martes, 14 de noviembre de 2017

Bizcocho de vino blanco

Este bizcocho os va a sorprender y encantar por partes iguales. Facilísimo de hacer, sin lácteos y con un sabor particular pero delicioso. Os aseguro que no se nota el sabor del vino aunque le da un punto diferente y, además, no tiene alcohol, por lo que es apto para niños.


Hacía mucho que no preparaba un bizcocho para desayunar el fin de semana y eso no puede ser. Me encanta desayunar tranquilamente los sábados y domingos, sin prisa y disfrutando de algo dulce. A ser posible intento además que sea algo casero, que siempre es mejor que los productos comerciales.

Pero últimamente no he hecho nada y el fin de semana pasado dije que eso no podía seguir así. Así que tuve claro que prepararía un bizcocho.


Hace mucho tiempo vi un bizcocho con vino tinto y se me quedó esa idea en la cabeza. Las recetas que vi eran todas con vino y chocolate pero, no me digáis por qué, no me apetecía chocolate. La idea de hacerlo de chocolate blanco me vino porque el viernes anterior dí un taller de patés veganos en El Boulevard de Vitoria-Gasteiz y de una de las recetas me sobró bastante vino blanco. Me lo podía haber bebido, sí, pero preferí usarlo para el bizcocho ;)

Las bebidas alcohólicas se pueden utilizar en los bizcochos de muchas maneras y les dan un toque diferente y buenísimo. Además no os tenéis que preocupar por los niños, ya que durante el horneado el alcohol se evapora. Tenéis un ejemplo en este bizcocho de cerveza que publiqué hace tiempo.


Y ya que me puse a ello, de paso, he estrenado uno de los auto-regalos que me hice por mi cumple. Porque, ¿quién te va a hacer mejores regalos que tú mismo? ;)

Y sí, el regalo fue el molde de Nordic Ware. Tras años resistiéndome a gastarme una pasta en un molde, al final he caído en la tentación. Pero es que es taaaan bonito... Y además lo pillé en oferta, no os voy a engañar. Hagas el bizcocho que hagas queda de lo más lucido en este molde.



BIZCOCHO DE VINO BLANCO


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Cocción: 55-60 minutos.
Alérgenos: gluten, huevo

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 150 g de panela (o azúcar)
  • 140 ml de aceite de girasol
  • 150 ml de vino blanco
  • 400 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos. 

3.- Añadimos entonces el aceite, el vino y la esencia de vainilla, mezclando bien.

4.- Tamizamos la harina junto con la levadura. Vamos incorporándola a la masa poco a poco, batiendo lo justo para que se integre.

5.- Preparamos el molde que vamos a usar, engrasándolo con un poco de aceite y espolvoreando con  un poco de harina. Vertemos la masa en el molde.

6.- Horneamos durante 55 o 60 minutos. Para comprobar pinchamos con un palillo en el centro y tiene que salir limpio.

7.- Dejamos templar 5 minutos en el propio molde y a continuación desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.


Consejos:

  • en lugar de panela podéis usar el endulzante que más os guste: azúcar blanca, azúcar moreno, edulcorantes... La panela un color más oscuro al bizcocho.
  • podéis usar el tipo de vino blanco que prefiráis.
  • versión sin gluten: podéis sustituir la harina normal por algún tipo de harina sin gluten.

Os aseguro que os va a encantar el sabor de este bizcocho, suave y esponjoso. Perfecto para los desayunos del fin de semana o para la merienda. Además ahora que ya nos ha llegado el invierno de golpe, es perfecto para tomarlo untado en un buen café calentito.

Muás
Iratxe

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Espaguetis vegetales con pulled chicken (pollo)

Hoy vengo con una propuesta para una cena rápida y ligera o para un primer plato colorido y saludable. No todo va a ser dulce ;) Además es sin lácteos, sin gluten, sin huevo y sin alérgenos. ¿Quién da más?


Ya sabéis que no soy yo muy de usar palabros en inglés para nombrar las cosas pudiendo decirlas en castellano, pero en este caso la verdad que no sabía cómo traducir lo de "pulled chicken". Es pollo en conserva, en lata, como el atún que usamos para las ensaladas. Pero poner todo eso en el título de la receta me parecía demasiado largo ;p

El caso es que son unos espaguetis de calabacín y zanahoria salteados con hebras de pollo con un toque de salsa mayonesa. Demasiado largo, ¿no? Teniendo en cuenta lo rápido que se prepara la receta!!


Cuando compartí la receta de espaguetis de calabacín con champiñones y nata de arroz ya os dije que desde que me había comprado el espiralizador de verduras le había cogido mucho vicio. Y efectivamente. Casi todas las semanas preparo espaguetis vegetales para comer. Me parece una forma muy original de comer verdura y además una manera más saludable de comer espaguetis, porque en vez de pasta son de verdura! Para engañar a los peques de la casa para que coman más verdura me parece una idea estupenda.

Los podéis hacer de calabacín, de zanahoria, de patata, de pepino, de remolacha... Y los podéis comer crudos o cocinados. Además permiten preparar unos platos de lo más coloridos, que ya sólo por el color dan ganas de comerlos.


Lo del pulled chicken lo he descubierto gracias a la Degustabox y la verdad es que nos ha encantado! En concreto es pollo con una salsa sabor mayonesa, perfecto para ensaladas o para comerlo en sandwich o bocadillo. De verdad que estaba buenísimo! Yo lo he usado con esta receta para añadir también proteínas al plato y hacerlo más completo, pero si no encontráis este pollo podéis usar por ejemplo atún.

No os perdáis la parte de "Consejos" para ver distintas ideas de cómo prepararlos.


Si también queréis recibir en vuestras casas la caja Degustabox todos los meses, podéis daros de alta en su página web y si introducís el código SUQS4 la primera caja os saldrá por 7,99€ en lugar de 14,99€. En Instagram ya os enseñé la foto de la caja de este mes con todo lo que traía. Algunos productos son con lácteos, por lo que yo no los puedo comer, pero más contento mi txurri que así no los tiene que compartir! Jejeje. 

Para que os hagáis una idea de lo que traen las cajas os cuento lo que traía este mes: Conguitos con leche, dos bebidas de Solán de Cabras de naranja y limón, sobre de Nescafé 3 en 1, el mítico batido Cacaolat, galletas Artiach choco-menta, salsa Big Burger de Chovi, pan de molde Oroweat con pipas, caramelos de fresa y guayaba de El Caserío, mantequilla de cacahuete de Toonuts, pulled chicken de Casa Matachín, tomate frito Ferrer, palitos de pan de Bimbo y chocolate negro con arándanos azules de Nestlé. ¡¡De lo más variado!!


ESPAGUETIS DE VERDURAS CON PULLED CHICKEN


Dificultad: ninguna.
Tiempo de preparación: 5 minutos.
Cocción: 5 minutos.
Alérgenos: ------


Ingredientes


  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria grandota (más fácil para "espiralizar")
  • 1 lata de pulled chicken sabor mahonesa
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • cúrcuma

Preparación


1.- Lavamos el calabacín y le cortamos un poco uno de los extremos. Hacemos los espaguetis con el espiralizador de verduras (hay distintos modelos, depende de cuál tengáis lo tendréis que hacer de una manera o de otra).

2.- Pelamos la zanahoria y hacemos lo mismo. Cuanto más gordita más fácil será.

3.- Ponemos a calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén.

4.- Cortamos el ajo en láminas y lo doramos un poco en la sartén, sin pasarnos.

5.- Añadimos los espaguetis de verduras a la sartén, salpimentamos y añadimos un poco de cúrcuma (al gusto). Los salteamos durante unos minutos para que se hagan y cojan el sabor del aceite con el ajo y de las especias.

6.- Servimos y ponemos por encima el pulled chicken.


Consejos:

  • el pollo lo ponemos en el último momento, al servir, ya que tiene una especie de salsa sabor mayonesa y queda más rico si lo comemos frío, en contraste con la verdura.
  • si no encontráis el pulled chicken podéis usar una lata de atún. Pero en este caso yo la echaría en el último momento en la sartén, para que se calentara un poco.
  • otra opción es utilizar pechuga de pollo o de pavo como proteína. La podrías añadir al final, en frío, o saltearla junto con los espaguetis.
  • opciones para variar: tofu, champiñones, otras verduras, ...
  • si no os gusta la cúrcuma la podéis obviar, a mí es que me encanta el saborcito que les da. 

Ya veis que comer sano no tiene por qué ser tan difícil. Además este tipo de espaguetis vegetales los podéis preparar como si fueran espaguetis normales, con salsa y los condimentos que queráis, y es una manera genial para que los peques coman verdura y para aligerar el plato. ¡¡Animaos a probar!!

Muás
Iratxe

jueves, 2 de noviembre de 2017

Tarta de queso o cheesecake vegana de limón y frutos rojos

Una tarta de sabor suave, fresquita y deliciosa. Os va a sorprender muchísimo esta versión vegana de las tartas de queso. ¡¡Está incluso más rica que las que llevan queso de verdad!


Parece ser que me ha dado por celebrar las cosas con retraso este año... El 2º cumpleaños del blog lo he celebrado con 4 meses de retraso y mi cumpleaños también lo celebré más tarde, concretamente 2 meses más tarde. Pero ya sabéis que nunca es tarde!

Además desde hacía ya mucho tiempo que tenía clarísimo qué tarta quería preparar para mi cumple. Como ya os he contado otras veces, la tarta de queso siempre ha sido mi favorita y la he echado mucho de menos Pero el año pasado descubrí la versión vegana de estas tartas y me enamoré. Es más, me gusta más que la de toda la vida! Y eso es mucho decir, creedme. 

domingo, 29 de octubre de 2017

Lactonesa de ajo o aliloli vegano #Asaltablogs

La versión sin huevo y sin lácteos de una de las salsas básicas de la cocina: el alioli. Esta versión además de ser vegana además no se corta y aguanta más tiempo sin estropearse.


Último domingo de mes ya y aquí estamos de vuelta con el reto más gamberro de la blogosfera: el Asaltablogs. Este mes la afortunada ha sido Duly, del blog Duly's Kitchen. En él podéis encontrar recetas de todo tipo, dulces y saladas.

Tras un par de visitas a su blog, me decidí por la lactonesa de ajo o el alioli de toda la vida pero en versión sin huevo y, además, con leche vegetal. Así que es apto para veganos, alérgicos al huevo, celiacos, intolerantes a la lactosa, alérgicos a la proteína de leche,... Eso sí, si tenéis problemas con el ajo no es recomendable ;)


miércoles, 25 de octubre de 2017

Segundo cumpleblog con retraso...¡y sorteo!

Hoy no traigo receta nueva, aunque tengo algunas pendientes de publicar que son para perder el sentido ;) Pero vengo con una sorpresa que se ha retrasado más de lo que hubiera querido.

A finales de junio, hace justo hoy 4 meses, el blog cumplió 2 añitos. Dos años desde que me confirmaron que la alergia a la carne se había extendido también a los lácteos (podéis leer en qué consiste la alergia a la alfa-galactosa aquí). Me hubiera gustado haber hecho una entrada especial para celebrar ese 2º cumpleblog, pero me pilló justo en exámenes, final de curso en el curro y preparando el viaje de 2 meses en bici por Laos, así que no me dio la vida. Pero como dice el refrán: nunca es tarde si la dicha es buena.



Antes de la alergia a los lácteos (bueno, y ahora también) era compradora compulsiva de libros de repostería. Tengo toda una estantería llena. Muchos de esos libros los tengo casi sin estrenar y ya no los voy a usar porque muchos son de repostería al estilo anglosajón. Es decir, mantequilla y lácteos a cascoporro. Así que pensando en qué podía hacer para celebrar los 2 años del blog, enseguida se me ocurrió hacer un sorteo. Pero un sorteo en el que salgan ganando ambas partes: yo dejo sitio a los libros de cocina que me sigo comprando y alguien se va a llevar unos libros a los que les va a sacar más provecho que yo y que los va a disfrutar.

Así que estos son los libros que voy a sortear entre toda la gente interesada:

  • Boutique de pastelería de Peggy Porschen
  • Cupcakes de Amanda Laporte
  • Las recetas de la pastelería Hummingbird
  • Cake days también de la pastelería Hummingbird
  • El rincón de Bea de Bea Roque



Los 5 están impolutos, como nuevos. Me da pena, pero es que no los voy a usar, ya que tienen mantequilla y queso crema por doquier, algo complicado para alguien que no puede tomar lácteos. Seguro que vosotr@s les sacáis mucho más provecho que yo, os aseguro que la mayoría de recetas son estupendas.

¿Cómo participar?


Muy fácil, tenéis que dejar un comentario en esta entrada, en la de Facebook o en la de Instagram diciendo que queréis entrar en el sorteo. Y ya de paso pues si queréis añadir alguna sugerencia de receta que queráis ver en el blog, encantada! 

Tenéis hasta el día 24 de noviembre para participar. En los siguientes días realizaré el sorteo a través de Sortea2 y se lo comunicaré a la persona afortunada.

¡¡Suerte!! Y gracias por estar al otro lado ^_^

jueves, 19 de octubre de 2017

Pastel vasco... ¡sin lácteos!

¡Qué ilusión me hace publicar esta receta! La versión sin lácteos de este postre típico del País Vasco, diría que el más conocido y el que más gusta a todo el mundo.


El pastel vasco, euskal pastela, gâteau basque o etxeko biskotxat es, junto con el talo, el producto típico por excelencia en toda feria que se precie. Las versiones más típicas son relleno de crema en la parte de Hegoalde (País Vasco-español) y de confitura de cereza en Iparralde (País Vasco-francés). Aunque hoy en día se ven cada vez más rellenos de crema de chocolate.

Es originario del País Vasco-francés, en concreto de la región de Cambo, en Lapurdi (Labourd). En el s. XVII se hacía únicamente con harina de maíz y manteca, y después fue elaborándose con otras harinas y relleno de frutas. Los viajeros que pasaban por allí lo denominaron como "gâteau des basques" o "pastel de los vascos". A finales del siglo XIX se empezó a rellenar con crema.


lunes, 16 de octubre de 2017

Tortas de patata rellenas de champiñones

Una receta perfecta como picoteo o para solucionarnos una cena. Además es apta para todo el mundo, pues es sin lácteos, sin huevo, vegana y se puede hacer sin gluten simplemente sustituyendo el pan rallado.


Hace mucho tiempo ya que le eché el ojo a esta receta en Pinterest, hará más de un año. Pero oye, que nunca terminaba de encontrar el momento para hacerla y que además tuviera tiempo para hacerle unas fotos. O sin más, me olvidaba de ella y luego de repente me volvía a acordar. Hasta que la semana pasada ya por fin me dije que de ahí no pasaba. Este año no trabajo, "sólo" estudio, así que se supone que voy a tener tiempo para cocinar y sacar fotos y demás.

Se supone.

Se supone, porque soy de esas personas que no sabe estar sin hacer nada y no hago más que apuntarme a cursos y a aprender cosas nuevas y ya empiezo a tener la agenda casi tan saturada o más que cuando trabajaba!! Pero bueno, poco a poco voy organizando mis horarios.


A lo que iba, que yo he venido aquí a hablar de mis tortas de patata rellenas de champiñones y no de mis problemas para organizarme ;)

Son muy fáciles de hacer y además podéis cambiar el relleno, aprovechando restos de otros platos que hayáis preparado. También os sirve para dar salida a esas patatas cocidas de más o a ese puré que os ha sobrado. Y en un pis-pás tenéis una cena lista. La versión que os enseño yo es vegana, pero se pueden rellenar de carne picada, por ejemplo.



TORTAS DE PATATA RELLENAS DE CHAMPIÑONES


Dificultad: requiere un poquito de maña darles forma, pero nada imposible.
Tiempo de preparación: 40 minutos.
Cocción: 20 minutos (las patatas) + 10 minutos (las tortitas).
Cantidad: 6 tortitas.
Alérgenos: gluten


Ingredientes

  • 900 g de patatas
  • 200 g de champiñones
  • 1/2 cebolla
  • 100 g de pan rallado (el mío con ajo y perejil)
  • aceite de oliva para freír 
  • sal y pimienta

Preparación


1.- Cocemos las patatas en agua hirviendo, unos 20 minutos (dependiendo del tamaño). Al pincharlas con una aguja o un cuchillo hay que poder atravesarlas sin problemas.

2.- Las escurrimos y, estando aún templadas, las pelamos. 

3.- Cortamos las patatas en trozos y con ayuda de un tenedor las aplastamos hasta convertirlas en puré. Reservamos.

4.- Picamos la cebolla. Lavamos los champiñones y los troceamos.

5.- Ponemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva a calentar a fuego medio.

6.- Pochamos la cebolla y cuando empiece a estar transparente añadimos los champiñones. Cocinamos a fuego medio-bajo hasta que se evapore todo el posible agua que suelten los champiñones y todo adquiera un tono oscuro.

7.- Mezclamos el puré de patata con el pan rallado y salpimentamos al gusto. Tenemos que lograr una mezcla homogénea y que podamos manejar.

8.- Cogemos una bola de puré y la aplastamos con las manos para formar un disco. Ponemos una cucharada de la mezcla de cebolla y champiñones y tapamos con otro disco de puré. Cerramos bien los bordes para sellar.

9.- Repetimos la operación hasta acabar con toda la masa de puré.

10.- Ponemos a calentar en una sartén una cucharada de aceite de oliva y freímos las tortas de patata 5 minutos por cada lado, hasta que se doren.



Consejos:

  • la mezcla del relleno la podemos preparar mientras se cuecen las patatas, para ahorrar tiempo.
  • podéis usar puré de patatas que os haya sobrado de otro día.
  • el relleno admite un montón de variantes y opciones: verduras, otro tipo de setas, gulas, carne picada con tomate, atún,...
  • el pan rallado que utilizo yo lleva ajo y perejil incorporados y le da un saborcito muy rico. Si el vuestro no tiene, os recomiendo que a la mezcla, ya sea a la del puré o a la del relleno, le añadáis perejil y/o ajo.
  • versión sin gluten: para preparar esta receta sin gluten sólo hay que sustituir el pan rallado por otro que sea sin gluten. También podría usarse maizena o harina de garbanzo.

Seguro que a los peques de la casa les encanta este plato para cenar. También es una idea estupenda para una comida de picoteo o un pic-nic, aprovechando que el veroño se alarga. 

La próxima receta será dulce otra vez, qué le vamos a hacer! Además se avecina una sorpresa, así que estad atentos ;)

Muás
Iratxe