jueves, 29 de septiembre de 2016

Cómo hacer tomate frito (en conserva) casero

El final del verano, sobre todo para la gente que vive en un pueblo o que tiene huerta, es la época en la que toca recolectar todas las hortalizas y frutas. ¡¡Y qué ilusión hace!!

Normalmente son unas pocas semanas en las que madura todo a la vez y de repente te encuentras con cantidades ingentes de verdura. No das abasto para hacer purés, ensaladas, pistos y demás, así que hay que buscar la manera de conservarlas para seguir disfrutando también en invierno.



Casi todas las verduras se pueden congelar sin problema, pero los tomates son otra cosa. No pueden congelarse. Así que o comes y cenas tomate a diario o algo hay que hacer... Por aquí por el norte, además, todo va más tardío y es ahora en septiembre cuando más tomates hay (que bueno, con lo que me ha costado escribir el post ya es casi octubre!!). Si sois más del sur o de zona de invernaderos, pues desde primavera que podéis tener tomates frescos.

Aprovecho para hacer una confesión: odio el tomate en ensalada. Es algo con lo que no puedo y que la gente a mi alrededor no entiende. El caso es que cuando veo a la gente comer un tomate fresquito en ensalada, sobre todo si es de la huerta, me dan una envidia tremenda. Pero no puedo, sólo el olor del tomate crudo me da mucho asco. Eso sí, la salsa de tomate me encanta!


Pues bien, hoy os enseño cómo hacer tomate frito casero para aprovechar todos esos tomates. Se puede hacer con cualquier tomate, también los del super, pero si son de la huerta ya lo flipáis con lo bueno que queda el tomate casero.

Además es muy fácil, aunque un poco laborioso, y podéis darle vuestro toque personal. Yo os cuento mi versión, pero cada uno que la adapte a sus gustos. Si seguís los pasos que os doy, vais a ver qué sencillo es. También os explico cómo esterilizar los botes y cómo conservarlos.


TOMATE FRITO CASERO


Inspiración: de toda la vida.
Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 1 hora.
Alérgenos: ------

Ingredientes


  • 2 kg. de tomates frescos
  • 1 cebolla mediana
  • aceite
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • una pizca de orégano


Preparación


1.- Para poder pelar más fácilmente los tomates, primero los vamos a escaldar. Para ello, les hacemos un corte en cruz en el "culo" a los tomates.



2.- Ponemos a calentar agua en una olla y cuando rompa a hervir metemos los tomates durante 3 minutos.

3.- Sacamos y los pasamos a un bol con agua fría. Esto hará que se muy fácil quitarles la piel.

4.- Pelamos los tomates, los troceamos y reservamos.

5.- En una cazuela o sartén grande calentamos un chorrito de aceite. Picamos muy fina la cebolla y la echamos a la sartén. A fuego medio la pochamos hasta que esté transparente.

6.- Añadimos el tomate troceado, el azúcar, la sal y orégano al gusto. Cocinamos a fuego medio-bajo removiendo de vez en cuando hasta que el tomate pierda casi todo el agua. Estará más o menos unos 30 minutos.


7.- Cuando tenga la textura deseada retiramos del fuego. Podemos embotar tal cual, con trozos, o si queremos que quede un tomate "fino" lo trituramos con la batidora.

8.- Pasamos a botes de cristal.


Conservarlo:

  1. en el tarro aguanta en la nevera unos 3-4 días.
  2. se pueden congelar una vez que hayan enfriado. Aunque si lo vais a congelar es casi mejor que uséis bolsas o pequeños tuppers en lugar de tarros de cristal, para hacer raciones más pequeñas.
  3. para que se conserve en los tarros de cristal durante meses, hay que hacer el vacío. Para ello, una vez que los botes están bien llenos hasta arriba, los ponemos al baño maría en una cazuela. El agua no tiene que cubrir los botes del todo, unos 3/4. Los hervimos durante 10 minutos y al sacarlos los colocamos boca abajo. Una vez enfriados, los guardamos en la despensa y aguantan muchos meses.

Esterilizar los botes:


Antes de embotar, ya sea tomate o cualquier otra cosa, hay que esterilizar los botes que vayamos a usar para asegurarnos que no estén "contaminados". Este proceso es muy fácil:

1.- Ponemos los botes abiertos y las tapas en una olla. Cubrimos totalmente con agua.

2.- Llevamos el agua a ebullición y dejamos 10-15 minutos "cocer" los botes.

3.- Con cuidado sacamos los botes y los ponemos a secar encima de un trapo boca abajo.


Consejos:

  • podéis hacer el tomate sin la cebolla, pero le da un sabor buenísimo y un color un poco más claro.
  • el orégano lo podéis omitir, pero queda muy bien con el tomate.
  • en lugar de orégano, también podéis usar albahaca. Si usais hojas frescas, la ponéis en la olla junto con el tomate y la cebolla para que suelte bien el aroma y luego en el último momento la quitáis.
  • si lo vais a triturar da igual que hagáis trozos grandes de tomate o con la cebolla. Pero si lo vais a dejar con tropiezos, mejor que piquéis bien fina la cebolla y los trozos de tomate sean pequeños. 

¿Vosotros también hacéis conservas en casa? Si aún no os habéis atrevido os animo a que lo hagáis, porque es una manera de aprovechar los alimentos de temporada, cuando están en su mejor momento, y poder disfrutarlos todo el año. Y además la satisfacción que da haberlo hecho uno mismo!! ^_^

Muás
Iratxe

7 comentarios:

  1. Tomate, pimientos del piquillo, bonito, mermelada, zumos... en casa de mis abuelos en el pueblo en esas fechas hemos puesto de todo lo que te puedas imaginar. Ahora mis padres siguen haciéndolo y la verdad es que es un gustazo poder comer tomate casero y pimientos todo el año. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que es un gustazo cuando abres un bote de conservas de la huerta...más aún si lo has hecho tú!!
      Muás

      Eliminar
  2. Qué curioso que no te guste en ensalada!! Es verdad que no tiene nada que ver el sabor ni el olor y mucho menos la textura que la salsa de tomate, pero es curioso, nunca había visto nadie que lo detestara!! jajaja
    Es genial poder hacer conserva para todo el año cuando hay esta sobreproducción, me encantaría tener mi propio huerto, tiene una buena pinta que incluso para base de pizza y con la cebolla y todo!! Esa textura espesita es de muerte súbita!

    Iratxe deberías poner lo de 'entradas a tu correo', que quería suscribirme y creo que no lo tienes puesto:)
    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mundo alucina cuando les digo que no soporto el tomate crudo! Pero mira que lo intento y lo pruebo, más aún teniendo huerta! Pero no hay manera.
      Gracias por avisarme de lo entradas de correo, pensaba que lo tenía ^_^
      Muás

      Eliminar
  3. Amiggaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!! ya nose si me recuerdas, pero aquí estoy saludándote, me escribes a mi correo personal rosannarodriguezbrito@gmail.com, necesito una mano

    ResponderEliminar
  4. Hola Muás...
    Hoy hice la prueba y tengo algunas dudas... las pepas del tomate hay q sacarlas antes de poner a la olla o sartén? Y si solo llego a la mitad del frasco con la salsa, puedo igual hacer al vacío la salsa para conservarlo?
    Me encantó tu receta y toda la información q pones... mil gracias...
    Saludos
    Schantal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Schantal! Gracias por tu comentario ^_^
      Las pepitas no hay que sacarlas, a no ser que luego no te guste encontrarlas, pero si lo vas a triturar luego la verdad es que no se notan.
      Si solo llegas a la mitad del frasco, no se consigue hacer el vacío tan bien. Hervir el tarro te ayudará a que se conserve más tiempo, pero no tanto como si el tarro está lleno.
      Espero haberte ayuadado :)

      Eliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^