lunes, 7 de septiembre de 2015

Layer cake de mantequilla de cacahuete y cacao



¡¡Por fin mi cumple-tarta!!

Esta es la tarta que preparé para celebrar mi 31 cumpleaños el pasado 22 de agosto. Vale, sí, la decoración me quedó un poco bastante infantilonga... pero es que el año pasado los 30 los cumplí estando fuera y no pude celebrarlo como dios manda (vamos, haciéndome una super tarta), así que este año quería sacarme esa espinita y celebrar los dos. Y no hay fiesta que se precie sin globos! ;)





Esta vez, y sin que sirva de precedente, publico esta receta de forma simultánea en mis dos blogs, ya que no es una receta "sin más", es mi cumple-tarta! Podéis ver mi otro blog aquí

Anda que no me comí la cabeza hasta que decidí de qué sabor y cómo hacerla!!


No hace ni tres meses que me confirmaron que no puedo comer absolutamente nada que provenga de mamíferos (léase: carne, embutido, gelatina y lácteos en cualquier versión), así que aún ando adaptando mi forma de comer (y comprar) a esta nueva situación.

Y claro, a la hora de pensar en una tarta, con el bizcocho no tenía problemas, ya que hay muchas recetas de bizcocho que no llevan lácteos. La dificultad me vino a la hora de pensar en el relleno y en la crema para decorarlo. ¡Todas llevan lácteos! O mantequilla, o queso crema, o nata, o mascarpone, o chocolates que llevan leche,...


Por suerte, este verano en mis vacaciones con la bici por Islandia "descubrí" un producto que nunca había probado, básicamente porque me negaba: la mantequilla de cacahuete. ¿Por qué me negaba? Porque, por un lado, me parecía que eso no tenía que ser nada sano y una marranada y, por otro, porque con lo que me gustan los cacahuetes estaba segura que si lo probaba me iba a volver adicta! >_<

Resulta que ahora es uno de mis "aliados" para preparar postres o si me apetece ponerme en plan gocha.


Había visto muchas veces que la combinación mantequilla de cacahuete-chocolate era brutal, así que me decanté por esta opción. Después de darle un  millón de vueltas a si hacer el bizcocho de chocolate y la cobertura de mantequilla de cacahuete sin más, o este bizcocho sin nada pero la cobertura de cacahuete con cacao, o la mantequilla de cacahuete en el bizcocho o cualquier combinación que se os pueda ocurrir, al final vino en mi rescata San Internet.

Buscando recetas sin lácteos o veganas, descubrí la nata de coco!! Ay  madre, qué descubrimiento! En otra entrada os contaré bien cómo se prepara y sus usos, pero es una maravilla!



Pues nada, os dejo con la receta de esta tarta que, por cierto, fue vista y no vista. 


LAYER CAKE DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE Y CACAO


Inspiración: mezcla de muchas ideas.
Dificultad: lleva su tiempo pero no es imposible.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Cocción: 45 minutos.
Cantidad: para un molde redondo de 16 cm.

Ingredientes


Para el bizcocho de mantequilla de cacahuete:
  • 4 huevos
  • 100 g. de mantequilla de cacahuete
  • 150 ml. de aceite de oliva suave (o de girasol)
  • 200 g. de azúcar moreno
  • 200 g. de harina
  • 1 cucharadita de levadura

Para el almíbar:
  • 100 ml. de agua
  • 100 g. de azúcar moreno
  • 1 cucharada de cacao puro en polvo


Para la crema:
  • 2 latas de leche de coco frías (en la nevera por lo menos desde el día anterior)
  • 100 g. de azúcar glas
  • 50 g. de cacao puro en polvo

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC. Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

2.- Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén bien espumosos. Añadimos el aceite y la mantequilla de cacahuete y seguimos batiendo hasta que se integren bien. Por último vamos añadiendo poco a poco la harina con la levadura, batiendo lo justo para que se integre.

3.- Engrasamos el molde y vertemos la masa. Horneamos durante 45 minutos, comprobando que está hecho pinchando en el centro con un palillo (tiene que salir limpio).

4.- Dejamos templar 5 minutos en el molde y a continuación lo desmoldamos y lo dejamos enfriar en una rejilla.

5.- Mientras se enfría preparamos la crema. Para ello tenemos que separar la nata de la leche de coco: sacamos las latas de la nevera y quitamos la capa superior sólida blanca que se ha formado, eso es la nata. El líquido restante lo guardamos para usarlo en otras recetas.

6.- Batimos esta nata con las varillas a velocidad alta hasta lograr una consistencia como la de la nata montada. Añadimos entonces el azúcar glas y el cacao y continuamos batiendo un par de minutos más. Probad un poquito y rectificar de azúcar o de cacao si queréis. Reservamos en la nevera hasta el momento de montar la tarta.

7.- Por último, antes de ponernos a montar la tarta, preparamos el almíbar calentando el agua junto con el azúcar hasta que rompa a hervir. Retiramos del fuego y añadimos el cacao, removiendo.

8.- Para montar la tarta, cortamos el bizcocho en 3 capas con ayuda de una lira o un cuchillo de sierra. Si le ha salido "pansa" se la quitamos y nos la comemos ;) Pintamos con el almíbar la parte superior del trozo de bizcocho que irá en la base y el del medio.

9.- Colocamos el trozo de bizcocho que será la base, con la parte almibarada hacia arriba, y lo cubrimos con crema. Colocamos encima el segundo trozo y repetimos la misma operación. Por último, colocamos el trozo de bizcocho que hará de tapa.

10.- Con ayuda de una espátula repartimos crema por los laterales y la parte superior de la tarta, intentando dejarla lo más lisa posible. Guardamos en la nevera 30 minutos para que se endurezca un poco esta capa y nos sea más fácil aplicar la siguiente.

11.- Por último, repartimos una última capa de crema, más generosa, por toda la tarta. Para decorarla me ayudé del culo de una cucharilla, dibujando remolinos.


Notas:
  • si no os gusta el coco podéis sustituir la nata de coco por cualquier otra nata vegetal. De todas formas, apenas se nota sabor a coco, ya que sabe a cacao.
  • aseguraos que la leche de coco tenga al menos un 55% de coco, de lo contrario no monta bien.
  • usé mantequilla de cacahuete "soft", sin trocitos, pero podéis usar la "crunchy", que tiene trozos de cacahuete.
  • una alternativa para el frosting si no os convence lo de la nata de coco, es usar mantequilla de cacahuete. La batís junto con azúcar glas y le añadís cacao. Eso sí, el resultado será mucho más empalagoso.
  • con la cantidad que os he dado no es demasiado intenso el sabor a mantequilla de cacahuete. Si queréis que sepa mogollón a cacahuete, podéis añadir más cantidad sin problemas.
  • el azúcar puede ser azúcar blanquilla.
  • si tenéis moldes para layer cake es aún más fácil: repartís la masa en tres moldes de layer cake y horneáis durante 25 minutos. Luego sólo tenéis que nivelarlos (quitarlas la panza) y ya.
  • el almíbar no es necesario, pero hace que la tarta quede más jugosa. 


Buf! Menuda parrafada que os he soltado. Pero es lo que tiene preparar una tarta, que lleva mucho trabajo...¡pero luego te la puedes comer!

Lo de la nata de coco os lo explicaré mucho mejor en otro post, porque para mí ha sido todo un descubrimiento!

Muás
Iratxe

3 comentarios:

  1. ¡Me encanta! Si no te importa te copio la receta para un próximo cumpleaños aunque yo la adapto al mundillo sin gluten. Genial presentación. Por cierto.... felicidadesssss!!!!
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lourdes! Espero que te quede bien la versión sin gluten ^_^
      Muás

      Eliminar
  2. Hola Iratxe, navegando por la red me topado con tu blog y me encanta... Me quedo por aqui para no perderme más recetitas...!
    Saludos Yolanda
    Deseossingluten.com

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, me hace mucha ilusión leerlos ^_^