 la primera caja os saldrá por sólo 9,99€ en lugar de 14,99€. Así que animaos! 

En este mes, por ejemplo, el que más la ha disfrutado ha sido mi chico, porque han venido muchos productos con lácteos que yo no puedo comer: KitKat blanco, Donettes de avellana, alfajores de dulce de leche... Pero también la leche de avena que os he dicho o mermelada de higos. Podéis echar un ojo en su Facebook, su Twitter o su Instagram para enteraros de más cosillas.



DONUTS DE CHOCOLATE VEGANOS


Inspiración: adaptada de esta receta.
Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 12-15 minutos.
Cantidad: 11 donuts (si hacéis versión magdalenas os saldrán 8).
Alérgenos: ------*

*cuidado con las leches de avena. La avena es un cereal que de por sí no tiene gluten, pero suele estar contaminado y no se considera apto para celiacos. Buscar las que sean libres de gluten o usar otro tipo de leche.


Ingredientes


  • 200 g. de harina de arroz (yo usé ecológica)
  • 50 g. de panela molida (o azúcar)
  • 280 g. de leche de avena con cacao (la mía ecológica de la marca Amandín)
  • 1 cucharadita de levadura (sin gluten)
  • 80 g. de chocolate de cobertura (fijaos que no tenga lácteos ni alérgenos)


Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ªc.

2.- Ponemos en un bol todos los ingredientes salvo el chocolate y mezclamos bien con ayuda de unas varillas manuales hasta que esté todo bien integrado.

3.- Engrasamos un molde de donuts para horno (podéis usar moldes de magdalenas y cápsulas) y llenamos hasta 2/3 de su capacidad.

4.- Horneamos durante 12-15 minutos.

5.- Dejamos enfriar en el propio molde 5 minutos y a continuación pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar.

6.- Troceamos el chocolate de cobertura y lo fundimos. Yo lo pongo en un bol apto para microondas y lo caliento 30 segundos a máxima potencia. Lo saco, remuevo un poco y lo pongo 10 segundos más. Repetimos lo mismo hasta que esté fundido del todo.

7.- Metemos los donuts en el bol de chocolate fundido y los "rebozamos" bien. Dejamos que se sequen sobre una rejilla o sobre un trozo de papel de horno.


Consejos:

  • mi molde para donuts es de 6, así que tuve que hacer dos tandas.
  • si no tenéis molde de donuts, podéis hacer con uno de magdalenas. Usáis cápsulas de papel y las rellenáis hasta 2/3 de su capacidad. En ese caso saldrán unas 8 magdalenas y tenéis que hornear durante 20-25 minutos.
  • podéis utilizar cualquier tipo de leche vegetal con chocolate. O leche y añadirle cacao.
  • también podéis usar leche sin chocolate y añadirle a la mezcla esencia de vainilla o lo que queráis para darle sabor.
  • se puede usar cualquier otro tipo de harina integral o blanca.
  • la panela se puede sustituir por la misma cantidad de azúcar.

Hacerme caso y probar estos donuts. Evidentemente no son como los comerciales, ya que estos no van fritos, pero tienen un sabor buenísimo, son muy ligeros de textura y también de sabor. Y lo más importante, muy saludables y con pocas calorías. Para darnos un caprichito sin remordimientos!

La próxima receta será también ligerita, pero esta vez salada para variar un poco ;)

Muás
Iratxe

jueves, 3 de noviembre de 2016

Rollitos de manzana y canela

Unos bocaditos ligeros y deliciosos que, además, no podían ser más fáciles de hacer!


Estamos ya en noviembre (madre mía qué rápido se pasa el tiempo!!), los bosques tienen unos colores preciosos y en los pueblos estamos a tope de manzanas y frutos secos. Así que no se me ocurre mejor manera de aprovechar toda esta materia que nos da la naturaleza que haciendo algo dulce. 

Qué le vamos a hacer, el dulce me pierde. ¿Será por eso que todos los bichos me vienen y me pican a mí?