domingo, 31 de enero de 2016

Cuadraditos de plátano y nutella. El Asalta Blogs

Ya está aquí el último domingo de mes...¡¡y mi primera participación con este blog en el reto de El Asalta Blogs!!


El Asalta Blogs es un juego en el que unos cuantos blogs nos dedicamos a entrar en la cocina de otro que se elige por sorteo y "robarle" sin piedad alguna de sus recetas. El último domingo de mes, todos publicamos la receta "chorizada". En este enlace tenéis toda la información sobre el reto y cómo participar en el mismo.

Con mi otro blog llevo participando desde la primera temporada, pero desde que creé este blog a causa de mi alergia a los mamíferos apenas publico en el otro, ya que este es el que se adapta a lo que es verdaderamente mi forma de comer. Asi que pedí poder cambiar de blog "mangante" para poder seguir participando en el reto a mi manera. 


lunes, 25 de enero de 2016

Nutella vegana


O crema de avellanas y cacao vegana casera. 
 
¿Hay algo mejor que la Nutella? ¿O la Nocilla? Pues sí!! Hacerla tú misma en casa en tan sólo 10 minutos!! Eso sí, es muy peligroso, ya que corres el riesgo de comértela a cucharadas y si se te acaba...¡haces más!

lunes, 18 de enero de 2016

Tofu con curry de coco

Cuando me dijeron que ya no podía comer más carne de mamífero, tampoco me supuso un esfuerzo muy grande. No era especialmente "carnívora" y aún me quedaban en el menú el pollo, pavo, distintas aves y pescado. Pero claro, han pasado ya más de 3 años de aquello y llega un punto en el que te aburres de comer siempre lo mismo. Vale que se puede preparar de infinitas maneras, pero al final, en el día a día, te limitas a preparar 4 cosas y poco más. 
Las alternativas veganas son una buena opción para consumir proteínas sin necesidad de comer carne. Pero, sinceramente, no es que sean lo más en cuanto a sabor... tanto el tofu como el seitán resultan bastante insípidos o con un sabor demasiado "acartonado". La textura da bastante el pego, pero el sabor deja bastante que desear. Pero bueno, el truco está en saber prepararlos bien y, sobre todo, en saber acompañarlos.


Hace mucho tiempo que tenía ganas de preparar curry de coco, aunque mi idea era hacerlo con pollo. Pero tenía en casa un paquete de tofu que había comprado en uno de esos arrebatos de "innovación" y que como no usaba estaba a punto de caducar. Así que me animé a prepararlo junto con el curry de coco a ver qué tal...¡¡¡y nos ha encantado!!!

Ya sea con tofu, con pollo, con cualquier otra carne o como salsa para acompañar arroces o pastas, os animo a que preparéis el curry de coco porque os va a encantar! Nosotros ya lo vamos a incluir en nuestra lista de básicos para prepararlo a menudo.

Si os gusta el curry o la comida de estilo otriental, esta receta es para vosotros. Y aunque no seais muy "fans" del sabor a coco, tranquilos porque no se nota.


TOFU CON CURRY DE COCO

Inspiración: un popurrí de varias ideas que he ido viendo.
Dificultad: asequible.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Cantidad: para 2 personas.
Alérgenos: soja

Ingredientes

  • 250 g. de tofu duro
  • 200 ml. de leche de coco (de la que viene en lata)
  • 100 ml. de agua
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de curry en polvo
  • aceite de oliva
  • sal
  • 150 g. de arroz (para acompañar)

 

Preparación

 

1.-  Lo primero es escurrir el tofu. Lo sacamos del paquete, lo envolvemos con paños limpios o con papel de cocina. Lo ponemos en un plato o recipiente, le colocamos peso encima y lo dejamos un par de horas para que suelte el exceso de agua.

2.- Cocemos el arroz que usaremos de acompañamiento y reservamos.

3.- Para preparar el curry, picamos los ajos y los ponemos en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando comiencen a dorarse, añadimos la cebolla picada y pochamos todo a fuego medio-bajo. 

4.- Una vez pochada la cebolla, unos 10 minutos, añadimos el curry en polvo. Añadimos también la leche de coco, el agua y una pizca de sal. Removemos todo bien y lo dejamos reducir a fuego najo durante unos 10-15 minutos.

5.- Trituramos el curry con la batidora hasta obtener una salsa espesa. Podéis probar y rectificar de sal, de curry o añadirle alguna especia más que os guste.

6.- Para preparar el tofu, lo cortamos en dados y lo salteamos en una sartén con un poco de aceite y sal.

7.- Para servir, mezclamos el tofu con la salsa de curry de coco y acompañamos con el arroz. Otra opción es poner el arroz en el fondo del plato, bañarlo con la salsa y colocar el tofu encima.


Consejos:

  •  servido con arroz, es un plato completo y equilibrado.
  • en lugar de tofu, podéis usar pehugas de pollo cortadas en tiras. O cualquier otra carne blanca troceada.
  • la leche de coco que viene en brick suele tener mucha agua y es más una aguachirri que otra cosa. Hay que usar la que viene en lata. Pero a temperaturas inferiores a 20ºC se separa en dos fases: arriba una capa sólida blanca (la nata) y abajo el agua de coco. Si os ocurre esto, mezclar muy bien para que se homogeinicen las dos capas y tengáis una especie de leche blanca espesa.
  • podéis preparar sólo el curry, la salsa, y usarla para acompañar arroces o pastas.
  • en algunas recetas que he visto, añaden también un poco de jengibre a la salsa. Yo no lo hice porque mu txurri no es muy amigo del jengibre y no me quise arriesgar...

Animaos con esta receta tan rica, os aseguro que os va a sorprender y la vais a incluir entre vuestars salsas básicas. Y animaos también a probar con el tofu y diferentes alternativas a la carne, haréis vuestra dieta más completa, variada y mucho más divertida!

Ah! Y no os perdáis la siguiente receta, porque os va a encantar!

Muás
Iratxe

miércoles, 13 de enero de 2016

Batido de plátano, cacao y cacahuete

Después de la super receta de Roscón de Reyes que publiqué la semana pasada, hoy toca algo mucho más sencillo y rápido.


Aunque parezca mentira, la semana pasada aún eran Navidades y estábamos comiendo Roscón!! Pero no os pasa que una vez que vuelves a la rutina parece que todo ha sido hace ya un montón?

El caso es que ahora mismo como que no nos apetece ponernos a hacer cosas muy elaboradas o ponernos a hornear dulces consistentes. El cuerpo nos pide cosas más ligeras y hasta tenemos mono de comer verduras, ensaladas y fruta.


Así que hoy os traigo una receta súper sencilla de preparar y con fruta. Pero, para quitarnos un poco el mono de dulce, lleva también cacao y mantequilla de cacahute.

Es una receta ideal para tomar fruta de una forma deliciosa, o para tener un postre rico pero no muy pesado. O incluso para que los niños tomen fruta en la merienda sin rechistar.  

Podéis cambiar el tipo de fruta, mezclar diferentes, usar diferentes tipos de leche, añadir pepitas de chocolate,... Los batidos son todo un mundo de posibilidades!! Sólo tenéis que echarle imaginación.


BATIDO DE PLÁTANO, CACAO Y CACAHUETE

Inspiración: yo misma.
Dificultad: para torpes.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cantidad: para 2 vasos.
Alérgenos: cacahuete


Ingredientes

  • 2 plátanos
  • 300 ml. de leche vegetal (yo usé avena, pero cuidado porque tiene gluten)
  • 1 cucharada generosa de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de sirope de agave (o de azúcar)

 

Preparación

 1.- Pelamos y troceamos los plátanos.

2.- Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos hasta conseguir la textura deseada. 

3.- Probamos para poder rectificar el sabor: añadirle más sirope de agave o si veis que está muy espeso le podéis añadir más leche.

4.- Servir inmediatamente. 



Consejos:

  • podéis añadirle también manzana, que va muy bien con el plátano.
  • para los muy golosos, podéis añadir justo al final pepitas de chocolate. 
  • podéis hacerlo sin cacao, que también está buenísimo.
  • usar el tipo de leche que más os guste. Tened en cuenta que las leches vegetales tienen sabores muy marcados y dependiendo de la que uséis variará mucho el sabor del batido.
  • yo usé sirope de agave, pero podéis endulzarlo con azúcar o dejarlo sin más. Al añadirle cacao puro, que es amargo, es mejor endulzarlo un poco, pero si no sois muy golosos, podéis dejarlo tal cual. 
  • probad a hacerlo con diferentes frutas, aprovechando las que estés de temporada. podéis hacer cientos de combinaciones buenísimas! 

Animaos a hacer batidos, es una manera muy buena de tomar fruta y para "engañar" a los más peques de la casa. Y para tomar vitaminas ahora que parece que por fin sí que va a llegar el  invierno...¡que aquí dicen que el viernes ya va a nevar!

Muás
Iratxe

martes, 5 de enero de 2016

Roscón de Reyes sin lácteos

No se me ocurre mejor manera de empezar el año de recetas que con un delicioso Roscón de Reyes. El colofón perfecto para estas fechas y el remate para que el día 7 la báscula salga corriendo cuando nos vea entrar en el baño ;P


Además este es uno de esos postres de toda la vida, una tradición de aquí, que por suerte sigue resistiendo a la invasión yanqui que vivimos. Un dulce que hemos disfrutado de pequeños y que de mayores seguimos disfrutando como enanos. No hay nada mejor que untarlo en el café o desayunarlo la mañana de Reyes con una taza de chocolate.

Y esa intriga de saber a quién le va a aparecer el haba o la figurita y va a ser el encargado de pagarlo. O esa "polémica" para ponerse de acuerdo en casa entre los que lo prefieren de crema o de nata.


Desde hace ya unos pocos años que del Roscón me encargo yo. No porque me salga a mí siempre el muñequito y no me quede más remedio que pagarlo, sino porque lo hago yo en casa. Mejor que los comerciales y así lo dejo sin rellenar y que cada cual lo disfrute como le dé la real gana.

Pero este año, con más razón, lo tenía que hacer yo. Evidentemente, todos los comerciales, sean de mejor o de peor calidad, se elaboran con mantequilla. Además que los rellenos también llevan lácteos: nata, crema pastelera, trufa,... Y claro, eso para mí es una bomba mortal.


Así que como me niego a morirme de envidia viendo cómo los demás comen Roscón, aquí va mi versión sin lácteos. Os aseguro que no notaréis la diferencia. El sabor es el mismo, la miga y la textura también y sigue teniendo ese sabor mágico que nos transporta a nuestra más tierna infancia en la que vivíamos este día tan mágico de forma super intensa.

Animaos a hacerlo, que aún estáis a tiempo!! Y si no es para mañana, para cualquier otra ocasión, porque no sólo se pueden comer roscones ahora! El año pasado, sin ir más lejos, le preparé uno al novio por su cumpleaños en febrero, ya que es su dulce favorito ^_^

No es porque lo haya hecho, que ya he hecho unos cuantos, pero os puedo asegurar que de todos los que he hecho hasta ahora este es el más rico con diferencia! No sé si es porque lleva aceite en lugar de  mantequilla o qué, pero ha quedado espectacular!



ROSCÓN DE REYES (SIN LÁCTEOS)


Inspiración: adaptada de esta receta de Roscón de Webos fritos (creo que es la más versionada)
Dificultad: al igual que todas las masas, tiene su dificultad.
Tiempo de preparación: 40 minutos + tiempos de levado (echarle que 1 día).
Cocción: 15-18 minutos.
Cantidad: 2 roscones medianos.
Alérgenos: gluten, huevo, frutos secos (depende de con qué lo decoréis)


Ingredientes


Para el prefermento
  • 70 g. de leche vegetal (yo usé de almendras)
  • 10 g. de levadura fresca
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 130 g. de harina de fuerza

Para la masa
  • 60 g. de leche vegetal (yo usé de almendras)
  • 70 g. de aceite de oliva
  • 2 huevos medianos
  • 20 g. de levadura fresca
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 450 g. de harina de fuerza
  • 1 pizca de sal
  • 120 g. de azúcar glace

Para decorar
  • huevo batido
  • azúcar humedecido con unas gotas de agua

Preparación


1.- Lo primero será preparar el prefermento. Para ello templamos la leche y deshacemos la levadura en la misma. Mezclamos con la harina y el azúcar y formamos una bola.

2.- Ponemos agua templada en un bol y metemos la bola de masa. Cuando veamos que flota, pasados aproximadamente 10-15 minutos (dependerá de la temperatura), significará que el prefermento está listo para ser usado.

3.- Para preparar la masa, primero deshacemos la levadura en la leche tibia. 

4.- En un bol tamizamos la harina y añadimos los huevos un poco batidos, el azúcar, el aceite, una pizca de sal y el agua de azahar. Agregamos también la leche con la levadura disuelta, la bola de prefermento y mezclamos enérgicamente todo.

5.- Si tenéis una batidora con gancho amasador, os vendrá de maravilla. Si no, tendréis que amasar a mano. Hay que amasar bien durante unos 10-15 minutos a velocidad baja (o a mano, sobre una superficie aceitada para que no se pegue la masa). 

6.- Cuando tengamos una masa elástica y que no se pega, formamos una bola y dejamos levar, en un bol que habremos aceitado, hasta que doble su tamaño. Yo suelo tapar el bol con un paño, pero no es necesario. Este levado será de unas 5 o 6 horas, dependiendo un poco de la temperatura que tengamos en casa.

La bola antes...

...y después
7.- Una vez doblado el volumen, dividimos la masa en dos bolas (podéis dejarla tal cual si queréis hacer un mega roscón) y las dejamos reposar 5 minutos.

8.- Para darle forma a los roscones, introducimos los dedos en el centro de la bola y poco a poco vamos agrandando el agujero. Si veis que la masa tiende a encogerse, quiere decir que no está "relajada", así que tendréis que dejarla reposar 10 minutillos y volver a darle forma.
Si queréis meter una sorpresita dentro, este es el momento. Una vez que le habéis dado la forma, metéis la sorpresita por debajo.


9.- Colocamos los roscones sobre una bandeja de horno con papel vegetal. Dejamos reposar hasta que vuelvan a doblar su tamaño. Esta vez serán unas 2-3 horas, dependiendo de la temperatura que tengáis en casa. Podéis poner en el agujero un aro de emplatar, un vaso o incluso una bola de papel de aluminio para que no se cierre el agujero durante el levado 

10.- Cuando hayan doblado el volumen, pintamos la superficie con huevo batido, con delicadeza para no desgasificar el roscón. Adornamos con el azúcar humedecido. Yo este año lo he dejado así sin más, pero podéis poner frutas confitadas, almendras laminadas,...


11.- Precalentamos el horno a 200º, con calor arriba y abajo. 

12.- Horneamos durante unos 15-18 minutos. Los 10 primeros minutos a 200ºC y luego bajamos a 180ºC. El tiempo depende de si habéis hecho 2 roscones medianos o un super roscón!

13.- Cuando esté hecho, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

14.- Una vez frío, podéis cortarlo por la mitad y rellenarlo de lo queráis...¡o dejarlo tal cual! :)


Consejos:

  • podéis usar el tipo de leche vegetal que queráis: soja, arroz, almendras, avellanas,...
  • a mi no me han hecho nunca mucha gracia las frutas confitadas o las guindas, por eso no lo decoro. Me gusta más así, simple. Pero podéis decorarlo con lo que más os guste: frutas confitadas, almendras laminadas, frutos secos troceados,...
  • para el relleno podéis usar el que más os guste. Si no podéis tomar lácteos, una buena opción es rellenarlo con nata de coco. En esta entrada os explico cómo hacerla y montarla para que quede perfecta.
  • una vez que le dais forma al roscón, durante el segundo levado os puede pasar que se cierre el agujero. Por eso es recomendable poner un aro de emplatar, o un vaso, o una bola de papel de aluminio, o lo que se os ocurra.
  • a la hora de hornearlo, lo podéis hacer con un aro de emplatar en el agujero, para aseguraros de que no se va a cerrar.
  • los tiempos de levado son orientativos, ya que dependen muchísimo de la temperatura que tengáis en casa. Hay que gente que calienta el horno a 50ºC, lo apaga, deja que se temple y mete ahí el roscón a hacer el levado, para acelerar el proceso.
  • si no tenéis tiempo en un día de andar pendientes de los tiempos de levado, podéis hacer el proceso en 2 días. Hacéis todo el proceso y justo el primer levado (el de 5 horas),dejáis que lo haga en la nevera toda la noche. De esta forma se retarda el proceso. Al día siguiente, lo tenéis que sacar 1 hora antes de querer usarlo para que coja temperatura, y ya lo tendréis listo para darle forma.
  • la levadura tiene que ser de panadería, no de la de Royal. Podéis usar levadura fresca (que la venden en cubitos) o la seca, que viene en sobres. En ese caso hay que tener cuidado con las equivalencias de los gramos. Más o menos se usa un tercio de la seca, es decir, 5 g. de levadura seca = 15 g. de levadura fresca.
  • si queréis que sea un poco más aromático, el azúcar de la decoración lo podéis humedecer con unas gotas de zumo de naranja o de limón, en lugar de con agua.

Parece complicado, pero el resultado merece la pena de verdad. No sólo por lo riquísimo que queda, sino por la satisfacción de haberlo hecho uno mismo. Porque este parece uno de esos dulces super-mega-complicados que siempre hay que comprarlos hechos, pero con un poquito de ganas es posible. Y si no podéis tomar lácteos, ¡con más razón aún! 

¡Felices Reyes!
Muás
Iratxe