martes, 12 de diciembre de 2017

Turrón casero de almendra

Porque no hay nada mejor que preparar nuestros propios dulces navideños caseros. Este turrón de almendra es muy fácil de hacer y os va a encantar!


El turrón es uno de los clásicos de la Navidad, junto con los polvorones. Yo creo que lo encontramos en todos los hogares en alguna de sus versiones: turrón blando, duro, de chocolate... y todas las variantes modernas. Y aunque nos pueda parecer que son complicados de hacer, la verdad es que no los son para nada. Con poquito esfuerzo y pocos ingredientes podemos preparar nuestra propia versión casera.

Yo siempre he sido muy fan del turrón de chocolate (ahora me lo tengo que hacer yo con esta receta) y desde hace unos pocos años del blando o de Jijona. Mira que es grasiento y calórico, pero me pirra!! Sería capaz de comerme media tableta de una sentada y sin despeinarme.


Mi intención era hacer precisamente eso, turrón blando, pero lo que he conseguido es algo diferente. No sabía muy bien cómo llamarlo, porque tiene un sabor similar al turrón duro, pero con una consistencia más blanda, sin llegar a ser como la del blando. Es más tirando a chiclosa, lo que en inglés llaman "chewy", vamos. Pero no es pegajosa, no se te queda pegado a las muelas ni nada de eso.

Para que os convenzáis del todo, a mi txurri no le hace mucha gracia el turrón blando y en cuanto probó este le encantó. Y ya me ha pedido que lo haga para Navidades en cantidades industriales.


Cuando me puse a buscar recetas de turrón blando, vi que había dos versiones: una que usaba los ingredientes que he usado yo y otra que usa también clara de huevo. Como lo de la clara de huevo no me convencía, me decanté por la variante más sencilla. Pero todas las recetas usaban un mogollón de miel y azúcar a cascaporro. Me parecía una barbaridad, porque la miel de por sí es ya muy dulce, la almendra es pesada y además añadir un montón de azúcar pues no atraía mucho, la verdad.

Así que decidí experimentar con mi propia combinación de estos tres ingredientes y esa es la receta que os traigo. Sigue siendo hipercalórica, eso sí. Pero en estas fechas eso nos da un poco igual, ¿no? ;)


TURRÓN CASERO DE ALMENDRA


Dificultad: no es complicada.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: 5 días.
Cantidad: 1 tableta grande.
Alérgenos: frutos secos (almendra)


Ingredientes

  • 350 g de almendras crudas sin sal
  • 120 g de miel de flores
  • 50 g de azúcar glas

Preparación


1.- Tostamos ligeramente las almendras (otra opción es comprarlas tostadas, pero que sean sin sal!!). Para ello podemos esparcirlas en una bandeja de horno y meterlas a 150ºC durante 15-20 minutos. Las tendremos que mover de vez en cuando para que no se nos quemen. Otra opción es tostarlas en una sartén.

2.- Una vez enfriadas, las tenemos que triturar muy finamente. Tenemos que lograr un polvo fino, pero sin pasarnos para que no suelten su aceite las almendras y no se convierta en una crema.


3.- En un cazo ponemos a calentar la miel junto con el azúcar. Tenemos que remover casi todo el tiempo para que no se pegue y el azúcar se disuelva completamente. La mezcla se hará un poco más espesa. Tardaremos unos 10 minutos.

4.- Ponemos las almendras trituradas en un bol y vertemos sobre ellas la mezcla de miel y azúcar. Mezclamos muy bien todo.

5.- Pasamos la mezcla a un molde (o un tupper), repartimos bien y alisamos la superficie. Si el molde es de silicona no hay problema, si es de vidrio o es rígido, cubrimos el fondo y las paredes con papel vegetal para que luego podamos desmoldar.

6.- Cubrimos la superficie con un trozo de papel vegetal y le colocamos peso encima, para que se compacte. Dejamos reposar así por lo menos 5 días, para que las almendras vayan soltando su aceite.


Consejos:

  • las almendras que utilicemos tienen que ser sin sal, por eso lo más fácil es comprarlas crudas. Normalmente las que venden ya tostadas suelen tener sal.
  • cuidado al tostarlas, que no se nos quemen. De hecho yo me pasé un poco con el punto de tostado y por eso el turrón tiene ese color tan oscuro.
  • hoy en día venden moldes para hacer turrón, que suelen ser de silicona y fáciles de desmoldar. Pero nos podemos apañar perfectamente con un tupper rectangular, forrándolo con papel vegetal que luego nos ayude a desmoldarlo. 
  • hay que remover bien la miel con el azúcar, ya que si no lo hacemos es muy fácil que se nos queme y se pegue al cazo.
  • como peso yo le puse dos bricks de leche y pasados 6 días los quité y desmoldé el turrón.

Ya veis que no es tan difícil preparar nuestros propios turrones en casa. Hombre, como el de Jijona auténtico no hay ninguno, pero esta versión no la vais a encontrar en las tiendas y es buenísima! La única pega que tiene es que las almendras están muy caras, pero un caprichito en estas fechas nos lo podemos permitir, no? Animaos a probar!

Muás
Iratxe

lunes, 4 de diciembre de 2017

Timbal de arroz negro con verduras

Un plato lleno de color, ideal para lucir en la mesa en Navidades o en cualquier ocasión que queráis quedar de lujo con vuestros invitados. Además es muy pero que muy fácil de hacer y sin lácteos, sin gluten, sin alérgenos y vegana


Se acercan las Navidades y es hora de ir pensando qué vamos a preparar para tanta ocasión especial. Están los grandes clásicos de siempre, pero innovar de vez en cuando también se agradece. Más aún sin es un plato sencillo y rápido de preparar, que no tengamos que estar en la cocina horas y complicándonos la vida con elaboraciones complejas.

Este arroz que os traigo hoy, además, tiene una presentación de los más vistosa. Gracias al arroz negro y a usar verduras de diferentes colores nos queda de lo más colorido y lucido sin complicarnos la vida.


No es más que un sencillo plato de arroz con verduras, pero al utilizar arroz negro le da mucho contraste de color. Ya no sólo por el color, este arroz negro tiene un sabor de lo más rico, no sabría cómo describirlo pero es original y buenísimo. La forma de emplatarlo con un aro y alternando capas es lo que hace que sea tan resultón y nos sirva para lucirnos en las ocasiones especiales.

Para el día a día también nos sirve esta receta, sin currarnos tanto la presentación. Es un primer plato muy completo y saludable, que si lo acompañamos de algo de proteína tendríamos un menú completo.


La idea me vino así sin más, cuando me llegó la Degustabox de este mes. Entre todos los productos que venían había un paquete de arroz negro. En casa nos encanta el arroz y me pareció muy original lo de que fuera negro, porque permite jugar mucho con los contrastes de colores. Y qué mejor que verduras de diferentes colores para crear una presentación especial!

Si también queréis recibir en casa la caja Degustabox todos los meses, sólo tenéis que daros de alta en su página web. Al hacerlo introducid el código SUQS4 y recibiréis la primera caja por 7,99€ en lugar de 14,99€. Este mes por ejemplo vino llena de productos buenísimos, como los que os enseñé en Instagram: caldo de Navidad Aneto, doppio concentrato di pomodoro de Mutti, M&M's crispy, sidra El Gaitero etiqueta negra, mayonesa realmente deliciosa Heinz, mix de frutos secos Planters, Arroz Venere de Riso Gallo, bombones Caja Roja de Nestlé Dark Sublime, gaseosa y soda El Tigre, batido de chocolate Puleva Puro Cacao Clásico y tortillas de maíz con chía de Zanuy. Ya veis que es de lo más variada!!


TIMBAL DE ARROZ  NEGRO CON VERDURAS


Inspiración: yo misma.
Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Cocción: 18 minutos.
Alérgenos: -----


Ingredientes


  • 250 g de arroz negro (Venere de Riso Gallo)
  • 2 zanahorias grandes
  • 2 pimientos verdes
  • 2 puerros
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación


1.- Ponemos en una cazuela agua a calentar junto con un chorrito de aceite y sal. Cuando rompa a hervir, añadimos el arroz y dejamos cocer 18-20 minutos.

2.- Pelamos las zanahorias y las cortamos en trozos pequeños. Calentamos un chorrito de aceite en una sartén y salteamos las zanahorias. Reservamos.

3.- Lavamos y picamos los pimientos. Hacemos lo mismo que con las zanahorias, salteándolos en una sartén. En cuanto estén sacamos y reservamos.

4.- Lavamos y picamos los puerros. Salteamos al igual que hemos hecho con las otras verduras. Reservamos.

5.- Cuando el arroz esté cocido, escurrimos bien.

6.- Para montar el plato vamos a necesitar un aro de emplatar. Lo colocamos en el centro de un plato y ponemos un poco de arroz, compactándolo. Ponemos encima una capa de zanahorias. Ahora otra capa de arroz, una capita de pimientos, otra capa de arroz y por último una capa de puerros.

7.- Aplastamos un poco para compactar y quitamos el aro de emplatar con cuidado para que no se nos desmonte.


Consejos:

  • podéis utilizar las verduras que queráis, las que más os gusten: cebolla, pimiento rojo, tomate... También podéis usar para la capa superior champiñones.
  • otra opción es usar verduras y para la capa superior gambas.
  • os sirve también arroz blanco.
  • para darle más sabor podéis cocer el arroz en caldo de verduras en vez de con agua. 


Ya veis de qué forma más simple se puede preparar un primer plato, sin complicarnos la vida pero luciéndonos en la presentación. Así que declaro inaugurada la temporada de propuestas navideñas en el blog ;)

Muás
Iratxe

domingo, 26 de noviembre de 2017

Falafel con tzatziki vegano #Asaltablogs

Un aperitivo vegano, típico de la cocina árabe, acompañado de una salsa característica de la cocina griega y turca. Vamos, toda una mezcla de culturas fácil y deliciosa. 


Último domingo de mes y eso significa que toca reto Asaltablogs. Este mes la "agraciada" ha sido Chary, del blog Mi Cocina y Otras Cosas. Chary es una "mítica" en el mundo blogueril, lleva muchos años y tiene un montón de recetas, tanto tradicionales como modernas.

Este mes está siendo para mí una locura, sin tiempo para nada, pero el fin de semana pasado pude aprovechar para "robar" la receta y así de paso quitarme la espinita de probar el falafel. Llevo tanto tiempo queriendo hacerlo (y sin animarme no sé por qué), que cuando vi que estaba en el recetario no me lo pensé demasiado.


martes, 21 de noviembre de 2017

Chips de remolacha ligeros. Receta en microondas

Un aperitivo saludable, original y colorido. Ideal para picar sin sentir remordimientos o para sorprender a nuestros invitados. Además se preparan en un abrir y cerrar de ojos!


Los chips de vegetales son una opción buenísima para quitarnos ese antojo de media tarde o para acompañar otros platos. Igual que las patatas fritas. Lo que pasa es que normalmente este tipo de chips suelen ser fritos, con lo que resultan muy calóricos y llevan mucho aceite. Aunque siempre será mejor freírlo en casa y no comprar las versiones comerciales, sobre todo en el caso de las patatas fritas, que es lo que más se ve.

Pero hay una manera de preparar unos chips vegetales crujientes sin necesidad de freír, haciéndolos más sanos y ligeros. Tampoco es necesario el horno (aunque se podría hacer). Como os he adelantado en el título, nos vamos a valer del microondas.


martes, 14 de noviembre de 2017

Bizcocho de vino blanco

Este bizcocho os va a sorprender y encantar por partes iguales. Facilísimo de hacer, sin lácteos y con un sabor particular pero delicioso. Os aseguro que no se nota el sabor del vino aunque le da un punto diferente y, además, no tiene alcohol, por lo que es apto para niños.


Hacía mucho que no preparaba un bizcocho para desayunar el fin de semana y eso no puede ser. Me encanta desayunar tranquilamente los sábados y domingos, sin prisa y disfrutando de algo dulce. A ser posible intento además que sea algo casero, que siempre es mejor que los productos comerciales.

Pero últimamente no he hecho nada y el fin de semana pasado dije que eso no podía seguir así. Así que tuve claro que prepararía un bizcocho.


Hace mucho tiempo vi un bizcocho con vino tinto y se me quedó esa idea en la cabeza. Las recetas que vi eran todas con vino y chocolate pero, no me digáis por qué, no me apetecía chocolate. La idea de hacerlo de chocolate blanco me vino porque el viernes anterior dí un taller de patés veganos en El Boulevard de Vitoria-Gasteiz y de una de las recetas me sobró bastante vino blanco. Me lo podía haber bebido, sí, pero preferí usarlo para el bizcocho ;)

Las bebidas alcohólicas se pueden utilizar en los bizcochos de muchas maneras y les dan un toque diferente y buenísimo. Además no os tenéis que preocupar por los niños, ya que durante el horneado el alcohol se evapora. Tenéis un ejemplo en este bizcocho de cerveza que publiqué hace tiempo.


Y ya que me puse a ello, de paso, he estrenado uno de los auto-regalos que me hice por mi cumple. Porque, ¿quién te va a hacer mejores regalos que tú mismo? ;)

Y sí, el regalo fue el molde de Nordic Ware. Tras años resistiéndome a gastarme una pasta en un molde, al final he caído en la tentación. Pero es que es taaaan bonito... Y además lo pillé en oferta, no os voy a engañar. Hagas el bizcocho que hagas queda de lo más lucido en este molde.



BIZCOCHO DE VINO BLANCO


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 55-60 minutos.
Alérgenos: gluten, huevo

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 150 g de panela (o azúcar)
  • 140 ml de aceite de girasol
  • 150 ml de vino blanco
  • 400 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos. 

3.- Añadimos entonces el aceite, el vino y la esencia de vainilla, mezclando bien.

4.- Tamizamos la harina junto con la levadura. Vamos incorporándola a la masa poco a poco, batiendo lo justo para que se integre.

5.- Preparamos el molde que vamos a usar, engrasándolo con un poco de aceite y espolvoreando con  un poco de harina. Vertemos la masa en el molde.

6.- Horneamos durante 55 o 60 minutos. Para comprobar pinchamos con un palillo en el centro y tiene que salir limpio.

7.- Dejamos templar 5 minutos en el propio molde y a continuación desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.


Consejos:

  • en lugar de panela podéis usar el endulzante que más os guste: azúcar blanca, azúcar moreno, edulcorantes... La panela un color más oscuro al bizcocho.
  • podéis usar el tipo de vino blanco que prefiráis.
  • versión sin gluten: podéis sustituir la harina normal por algún tipo de harina sin gluten.

Os aseguro que os va a encantar el sabor de este bizcocho, suave y esponjoso. Perfecto para los desayunos del fin de semana o para la merienda. Además ahora que ya nos ha llegado el invierno de golpe, es perfecto para tomarlo untado en un buen café calentito.

Muás
Iratxe

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Espaguetis vegetales con pulled chicken (pollo)

Hoy vengo con una propuesta para una cena rápida y ligera o para un primer plato colorido y saludable. No todo va a ser dulce ;) Además es sin lácteos, sin gluten, sin huevo y sin alérgenos. ¿Quién da más?


Ya sabéis que no soy yo muy de usar palabros en inglés para nombrar las cosas pudiendo decirlas en castellano, pero en este caso la verdad que no sabía cómo traducir lo de "pulled chicken". Es pollo en conserva, en lata, como el atún que usamos para las ensaladas. Pero poner todo eso en el título de la receta me parecía demasiado largo ;p

El caso es que son unos espaguetis de calabacín y zanahoria salteados con hebras de pollo con un toque de salsa mayonesa. Demasiado largo, ¿no? Teniendo en cuenta lo rápido que se prepara la receta!!


Cuando compartí la receta de espaguetis de calabacín con champiñones y nata de arroz ya os dije que desde que me había comprado el espiralizador de verduras le había cogido mucho vicio. Y efectivamente. Casi todas las semanas preparo espaguetis vegetales para comer. Me parece una forma muy original de comer verdura y además una manera más saludable de comer espaguetis, porque en vez de pasta son de verdura! Para engañar a los peques de la casa para que coman más verdura me parece una idea estupenda.

Los podéis hacer de calabacín, de zanahoria, de patata, de pepino, de remolacha... Y los podéis comer crudos o cocinados. Además permiten preparar unos platos de lo más coloridos, que ya sólo por el color dan ganas de comerlos.


Lo del pulled chicken lo he descubierto gracias a la Degustabox y la verdad es que nos ha encantado! En concreto es pollo con una salsa sabor mayonesa, perfecto para ensaladas o para comerlo en sandwich o bocadillo. De verdad que estaba buenísimo! Yo lo he usado con esta receta para añadir también proteínas al plato y hacerlo más completo, pero si no encontráis este pollo podéis usar por ejemplo atún.

No os perdáis la parte de "Consejos" para ver distintas ideas de cómo prepararlos.


Si también queréis recibir en vuestras casas la caja Degustabox todos los meses, podéis daros de alta en su página web y si introducís el código SUQS4 la primera caja os saldrá por 7,99€ en lugar de 14,99€. En Instagram ya os enseñé la foto de la caja de este mes con todo lo que traía. Algunos productos son con lácteos, por lo que yo no los puedo comer, pero más contento mi txurri que así no los tiene que compartir! Jejeje. 

Para que os hagáis una idea de lo que traen las cajas os cuento lo que traía este mes: Conguitos con leche, dos bebidas de Solán de Cabras de naranja y limón, sobre de Nescafé 3 en 1, el mítico batido Cacaolat, galletas Artiach choco-menta, salsa Big Burger de Chovi, pan de molde Oroweat con pipas, caramelos de fresa y guayaba de El Caserío, mantequilla de cacahuete de Toonuts, pulled chicken de Casa Matachín, tomate frito Ferrer, palitos de pan de Bimbo y chocolate negro con arándanos azules de Nestlé. ¡¡De lo más variado!!


ESPAGUETIS DE VERDURAS CON PULLED CHICKEN


Dificultad: ninguna.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 5 minutos.
Alérgenos: ------


Ingredientes


  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria grandota (más fácil para "espiralizar")
  • 1 lata de pulled chicken sabor mahonesa
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • cúrcuma

Preparación


1.- Lavamos el calabacín y le cortamos un poco uno de los extremos. Hacemos los espaguetis con el espiralizador de verduras (hay distintos modelos, depende de cuál tengáis lo tendréis que hacer de una manera o de otra).

2.- Pelamos la zanahoria y hacemos lo mismo. Cuanto más gordita más fácil será.

3.- Ponemos a calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén.

4.- Cortamos el ajo en láminas y lo doramos un poco en la sartén, sin pasarnos.

5.- Añadimos los espaguetis de verduras a la sartén, salpimentamos y añadimos un poco de cúrcuma (al gusto). Los salteamos durante unos minutos para que se hagan y cojan el sabor del aceite con el ajo y de las especias.

6.- Servimos y ponemos por encima el pulled chicken.


Consejos:

  • el pollo lo ponemos en el último momento, al servir, ya que tiene una especie de salsa sabor mayonesa y queda más rico si lo comemos frío, en contraste con la verdura.
  • si no encontráis el pulled chicken podéis usar una lata de atún. Pero en este caso yo la echaría en el último momento en la sartén, para que se calentara un poco.
  • otra opción es utilizar pechuga de pollo o de pavo como proteína. La podrías añadir al final, en frío, o saltearla junto con los espaguetis.
  • opciones para variar: tofu, champiñones, otras verduras, ...
  • si no os gusta la cúrcuma la podéis obviar, a mí es que me encanta el saborcito que les da. 

Ya veis que comer sano no tiene por qué ser tan difícil. Además este tipo de espaguetis vegetales los podéis preparar como si fueran espaguetis normales, con salsa y los condimentos que queráis, y es una manera genial para que los peques coman verdura y para aligerar el plato. ¡¡Animaos a probar!!

Muás
Iratxe

jueves, 2 de noviembre de 2017

Tarta de queso o cheesecake vegana de limón y frutos rojos

Una tarta de sabor suave, fresquita y deliciosa. Os va a sorprender muchísimo esta versión vegana de las tartas de queso. ¡¡Está incluso más rica que las que llevan queso de verdad!


Parece ser que me ha dado por celebrar las cosas con retraso este año... El 2º cumpleaños del blog lo he celebrado con 4 meses de retraso y mi cumpleaños también lo celebré más tarde, concretamente 2 meses más tarde. Pero ya sabéis que nunca es tarde!

Además desde hacía ya mucho tiempo que tenía clarísimo qué tarta quería preparar para mi cumple. Como ya os he contado otras veces, la tarta de queso siempre ha sido mi favorita y la he echado mucho de menos Pero el año pasado descubrí la versión vegana de estas tartas y me enamoré. Es más, me gusta más que la de toda la vida! Y eso es mucho decir, creedme.