domingo, 28 de febrero de 2016

Tagliatelle aglio e olio (El Asalta Blogs)

Ya tenemos aquí el último domingo de mes. Y debería ser el último día del mes también, pero este año nos viene con un día de regalo...¡¡y encima lunes!! Los bisiestos deberían ser festivos, está claro. Un día más sí, pero de fiesta.

En fin, que me desvío...


Que sea el último domingo de mes significa algo importante: que nos toca reto de El Asalta Blogs!! El reto más canalla de la blogosfera, en el que una pandilla de blogueros delincuentes nos dedicamos a robar cada mes en la cocina de otro blog elegido por sorteo. 

Este mes nos ha tocado asaltar al blog El caldero de Nimuë, un blog que no sólo nos habla de cocina, sino también de viajes. Tiene un montón de recetas, la mayoría saladas, y aunque normalmente tiendo al dulce, esta vez me he decantado por "chorizarme" un buen plato salado que nos sirvió para comer el sábado pasado :)


viernes, 19 de febrero de 2016

Tarta de yogur de soja

Antes de no poder tomar ningún producto proveniente de un mamífero, mi tarta favorita era la de queso. Era mi receta estrella y el postre que pedía en todos los restaurantes.

Ayyyyyy, y cómo la echo de menos!!


Aunque hay ya muchos sustitutos para los lácteos hoy en día, lo cierto es que para el queso no... Y los que se hacen llamar "queso vegano", creedme, son un asco y deshonran la palabra queso. Y lo digo yo, que tenía poco menos que un máster en queso!

Hace mucho que quería hacer una tarta de "queso" vegana, que he visto que las hacen con tofu de seda. Supongo que eso tiene que estar a años luz de la tarta de queso original, eso sí. Pero como quería hacer una tarta para una celebración familiar, me parecía que experimentar con ellos y el tofu iba a ser demasiado...jajaja! 


Intentando inspirarme por internet y en distintos libros de cocina vegana que tengo, vi las tartas de yogur. Justo tenía unos yogures de soja sabor mandarina y limón que estaban buenísimos y me pareció buena idea. Y fue un acierto!!

No las tenía todas conmigo de que fuera a gustarles, ya que usé yogures y nata de soja, no le puse azúcar y la mermelada era dietética porque mi abuela es diabética...pero fue un éxito!! A mí misma me sorprendió lo buena que estaba y, sobre todo, lo ligera que es. 


Yo usé agar-agar porque la gelatina comercial viene del cerdo y claro, no puedo comer nada que venga de un mamífero. Hasta ahora mis experiencias con el agar-agar no habían sido muy positivas que digamos, pero en esta ocasión acerté con la dosis y la preparación, así que la textura también perfecta!


Evidentemente, la podéis hacer usando yogures y nata normal y también os quedará buenísima. Y en lugar de agar-agar, gelatina en polvo o en láminas.


TARTA DE YOGUR DE SOJA


Inspiración: yo misma sobre la marcha.
Dificultad: asequible para cualquiera.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: mínimo un par de horas.
Alérgenos: gluten, soja (puedo haber más dependiendo de las galletas que utilicéis para la base)


Ingredientes


  • 100 g. de galletas integrales sin lácteos (o las que queráis)
  • 40 g. de margarina vegana *
  • 3 yogures de soja (los míos de sabor mandarina y limón)
  • 200 ml. de nata de soja
  • 50 ml. de zumo de limón (opcional)
  • 1 sobre de agar-agar en polvo
  • mermelada de fresa (la mía era dietética, sin azúcar)

Preparación


1.- Lo primero es preparar la base. Para ello trituramos bien las galletas, con ayuda de una batidora o robot de cocina, hasta que queden migas. 

2.- Derretimos la margarina en el microondas y la mezclamos con las galletas. Si veis que las galletas quedan aún muy secas, añadid un poco más de margarina.

3.- Forramos la base de un molde desmontable con las galletas, Con ayuda de una cuchara compactamos y alisamos la superficie. Reservamos en la nevera mientras preparamos el relleno.

4.- Para preparar el relleno, ponemos la nata de soja en un cazo y vertemos en forma de lluvia el agar-agar. Esto es para que no se formen grumos. Calentamos a fuego medio hasta que rompa a hervir, removiendo regularmente. En ese momento añadimos los yogures y el zumo de limón y dejamos que hierva un par de minutos, removiendo para que se integren bien todos los ingredientes. 


5.- Dejamos reposar un poco la mezcla en el cazo para que se temple. Vertemos sobre la base de galleta y dejamos enfriar en la nevera para que cuaje. Mínimo 2 horas para que coja buena consistencia.

6.- A la hora de servir, desmoldamos y cubrimos la superficie con mermelada al gusto. 


Consejos:

  • si tenéis problemas de alergias o intolerancias, os tendréis que fijar bien en las galletas que utilicéis de base. Yo uso unas integrales de Gullon que no llevan lácteos y que están muy ricas.
  • podéis variar el sabor de los yogures o utilizar yogures naturales y luego darle sabor al relleno con algún aroma, pasta de sabores, zumo,...
  • se pueden usar yogures y nata normales.
  • si os gusta que los postres sean dulces, podéis añadirle azúcar al relleno.
  • la mermelada puede ser del sabor que queráis y de cualquier tipo. Yo utilicé mermelada dietética, de esas que en lugar de azúcar llevan edulcorantes y que, por ende, son más sosas. Mi abuela es diabética y ya suficiente me parecía con el azúcar de la base.
  • podéis sustituir el agar-agar por un sobre de gelatina neutra o 6 laminas de gelatina. 
  • he puesto lo de la marganira vegana, porque tal y como os conté en este post: productos que no te imaginas que llevan lácteos, la mayoría de margarinas vegetales del mercado llevan mantequilla, o leche, o gelatina. Es bastante difícil encontrar una margarina que, en efecto, sea sólo vegetal.

Aunque sólo sea estéticamente, parece una tarta de queso! Para quitar el mono...jajajaja. Os animo a que la hagáis, porque es súper ligera y tiene un sabor muy rico. Es ideal como postre después de una comilona, ya que es fresquita y nada pesada. Ya os digo que el experimento le gustó mucho a mi familia, y eso que ninguno de ellos ha comido jamás un yogur de soja o ha probado la nata de soja!

Muás
Iratxe

lunes, 8 de febrero de 2016

Bizcocho de oreo golden y cacao en microondas

Otra vez vengo con una receta de esas facilonas y rápidas pero que merecen muchísimo la pena. ¡¡Ya no tenéis excusa para no hacer bizcochos!!


El microondas es ese electrodoméstico que todos tenemos y que, prácticamente, su única función es la de "calientatodo". 

Pero oye, a mí es que me da mucha rabia tener ahí un cacharro y usarlo sólo para calentarme el café por la mañana o recalentar el tupper de paella que sobró del domingo.


¿Tenéis mono de dulce pero no os apetece andar encendiendo el horno? ¿Una visita inesperada? ¿Queréis comer bizcochos caseros pero no sois muy duchos con la repostería? ¿Desayunar los fines de semana algo especial pero que no sea industrial? ¿Queréis que el microondas deje de ser ese cacharro que sólo sirve para calentar comida?