miércoles, 27 de julio de 2016

Mousse de chocolate y naranja (vegana y sin azúcar)

Hoy vengo con un postre sencillo, fresquito y muy saludable. Vamos, ¡ideal para el verano!

Tengo que reconocer que la repostería vegana me gusta mucho. Da mucho juego, te descubre un nuevo mundo de posibilidades y de ingredientes que no te imaginaríais que se pudieran usar en un postre. Oye, algo bueno tenía que tener no poder tomar lácteos, que te empuja a investigar nuevas opciones y a descubrir nuevas formas de preparar postres.

Porque yo hasta ahora el concepto "mousse" siempre lo había asociado a claras de huevo montadas o a nata también montada para que le diera esa esponjosidad y esa textura tan suave y característica.


viernes, 22 de julio de 2016

Lactosa vs. Lácteos

Hace un tiempo que publiqué un post para explicar la diferencia entre intolerancia y alergia. Aunque son dos términos distintos, a día de hoy es mucha la gente que los confunde aún.

En esta ocasión voy a escribir sobre la diferencia entre lácteos y lactosa. También son dos términos muy diferentes y que no se deberían confundir, es como si confundiéramos el huevo con la gallina, pero por mi experiencia veo que mucha gente los confunde. Es curioso, porque no te das cuenta de la carencia de información que hay en general en la sociedad en relación a las alergias e intolerancias alimentarias hasta que no te detectan un problema a ti o a alguien de tu entorno.


Muchas veces a lo largo de este año y pico que llevo ya de alergia a la alfa-galactosa; que me impide comer nada que venga de un mamífero, incluídos lácteos; he tenido que oir frases del tipo:

"¿Alergia a los lácteos? Pues toma yogures o leche sin lactosa, que ahora hay mucha variedad." Esto...
"--¿Tenéis leche de soja? --No, pero tenemos sin lactosa, que también te vale."  Ajá...
"--Eso no puedo comer porque tiene mantequilla. --Anda, ¿Qué eres, celiaca?" Esta ya es de traca.


Por ello, y aunque parezca algo de perogrullo, voy a arrojar un poco de luz sobre el asunto para que quede clara la diferencia que hay entre lactosa y lácteos. De forma breve y concisa, sin enrollarme demasiado y para que se entienda bien. Si queréis explicaciones más técnicas o científicas, siempre podéis buscar en google.


Lactosa


La lactosa es un azúcar que está presente en la leche y en todos sus derivados. Para digerirla, el cuerpo fabrica una enzima que se llama lactasa, que es la encargada de romper la lactosa para que el cuerpo la pueda aprovechar. Como veis en la foto, la lactosa está compuesta de dos azúcares básicos: galactosa y glucosa unidos. La enzima lactasa rompe esa unión.


La gente que tiene intolerancia a la lactosa es porque su cuerpo no genera suficiente (o nada) lactasa, por lo que cuando comen lácteos (o productos que lleven lactosa) se les indigestan, les cuesta mucho digerirlos o incluso no pueden, lo que les genera problemas gastrointestinales varios.

A día de hoy, existen unas pastillitas de lactasa, que suplen esa función que el cuerpo no hace. Cuando alguien con intolerancia a la lactosa tiene, por ejemplo, una celebración o una ocasión especial y quieren comer tarta o poder comer de todo sin miedo, se toman una de estas pastillitas y les ayuda a poder digerir la lactosa sin problemas. Pero esta pastilla sólo sirve para la gente que no puede digerir la lactosa, no sirve para las alergias a los lácteos. Lo digo porque en más de una ocasión me han mentado dicha pastillita, como sugiriéndome que me la compre...


Lácteos


Así, en genérico. La palabra lácteos se refiere a la leche y a todos sus derivados. Puede ser leche de vaca, de oveja, de cabra o de cualquier otro mamífero (en algunas culturas se consume leche de búfala, de camella,...).


Los derivados de la leche incluyen todos los productos que se obtienen a través de procesar la leche cruda de diversas formas. Pueden ser fermentados o no, pero incluyen una amplia variedad de productos: nata, mantequilla, suero de leche, leche evaporada, leche condensada, dulce de leche, queso, kéfir y yogures.

Vamos, que los lácteos suponen un montón de productos de consumo habitual y frecuente.


¿Y los lácteos "Sin lactosa"?


Bien, esto daría para otra entrada pero no me voy a enrollar. Resumiendo, los lácteos "Sin lactosa" que se ven cada vez más hoy en día son lácteos a los que se les ha extraído la lactosa para que las personas intolerantes puedan tomarlos sin problema... o eso es lo que nos hacen creer. Bendita publicidad engañosa.


Realmente los lácteos sin lactosa no son lácteos a los que les han extraído ese azúcar. Buf! Demasiado trabajo. En realidad son lácteos a los que les añaden la enzima lactasa, para que haga el trabajo de romper la lactosa en los dos azúcares básicos de los que está compuesta, que esos el cuerpo sí puede digerirlos. Por eso la leche sin lactosa sabe más dulce que la normal, porque en lugar de lactosa tiene más galactosa y glucosa, que son azúcares simples que le dan más dulzor.

Pero los productos sin lactosa siguen siendo lácteos. El hecho de quitarles (o de camuflar) la lactosa no hace que dejen de ser lácteos. Siguen teniendo el resto de componentes que tienen todos los lácteos. Por lo que siguen teniendo proteína de leche (a la que hay mucha gente que es alérgica) y siguen teniendo alpha-galactosa, que es el azúcar que me da alergia a mí.


Así que cuando alguien diga que no puede tomar lácteos, no le recomendéis que tome leche o yogures sin lactosa. Si ha dicho "lácteos" quiere decir que su problema no es la "lactosa". Espero que este post ayude a resolver alguna duda o por lo menos a ir poco a poco concienciando y aportando información a un tema que, aunque cada vez es más conocido, aún hay mucho desconocimiento por parte de la población en general.

Muás
Iratxe

martes, 19 de julio de 2016

Cous cous con verduras


¿Qué tal llevamos el verano? ¿Hartos ya de tanto calor? ¡¡Pues yo estoy encantada!!

Pensaréis que estoy loca, pero es que hay que tener en cuenta que yo soy del norte. Y aquí los inviernos son muy largos, fríos y oscuros. Y se hacen largos. Muuuuuy largos.


martes, 12 de julio de 2016

Panna cotta vegana de coco


Allí donde estáis, además de ser verano ¿lo parece? Si es así, me alegro por vosotros.

Y que sepáis que me dais envidia! Porque por aquí de momento el verano viene muy "del norte". Es decir, un día hace sol y calor y todos achicharrados pero felices gozando del verano...y luego varios días grises y fresquitos. Con fresquitos quiero decir que rondando los 20ºC y gracias. Encima estos días pochos suelen coincidir siempre con el fin de semana... >_<


jueves, 7 de julio de 2016

Polos tricolor (y tri-sanos)


Más concretamente, tienen una capa de té verde con maracuyá, otra de yogur de soja de melocotón y una tercera de infusión de frutos rojos.

Qué, ¿molan o no molan? Además no llegan ni a 50 calorías cada polo!! Ahora sí que os he convencido, ¿eh? ;)


Estamos ya en pleno verano, o eso dicen, porque aquí se le ha debido de olvidar venir. Mientras todo el mundo anda achicharrado perdido, aquí no llegamos a 30ºC y además todos los fines de semana se chafa el tiempo y parece otoño.

Pero como el verano es mi época del año favoritísima (sí, sí, en superlativo), yo disfruto con cada rayo de sol y para mí más de 20ºC es ya motivo de celebración ;p

lunes, 4 de julio de 2016

Galletas con chips de chocolate (con maragina casera)

Unas ricas y saludables galletas con trocitos de chocolate que vais a repetir seguro!


En el post anterior os enseñé cómo preparar margarina casera de una forma super sencilla. Si no la habéis probado aún, os recomiendo que lo hagáis porque os va a sorprender.

Como os contaba en ese post, la margarina casera la podemos utilizar para preparar numerosas recetas de repostería o masas. Y aquí os traigo un ejemplo: estas galletas con chips de chocolate.