jueves, 28 de abril de 2016

Paté de champiñones al vino blanco

Si os gustan los champiñones, tenéis que probar este paté, porque os va a encantar. Lo mejor de todo es que es apto para todo el mundo, ya que no lleva lácteos, ni huevo, ni gluten, ni productos de origen animal.

Y es que desde que no puedo comer nada que venga de un mamífero, mis opciones de aperitivos (y de casi todo en general) se han visto bastante mermadas. Lo bueno, que estoy descubriendo la cocina vegana (aunque yo no sea vegana) y  me estoy maravillando de todas las opciones que hay.


Lo cierto es que "paté de champiñones al vino blanco" no suena muy glamouroso que digamos, podía haber usado otro tipo de vino para que me quedara más "chic". Por ejemplo Oporto, Pedro Ximénez, Chardonnay... Pero qué queréis que os diga, no soy una entendida en vinos ni tampoco me va el postureo (que se ha puesto muy de moda ahora esa palabra) en cuanto a gastronomía se refiere.

Podéis usar el tipo de vino que qeráis, blanco o tinto, el que más os guste. A mí es que me encanta el toque que le da el vino blanco a los champis.


domingo, 24 de abril de 2016

Bizcocho de zanahoria (o pseudo carrot cake) #Asaltablogs

Hacía muchísimo tiempo que no preparaba bizcocho de zanahoria...¡qué error! Ya sólo por el olor tan rico que deja por toda la casa merece la pena. Es más, deberían sacar un ambientador con este olor. Yo me lo compraba fijo!


Ya tenemos aquí el último domingo de mes y eso significa...¡¡Asaltablogs!! Ese reto mensual en el que una banda de blogueros mangantes nos compinchamos para desvalijar la cocina de una pobre víctima elegida por sorteo. En esta ocasión, le ha tocado sufrirnos a Ivan, de El Restaurante Imaginario. Que por cierto, no sólo es un blog, sino un restaurante con el mismo nombre.

Tuve muchas dudas sobre qué hacer, pero al final opté por preparar el desayuno para este fin de semana ;) 


La carrot cake siempre ha sido una de mis favoritas. La zanahoria le da una jugosidad increíble al bizcocho y el toquecito de canela y jengibre me parece irresistible.

Aunque, como veis, lo que os traigo hoy no es una verdadera carrot cake. La tarta de zanahoria lleva un relleno de crema de queso que la mía no tiene. Creo que por eso hacía tantísimo tiempo que no preparaba una carrot cake: ¡¡porque ya no puedo comer el relleno!!


Suele ir rellena (y cubierta también muchas veces) de una crema de queso, que combina de maravilla con el sabor del bizcocho. Yo siempre hacía una crema con queso tipo Philadelphia y nata, aunque también los hay que la hacen con queso y mantequilla o usando queso mascarpone (así queda también de muerte!). Pero claro, ese relleno para mí es como una bomba mortal y sólo probar una cucharadita del mismo me supondría pasar una semana realmente jodida del estómago.

Como no hay versión "sin lácteos" para ese relleno de queso crema, he optado por hacer sólo el bizcocho, que también está de muerte! Vale sí, se podría hacer cualquier otra crema sin lácteos o vegana...pero no sería ni de lejos lo mismo. Por eso he preferido dejar el bizcoho "en pelotas".


La verdad es que he "tuneado" bastante la versión de Ivan, pero que conste que ha sido por exigencias del guión:

  • él hace la tarta con relleno que, como ya os he dicho, yo no lo puedo comer, así que fuera. 
  • le pone un glaseado con clara de huevo, pero yo no soy muy amiga de usar huevo crudo así como así. Le he hecho un glaseado más tenue.
  • yo uso azúcar moreno, que para este bizcocho me parece que va mejor. Y le echo mucha menos cantidad.
  • su bizcocho lleva también pasas y nueces. Que conste que yo se las quería poner también, pero es lo que tiene ser una cronoyonqui y tener que estar en casa pendiente de la enrtega de un paquete por parte de una empresa de mensajería incompetente: que te das cuenta de que no tienes todos los ingredientes, pero no tienes tiempo de ir a comprarlos! 

Por eso la he llamado "pseudo carrot cake", porque lo que he hecho no es una tarta, sino más bien un bizcocho de zanahoria. Pero aunque no lleve relleno, para mí sigue siendo una de mis favoritas, el sabor que tiene este bizcocho es para disfrutarlo así, a secas.


BIZCOCHO DE ZANAHORIA


Inspiración: esta carrot cake de El restaurante imaginario.
Dificultad: facilita.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 55 minutos.
Alérgenos: huevo, gluten


Ingredientes


Para el bizcocho:
  • 350 g. de zanahorias
  • 3 huevos
  • 350 g. de aceite de oliva suave
  • 200 g. de azúcar moreno
  • 350 g. de harina
  • un pizca de sal
  • 5 g. de bicarbonato sódico
  • 15 g. de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • canela (al gusto)
  • jengibre (al gusto)
  • nueces y pasas (opcional)

Para el glaseado suave:
  • el zumo de 1 naranja
  • 100 g. de azúcar glace

Preparación


1.- Precalentamos el hornoa 180ºC. 

2.- Pelamos y rallamos o picamos finamente las zanahorias. Reservamos.

3.- Tamizamos la harina junto con el bicarbonato, la levadura, la sal, la canela y el jengibre. Reservamos.

4.- Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que esten esponjosos. Añadimos entonces el aceite y la vainilla.

5.- Agregamos la mezcla de harina en dos veces, batiendo hasta incorporar bien en cada vez.

6.- Por último, añadimos la zanahoria (y las nueces y pasas, si vais a usar) y removemos para que se repartan bien por toda la masa.

7.- Engrasamos un molde y vertemos la mezcl. Horneamos durante unos 55 minutos, hasta que al pinchar con un palillo en el centro este salga limpio. Dependiendo del tamaño o profundidad del molde puede que tenga que estar más o menos tiempo.

8.- Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

9.- Mientras se enfría preparamos el glaseado. Simplemente tenemos que mezclar el zumo con el azúcr glace, hasta lograr una mezcla espesa. Si añadís más azúcar, os saldrá un glaseado más denso.

10.- Vertemos el glaseado sobre el bizcocho.

Consejos:

  • podéis usar azúcar blanquilla en lugar de azúcar moreno.
  • a este bizcocho le van muy bien las pasas y las nueces, sólo tendríais que añadirlas junto con la zanahoria.
  • le podéis preparar un relleno para convertir este bizcocho en un verdadera carrot cake. Si no tenéis problemas de alergias, el típico relleno de crema de queso. Si no, podéis usar nata vegetal o nata de coco y aromatizarla con canela,...
  • si queréis un glaseado más espeso, de esos que se suelen ver blanquitos, tenéis que añadir más cantidad de azúcar glace.
  • para el glaseado, podéis usar cualquier otro líquido que os guste: agua, otro tipo de zumo, algún licor,...

Para nosotros ha sido el desayuno de este fin de semana, lujo-lujo! Además con el olorcito que se queda por toda la casa cuando lo preparas...es que sólo por eso merece de verdad la pena hacerlo! Y lo hemos agradecido, que este mes de abril está haciendo honor al refranero y ya no sé si cambiar la bici por una canoa para ir a trabajar! 

Muás
Iratxe

martes, 19 de abril de 2016

Batido nutritivo: plátano, kiwi, avena y un toque de canela

Ahora que (se supone) que llega el buen tiempo y estamos en plena temporada de muchas frutas, ya va apeteciendo tomar cosas más fresquitas y sanas. Para ello los batidos (o smoothies) son una opción estupenda.


Yo prefiero seguir llamándolo batido, aunque de un tiempo a esta parte se haya puesto de moda lo de decir "smoothies". No entiendo esa manía de llamarlo a todo con términos ingleses cuando hay ya palabras en castellano, parece que es que mola mucho más decir "Me voy a tomar un smoothie" que "Me voy a tomar un batido". Es como si fuera más exótico o saludable...más "guay".

Pero los llaméis como los llaméis, siguen estando igual de buenos y siguen siendo igual de saludables. Aunque reconozco que siempre que los tomo me propongo que tengo que hacerlos más a menudo, para sustituir al café con galletas de la merienda, pero luego me cuesta un montón. A ver si este año lo cumplo y me hincho a batidos para estar super vitminada y mineralizada ;p


viernes, 15 de abril de 2016

Alioli de mango

Aunque pueda sonar un poco rara la combinación, os aseguro que esta salsa os va a encantar!


Hace tiempo que probé ya este alioli de mango, lo hemos hecho en casa alguna vez para acompañar la sepia a la plancha. No sé de dónde saqué la receta, pero recuerdo que cuando la vi me pareció tan original que enseguida la probé.

Como el otro día nos entró mono de comer sepia, se me ocurrió hacerle alguna salsa o algo para acompañarla. Me acordé de este alioli y pensé que tenía que poner la receta aquí en el blog para que podáis probarla.


lunes, 11 de abril de 2016

Mousse de chocolate mágica (con agua)

¿Y esto qué es lo que es? ¿Mágica? 

No, no es que haya encontrado la fórmula para que el chocolate no engorde. La "magia" de esta mousse radica en que se prepara con agua. Sí, parece imposible, además de una guarrindongada. Pero os aseguro que el resultado es increíble!


Mira que yo no he sido nunca muy chocolatera, menos aún del chocolate negro... Pero ahora que es el único chocolate que puedo comer porque no lleva lácteos, la verdad es que me estoy aficionando a su sabor. Eso sí, esta mousse sólo es apta para verdaderos amantes del chocolate. Porque básicamente es como comerse una tableta de chocolate pero con cuchara. Al llevar sólo agua sabe pues eso, a chocolate puro.

Esta receta ya la publiqué en mi otro blog hace un par de años o más, pero quería publicarla aquí también, ya que es una manera perfecta para disfrutar de una mousse de chocolate si no podemos tomar lácteos ni huevos. También es ideal porque no lleva gluten, ni azúcar (dependiendo del chocolate que uséis), así que es apta para todos!!


lunes, 4 de abril de 2016

Pan con pipas y levadura de cerveza (en panificadora)

La panificadora, ese gran invento.

En mi casa, aunque últimamente la tenemos un poco más olvidada, la verdad es que le sacamos chispas. Creo que es uno de los trastos de cocina que más hemos amortizado.