lunes, 19 de junio de 2017

Champagne de saúco

Una bebida sencillísima de hacer y muy rica, con la que sorprenderéis a todo el mundo.


En esta época (finales de primavera-principios de verano) es muy habitual en el campo encontrarnos con un arbusto lleno de flores blancas. Llaman mucho la atención los grandes penachos de pequeñas florecillas blancas y ese olor tan característico y rico que tiene. Más adelante, esos penachos de flores se transforman en penachos de bayas negruzcas.

Resultado de imagen de saúco



Desde siempre el saúco (Sambucus nigra) se ha utilizado con fines medicinales, usando las flores y las hojas en infusiones o cataplasmas.

Pero también se utilizan mucho las flores para aromatizar preparados o recetas o incluso para hacer bebidas refrescantes. Se puede usar para aromatizar el vino, pero también es muy típico hacer champagne de saúco. Esto último es lo que os voy a enseñar a preparar hoy.


La verdad es que yo hasta hace dos años no sabía que las flores de saúco se podían usar para preparar bebidas ni nada. Pero mi chico me dijo un montón de veces que alguna vez había probado el champagne de saúco y que estaba muy bueno. Creo que cada vez que veíamos algún arbusto de estos me lo repetía!! Jajajaja. De hecho un día en el super vi que vendían una sidra orgánica aromatizada con saúco y no pude resistirme a comprarle una!!

Así que el año pasado nos propusimos probar a hacer nuestro propio champagne. Después de mirar en varios libros de plantas medicinales y en varias webs y ver que todas las recetas eran diferentes, al final optamos por hacer nuestra propia mezclando un poco todas. ¡Un éxito total! Todos los que lo probaron se sorprendieron y les encantó. Así que este años hemos repetido y os comparto la receta.


Es una bebida que tiene alcohol, ya que pasa por un proceso de fermentación del azúcar. No es mucho el alcohol que tiene, pero sí un poco, así que hay que tenerlo en cuenta para los más peques. También durante el proceso de fermentación genera algo de gas, lo que hay que tener en cuenta a la hora de embotellar, luego os explico cómo.

No esperéis que sea tan espumoso y "chispeante" como el champagne de verdad, es más una especie de refresco con un toque de gas y un poquito de alcohol.

En esta foto se aprecian las burbujitas de gas alrededor de la pajita

CHAMPAGNE DE SAÚCO


Inspiración: un popurrí experimental de varias.
Dificultad: ninguna.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: 48 horas + 15 días.
Alérgenos: ----


Ingredientes

  • 8 penachos de flores
  • 500 g. de azúcar
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 limón
  • 4 litros de agua


Preparación


1.- Lo primero es recoger las flores en el campo ;)

2.- Quitamos los pedúnculos (el palito) a las flores y las ponemos en un bidón o una olla grande.

3.- Agregamos el azúcar, el vinagre y el limón cortado en rodajas. Por último vertemos el agua.


4.- Removemos todo bien con un cucharón y tapamos el bidón con un trapo o paño. Esto es para que no entren bichos ni nada, pero que pueda "respirar". Lo dejamos reposar 48 horas en un lugar en el que no le dé el sol.

5.- Colamos o filtramos la mezcla con cuidado y vamos rellenando botellas con el líquido. Si usáis botellas de plástico, abollar un poco la parte superior y no la llenéis hasta arriba, porque durante el proceso de fermentación se genera mucho gas. Si usáis botellas de vidrio, no las llenéis hasta arriba.



6.- Se puede empezar a consumir a partir de los 15 días. Lo mejor es beberlo bien fresquito!



Consejos:

  • es importante taparlas con un trapo para evitar los bichos, ya que con el olor tan rico que desprende ser ven muy atraídos por el líquido y no es plan de que se nos llene de bichitos todo.
  • no tenerlo más de 48 horas antes de colarlo, ya que si no las flores se empiezan a pudrir.
  • lleva mucha cantidad de azúcar, pero es importante que la lleve porque es la que fermenta y hace que se genere el gas y el puntito de alcohol.
  • no hay que confundir el saúco, que es un arbusto, con otra planta herbácea que se le parece mucho. Esta última es tóxica, pero es muy fácil de distinguir porque el saúco es un arbusto, con ramas, mientras que la otra es un único tallo que crece desde abajo y justo en la parte superior tiene un penacho de flores.

A estas alturas y con este clima tan caluroso y seco que tenemos este año la naturaleza va muy adelantada, con lo que igual ya no estáis a tiempo de conseguir flores de saúco, pero aquí os queda la idea para el año que viene. Y cuando salgan los frutos de las bayas de saúco, aprovechad a cogerlas para preparar esta mermelada de manzana y bayas de saúco. Es la mejor mermelada que he comido en toda mi vida, ¡palabrita!

Muás
Iratxe

jueves, 15 de junio de 2017

Aguacates rellenos. Receta de mi madre

Una receta fresquita, perfecta para esta época que ya va haciendo calorcito y apetece comer cosas más frescas. Y lo mejor es que podéis rellenarlos al gusto!!


Quién me iba a decir a mí que iba a publicar una receta con aguacate, con la manía que le he tenido siempre a esta fruta. Pero esta receta ha sido mi reconciliación "aguacateña".

Además, mi señora progenitora se merece aparecer en este mi rinconcito con una receta suya, aunque sólo sea por la cara de asco que puse el primer día que hizo aguacates rellenos para comer!!

Me acuerdo que fuimos mi chico y yo a comer a su casa el día de reyes y nos dice que como entrante había preparado aguacates rellenos. Automáticamente, sin poder controlarlo, se me torció el morro en una mueca de asco y quedó claro que lo de los aguacates no me hacía ni puñetera gracia.


miércoles, 7 de junio de 2017

Polos de Oreo finas. Receta refrescante y vegana

Una forma deliciosa de refrescarnos al tiempo que disfrutamos de la nueva versión de las galletas Oreo. Que, por cierto, son veganas!


Junio es el mes del verano, aunque aún nos falten un par de semanas. Pero da igual, "Summer is in the air" como decía la canción. ¿O decía "Love"? Bueno, da igual, para viene siendo lo mismo. 

Me encanta el verano, los días largos, el sol, el calorcito (estos dos últimos por aquí por el norte no están siempre asegurados...), las ganas de estar en la calle, las flores, vacaciones y un largo etcétera. Y teniendo en cuenta que el sábado terminé por fin mis exámenes (por lo menos los de este año), como que me gusta todavía más!


Así que qué mejor ocasión para publicar la primera receta oficialmente veraniega en el blog. Unos polos refrescantes, originales y además son veganos. Y con galletas Oreo. ¡Toma ya!

Reconozco que nunca me habían gustado mucho estas galletas así tal cual, para comerlas solas. Me resultaban con un sabor demasiado fuerte, pero sí que me gustaba usarla en distintos postres y cremas porque le daban un sabor muy rico. Rarezas que tiene una.

Pero desde que no puedo tomar lácteos y la mayoría de galletas los llevan, las galletas Oreo fueron para mí todo un "redescubrimiento". Lo que más me sorprendió fue que son veganas. Aunque la marca no lo afirme tal cual, pues indican que pueden contener trazas de leche.


Y mira por donde, en la Degustabox de este mes vinieron dos paquetes de las nuevas Oreo finas que han sacado: un paquete de las originales y otro de las que tienen relleno de chocolate. Tenía ganas de preparar ya alguna receta de helado y como ya tenía publicado un helado de chocolate y oreo, pensé en hacer unos polos. La inspiración la encontré aquí y cuando vi que utilizaban leche de coco me llamó la atención. Es perfecta, porque es cremosa y tiene materia grasa, pero no es un lácteo. Así que el resultado es maravilloso, como cuando se usa nata, pero sin lácteos y vegana.

Confieso que no las tenía todas conmigo en cuanto al sabor, me parecía que el coco y las Oreo no pegaban, que eran sabores muy fuertes y peculiares ambos como para quedar bien...¡¡pero me equivocaba!! Combinan mejor que bien, el resultado está buenísimo, palabrita!!


No me enrollo  más, que soy muy pesada. Si vosotr@s también queréis recibir en vuestra casa la caja Degustabox todos los meses, lo podéis hacer entrando en su página web. Si introducís el código SUQS4, la primera caja os saldrá por 9,99€ en lugar de 14,99€, lo cual está genial! En mi perfil de Instagram podéis ver la foto con el contenido de la caja de este mes. Cosas buenísimas y sólo una cosita con lácteos (ahora aquí pondría un emoticono de esos de aplausos).

Pasaros por su Facebook o su Instagram para ver lo que suelen traer y un montón de ideas de recetas.


POLOS DE OREO


Inspiración: esta receta.
Dificultad: muy fácil.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo: mínimo 4 horas.
Cantidad: 6 polos.
Alérgenos: gluten, soja (en las galletas)



Ingredientes

  • 1 lata de leche de coco (400 ml)
  • 16 galletas Oreo finas 
  • 1 cucharada de sirope de arce (o miel, o azúcar o el edulcorante que utilicéis)

Preparación


1.- Agitamos bien la lata de leche de coco para que se mezcle bien (se suele separar en dos fases). La vertemos en un bol.

2.- Añadimos el sirope de arce o lo que vayáis a usar para endulzar y mezclamos con ayuda de una espátula o cuchara.

3.- Trituramos las galletas. Lo podemos hacer con la picadora o las metemos en una bolsa de plástico y las aplastamos con un rodillo.

4.- Echamos las galletas en la leche de coco y mezclamos bien.

5.- Llenamos los moldes de polo con la mezcla.

6.- Llevamos al congelador mínimo 4 horas para que se congelen bien.


Consejos:

  • podéis endulzar con lo que más os guste. Tened en cuenta que si usáis miel ya no serían veganos, sino vegetarianos. 
  • no hace falta endulzar demasiado, pues las galletas ya aportan suficiente dulzor.
  • mi idea era hacer como en la receta que vi en internet, que mete una galleta entera en el fondo del molde y luego se ve y al morder hace un efecto precioso. De hecho lo hice, pero como estas galletas son tan finas no se aprecia el efecto. Habría que poner o una de las normales o dos de las finas juntas.
  • hay que usar leche de coco de la de lata, que tiene más porcentaje de grasa. De lo contrario, no quedarán tan cremosos.
  • podéis probar con otras galletas, o con fruta, pero os aseguro que con las Oreo combina de maravilla el coco!
  • para desmoldar más fácilmente, llenar una fuente con agua templada y sumergir los moldes un par de minutos.

Ya me diréis qué os ha parecido, pero os aseguro que yo estoy deseando volver a hacerlos!! Me han sorprendido muchísimo y además de estar de muerte son súper refrescantes. Y con esta receta queda oficialmente inaugurada la temporada de verano (y de helados) del blog...¡¡me encanta!!

Muás
Iratxe

jueves, 1 de junio de 2017

Pan de cerveza, espelta y sésamo. Receta en panificadora

Un pan diferente y buenísimo para sacarle partido a la panificadora, aunque también lo podéis hacer a mano si sois unos panarras de esos de pro, de los auténticos ;)


En casa le sacamos chispas a la panificadora, no hay semana que no hagamos pan. Aunque lo cierto es que hacemos trampita y solemos usar de estos preparados panificables que venden en el super (los de Lidl o Mercadona están muy buenos y además están muy bien de precio).

De hecho, cuando me fui a vivir con mi novio me dijo que él hacía tiempo que tenía en mente comprarse una, porque come mucho pan. A veces le digo que sólo me quiere por la panificadora, que el día que se estropee a mi me pueden dar por saco, jajajaja.


domingo, 28 de mayo de 2017

Nachos de tofu #Asaltablogs

Otra idea diferente para utilizar el tofu en nuestra dieta. Y os aseguro que además de ser muy fácil, os va a sorprender!


Último domingo de mayo (ya???????) y eso significa que tenemos otra vez aquí el reto más canalla de la blogosfera gastronómica: el Asaltablogs. Además este mes es el último asalto con sorteo de la temporada, así que no podía fallar.

En esta ocasión el blog "agraciado" ha sido el de Maria Teresa o Tesa, Coses y Cosetes. Un blog lleno de recetas saludables y para cuidarse, perfecto para esta época que para muchos es la de la sacrificada operación bikini.


lunes, 22 de mayo de 2017

Magdalenas de kiwi

Una manera diferente de disfrutar de las propiedades de esta fruta tan buena, al tiempo que nos damos una capricho dulce. Siempre se ha dicho que es bueno empezar el día comiendo fruta, ¿no? ;)


Los kiwis son una fruta con muchas propiedades beneficiosas y se recomiendan en dietas de adelgazamiento por su alto contenido en agua y fibra y sus pocas calorías. Además contiene vitamina C potasio, magnesio y antioxidantes. 

Y oye, ¿por qué no utilizarlos para desayunar a lo gocho pero con la conciencia un poco tranquila porque estamos metiéndonos también muchos nutrientes? Sí, vale, y calorías también. Vale, sí, y sólo he usado 3 kiwis. Pero eso mejor que nada, ¿no? (El que no se consuela es porque no quiere...jajaja).


Lo de usar los kiwis para estas magdalenas se me ocurrió porque tenía unos en casa que se estaban empezando a poner pochos. Hacía mucho que no compraba kiwis y la semana pasada al hacer la compra los vi y se me antojaron. Pero en esa misma compra, mi chico se fijó que había nísperos y me propuso comprar. ¿Os podéis creer que no había probado nunca los nísperos? ¡¡¡¡¡Y me encantaron!!!!! ¿Cómo he podido estar tanto tiempo sin probarlos?

Total, que tuve que ir al super a hacer un recado y vi que había nísperos en oferta. ¡¡¡Moooooola!!! Y claro, me vine arriba y compré nísperos por encima de mis posibilidades. O bueno, por encima de las posibilidades de aguantar sin ponerse pochos de los kiwis. 


Y oye, que acabaron convirtiéndose en estas magdalenas tan buenísimas y sanísimas (más o menos) que os traigo hoy. Que con esa rodajita de kiwi encima quedan de lo más vistosas. Además, el kiwi les aporta jugosidad y también un toque crujiente (o "crunchy", como dirían los modernos) que es un puntazo.

¿Os animáis? Son muy fáciles de hacer y no necesitáis utensilios ni nada raro. Yo las hice con las varillas de mano y sin problemas.



MAGDALENAS DE KIWI


Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 25-30 minutos.
Cantidad: 15 magdalenas grandes (rellené la cápsula más de la cuenta), o 17-18 "normales".
Alérgernos: gluten, huevo (hay gente alérgica al kiwi)

Ingredientes


  • 5 huevos
  • 150 g. de panela (o azúcar)
  • 95 g. de aceite de girasol
  • 450 g. de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 3 kiwis maduros
  • ralladura de piel de limón o de naranja

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos una bandeja para magdalenas con cápsulas de papel.

2.- Batimos los huevos junto con la panela hasta que estén esponjosos. Añadimos el aceite.

3.- Tamizamos la harina junto con la levadura y echamos la mitad a la mezcla, batiendo justo hasta integrar.

4.- Pelamos dos de los kiwis y los hacemos puré (con la batidora o aplastándolos con un tenedor). Añadimos este puré a la masa junto con la ralladura de limón o de naranja, mezclando bien.

5.- Incorporamos el resto de la harina, batiendo hasta lograr una masa homogénea.

6.- Vertemos la masa en las cápsulas de magdalenas, llenando sólo hasta 2/3 de su capacidad.

7.- Pelamos el kiwi restante, lo cortamos en rodajas finas y ponemos una rodaja sobre cada magdalena.

8.- Horneamos a 180ºC durante unos 25 minutos. Comprobad que están hechos pinchando con un palillo en el centro.

9.- Dejamos enfriar en el propio molde 5 minutos y a continuación pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.


Consejos:

  • yo rellené los moldes más de 2/3, por eso han salido con esa forma un poco desparramada. Aún así, me salieron 15 magdalenas. Si rellenáis hasta donde hay que hacerlo, os saldrán unas 18.
  • podéis prescindir del tercer kiwi, es sólo para decorar. Pero la verdad es que le da un toque más llamativo.
  • en lugar de kiwis podéis usar cualquier otra fruta y tendréis unas magdalenas super jugosas.
  • en lugar de panela podéis usar azúcar blanco o cualquier otro edulcorante.
  • si preferís hacer un bizcocho, con estas cantidades os saldrá uno de un tamaño bastante majo... Para hornearlo necesitará unos 55 minutos-1 hora (o incluso más), dependiendo un poco de la altura del molde que utilicéis.
  • versión sin gluten: para hacer estas magdalenas libres de gluten, sólo tenéis que sustituir la harina por preparados de harina sin gluten o utilizar harina de arroz o cualquier otra sin gluten. En ese caso, se suele recomendar mezclar harina blanca con integral.

Seguro que así no hay niño (ni adulto) que ponga pegas a comer fruta ;) Eso sí, esta fruta hay que comerla con moderación! Os animo a que probéis a usar los kiwis en bizcochos, os va a sorprender el sabor tan rico que aportan, la jugosidad y ese toque crujiente de las semillas. 

Muás
Iratxe

lunes, 15 de mayo de 2017

Paté de setas shiitake y cebolla negra. Receta vegana

No me digáis que con ese nombre no suena exótico ni nada este paté. Lo bueno es que es sencillísimo de hacer y podéis usar cualquier tipo de seta y de cebolla. Eso sí, entonces ya no tendrá un nombre tan de puturrú ;)


Mira que he hecho bastantes tipos de patés hasta ahora (como este o este), pero puedo asegurar que este es el mejor con diferencia. Y dudo que vuelva a hacer uno tan absolutamente delicioso como este. Tiene un sabor intenso que es totalmente adictivo y la textura es maravillosa. A simple vista, podría parecer perfectamente un paté de carne o incluso un foie.

Otros patés vegetales está buenos, muy buenos, pero la textura es un poco más blandita. Este parece de verdad que esté hecho con carne y no sólo por la textura, es que el sabor es tan intenso que resulta difícil creer que sea vegano.