lunes, 29 de junio de 2015

Bizcocho de mandarina (sin huevos ni lácteos)

Seguimos dándole contenido al nuevo blog y demostrando que hay vida más allá de los lácteos (aunque os confieso que hay días en los que me cuesta mucho...). En esta ocasión os traigo un bizcocho que no lleva lácteos ni tampoco huevos y os aseguro que está buenísimo y jugosísimo. No vais a echar en falta los productos de origen animal!


Al no llevar productos de origen animal, lleva muy poquita grasa y además lleva fruta...así que ideal para mantener la operación bikini!! ;)

Podéis hacerlo usando otro tipo de cítricos o fruta. Os va a encantar porque es muy ligero y tiene un sabor de lo más fresquito, un poco ácido pero a la vez dulce gracias a las mandarinas.



jueves, 25 de junio de 2015

Arroz con leche de arroz

Uno de los postres más clásicos y tradicionales es el encargado de estrenar las recetas en este blog. 


Hace poco publiqué esta misma receta en mi otro blog, Gallecookies. Entonces, ¿por qué ahora aquí? 

Este fue el primer postre que preparé al saber que seguramente había desarrollado la alergia a los lácteos. 

Ni blanco ni en botella...¿por qué?

Cada vez nos encontramos con más casos de alergias o intolerancias alimentarias. ¿Quién no tiene algún familiar, amigo o conocido con algún problema de este tipo?

Hace 3 años me detectaron alergia a la carne y embutido de mamífero. Concretamente lo que me da alergia es un azúcar llamado alfa-gal, presente en la sangre de los mamíferos. Es una alergia un poco rara, aún somos pocos los que la sufrimos y andan haciendo estudios para saber realmente cómo afecta, a quién, por qué... Bueno, la causa sí se sabe: una garrapata. Al parecer, la picadura de garrapata a algunas personas nos ha hecho desarrollar esta alergia tan rara. 

Claro, yo estuve dos años trabajando en un parque natural y ahora vivo en un pueblo. Además tengo un extraño poder de atracción para ellas, cada vez que me meto un poco en el bosque llego a casa con unas cuantas garrapatas paseando por mis piernas y alguna que ha conseguido engancharse. Al parecer nos ocurre lo mismo a todos los que tenemos esta alergia... y esto lo que hace es que nunca se nos pase o que incluso nos vaya a peor.

Y diréis: ¿todo esto qué tiene que ver con el nombre del blog? Pues bien, hace unos meses empecé con problemas de estómago y me miraron a ver si podía ser celíaca. Por suerte salió negativo, pero yo seguía con problemas digestivos. Me tocaba ir a revisión de las alergias...y ahí me dieron la noticia: algunos de los que tienen alergia a la carne de mamífero, con el tiempo, acaban desarrollando alergia a los lácteos. ¿Y cómo se manifiesta? Con problemas digestivos.

¡¡Vaya suerte la mía!! La lotería no me toca, pero la alergia rara sí y luego encima la desarrollo! Si es que...

Teniendo en cuenta que yo era adicta a los lácteos, sobre todo al queso, dejarlos de golpe me supuso incluso tener ansiedad! A diario consumía leche (2 o 3 cafés más un colacao), yogur y queso (prácticamente todos mis platos llevaban queso)... y de repente, nada. El problema es que no nos sirven los productos sin lactosa, ya que no es ese el azúcar que nos da alergia. 

Y entonces es cuando realmente te haces consciente de la limitación (por no decir putada) que te supone que te quiten de la dieta un grupo de alimentos entero. Un grupo, además, para el que hay pocos sustitutivos y los que hay son como unas 3 o 4 veces más caros que los normales. Las leches vegetales (quitando la de soja que "sólo" dobla como mucho el precio de la normal) son carísimas y los pocos yogures que hay también.

Porque no es tan fácil como dejar de tomar leche, yogures y queso. Tampoco los productos que entre sus ingredientes lleven leche en polvo. Y ahí es donde está el mayor problema: casi todos los alimentos procesados, incluso los más insospechados, llevan leche. Embutido de pavo (según la marca), hamburguesas de pollo, salchichas de pavo, patatas fritas de bolsa (las que son de sabores, aunque sean sabor a ajo),... Y así con un montón de cosas que, hasta que no te pasa algo de esto, no eres consciente de con qué se hacen. Para mí ir a hacer la compra los primeros días fue, por un lado, duro porque tardo 2 horas y me dan ganas de llorar al ver que no puedo comprar casi nada, y por otro, una experiencia religiosa instructiva al darme cuenta de toda la mierda que le meten a lo que comemos.

Por si esto fuera poco, uno de mis hobbys es hacer postres!! Y claro, luego comérmelos! Mi postre favorito siempre ha sido la tarta de queso... De hecho, tengo desde hace algunos años otro blog de respotería: Gallecookies. Pero claro, aunque tenía varias recetas aptas para alérgicos y veganas publicadas, la gran mayoría llevan lácteos entre sus ingredientes! Galletas, tartas, cremas, hojaldres, helados,... Los lácteos nos dominan! ;P

Así que como quiero seguir haciendo y comiendo postres y como hay mucha gente que por obligación o por decisión personal no consume lácteos pero también tienen derecho a disfrutar de un rico postre que nada tenga que envidiar a los demás, me he decidido a crear este blog, libre de lácteos. Un blog para todos, porque los que sí que pueden tomar lácteos también puden disfrutar de estas versiones "sin", más ligeras en la mayoría de los casos que las tradicionales.

¿Me acompañáis en mi nueva aventura?

Muás
Iratxe